El estandarte del Niño Jesús.

A veces, solo un pequeño gesto como colgar una banderola en el exterior de tu casa, puede ser motivo para reencontrarnos con Cristo. Es una forma de sentirnos bien y manifestar a los demás que el sentimiento cristiano de nuestra ciudad está vivo. Anímate!

El origen de la costumbre de colocar esta banderola parece ser que viene de la idea de un párroco que decidió ante la avalancha de Papa Noel que se veían en las fachadas de las casas, colocar una imagen del Niño Jesús en la puerta de su Iglesia.

Me gustaría saber si esta costumbre está muy extendida por España. Lo cierto es que en Antequera ya son muchos, no tantos como este verano con las banderas de la selección española, los que se ven colgados en los balcones.

La verdad es que además de una manifestación de fe en Cristo, este es un muy bonito adorno navideño.

Deja un comentario