San Antonio Abad

Hoy, 17 de enero, celebramos a San Antonio Abad.

San Antonio nació en Egipto en el año 250, vivió hasta los 20 años en el seno de una familia de fuertes creencias cristianas. Tras la muerte de sus padres y siguiendo el ejemplo de los apóstoles vendió todas sus pertenencias para dar limosna a los pobres. La vida del joven fue ejemplar.

Se retiró a vivir en una comunidad local haciendo ascética, durmiendo en un sepulcro vacío. Luego pasó muchos años ayudando a otros ermitaños a dirigir su vida espiritual en el desierto, más tarde se fue internando mucho más en el desierto, para vivir en absoluta soledad.

Su fama de hombre santo y austero atrajo a numerosos discípulos, a los que organizó en un grupo deermitaños junto a Pispir y otro en Arsínoe. Por ello, se le considera el fundador de la tradición monacal cristiana. Sin embargo, y pese al atractivo que su carisma ejercía, nunca optó por la vida en comunidad y se retiró al monte Colzim, cerca del Mar Rojo como ermitaño.

Acabado este retiro inició la tarea de fundación de monasterios. También en esta última época de su vida visitó San Paz Ermitaño, el primer anacoreta egipcio, que cada día era alimentado por un cuervo. El día que San Antonio lo visitó, milagrosamente trajo dos panes en lugar de uno. Los dos ermitaños pasaron mucho tiempos juntos, y cuando S. Antonio ya volvía a su retiro vio el alma del Santo Pablo Ermitaño. Volvió atrás y encontró el cuerpo muerto del Santo Pablo en posición de oración. En aquel momento aparecieron dos leones que le ayudaron a cavar la tumba. Vivió hasta los 105 años. Tras su muerte fue enterrado tal y como él mismo había indicado en el más absoluto secreto. Aún así su tumba fue descubierta en el año 530 aprox. y sus restos fueron trasladados a través del desierto de Alejandría.

Se cuenta también que en una ocasión se le acercó una jabalina con sus jabatos (que estaban ciegos), en actitud de súplica. Antonio curó la ceguera de los animales y desde entonces la madre no se separó de él y le defendió de cualquier alimaña que se acercara. Pero con el tiempo y por la idea de que el cerdo era un animal impuro se hizo costumbre de representarlo dominando la impureza y por esto le colocaban un cerdo domado a los pies, porque era vencedor de la impureza. Además, en la Edad Media para mantener los hospitales soltaban los animales y para que la gente no se los apropiara los pusieron bajo el patrocinio del famoso San Antonio, por lo que corría su fama. En la teología el colocar los animales junto a la figura de un cristiano era decir que esa persona había entrado en la vida bienaventurada, esto es, en el Cielo, puesto que dominaba la creación.

Patrón de tejedores de cestos, fabricantes de pinceles, cementerios, carniceros, animales domésticos.

Deja un comentario