Mi respuesta a la Carta de Dios para mí.

Como sabes, hace unos días recibí una Carta de Dios para mí. Te recomiendo que la leas antes de ver este texto que he escrito para responderle.


Querido Padre,

En primer lugar quiero agradecerte que te hayas detenido por un momento a escribir una carta para mi. Solo el hecho de interrumpir tus múltiples ocupaciones y dirigirte a mi, me hace ser más responsable en mi aprendizaje cristiano al saber que el Maestro no me pierde de vista.

Ya me habían advertido que en cuanto me pusiera en tus manos me sería imposible separarme de ti. Aunque no imaginaba que tendría tantas oportunidades de coincidir contigo.

Al principio creía que solo me escuchabas en mis apresuradas y exigentes oraciones. No sabía que hablar contigo a través de la oración es un regalo que me estabas ofreciendo. Señor, perdóname por no haber confiado en ti.

Me agitaba, como bien dices en tu carta, ante las contrariedades que encontraba en mi camino. Pobre de mí, pues no sabía que tus manos me estaban sujetando y que solo tenia que dejarme caer en ellas. Señor, perdóname por no haber confiado en ti.

Jesús, trataba de abandonarme en ti, pero quería que todo ocurriese deprisa. No entendía  que el abandono en el Señor es algo que ha de madurar, que debía dejar crecer en mi interior un sentimiento nuevo que lógicamente necesitaba que mi alma estuviese abierta de par en par a tu mensaje. Se paciente conmigo. Señor, perdóname por no haber confiado en ti.

Es cierto que continuamente he estropeado tus planes. No he evitado que mis preocupaciones y el qué pasará después, me impidiera dejarme caer sobre tu red y he entorpecido que tus planes para mí se realizaran con normalidad  Es difícil Señor, dame un poco de tiempo. Señor, perdóname por no haber confiado en ti.

Maestro, tu bondad me hace creer que puedo automedicarme con tu medicina. No he dejado que seas tú el que “razone” por mí y he dejado que mi inseguridad maneje mi consciencia a la hora de afrontar mis problemas. Señor, perdóname por no haber confiado en ti.

Dios mío, permíteme liberar la atadura que con mi pensamiento y actitud cobarde han apretando tus manos que siempre han estado abiertas para complacer mi angustia y regalarme una paz que no conocía. Señor, perdóname por no haber confiado en ti.

Por último Señor, te doy gracias por poder haber escrito esta carta. Por poderla haber escrito conjugando todos los verbos en pasado. Por haber entendido que era necesario recorrer este camino juntos para encontrarme con este presente.

El presente que me estás mostrando es un regalo tan inesperado para mí como sorprendente es su magnitud y el bien que me hace tu presencia.

Sí, Señor, me quiero abandonar en ti. Dame fuerza para tener la constancia suficiente, para que nunca dejes de ser el Eje.

Señor, confío en ti.

Lázaro Hades

4 pensamientos sobre “Mi respuesta a la Carta de Dios para mí.”

  1. Pues me gusto muxo la carta d dios…….y voy a tratar d acrkrme mas a el……y se ke kn la ayuda de dios lo voy a lograr……… (^_^)………

    1. y si porq Dios nos ayuda en todo lo q hacemos porq con su sangre el nos guarda aparte de Dios no nos podemos esconder porq el esta en todo logaur,y va a todo lugar con nosotros…

Deja un comentario