El ayuno y la abstinencia en Cuaresma

Después de ver esta imagen, me cambiaron todos los estereotipos a propósito del ayuno y la abstinencia, además de mi opinión a propósito de tanta acción banal y superficial que se hace estos días cara a los demás.

 

Voy a intentar describir lo que he aprendido a propósito de lo que significa el ayuno y la abstinencia en Cuaresma.

En mi ignorancia cristiana, me había parecido oír desde pequeño que “los viernes que estaban cerca de Semana Santa no se podía comer carne”… y ahora voy y me entero que no, que exactamente cuando no se puede comer carne es durante todos los viernes que entren dentro de un periodo de 40 días que se llama Cuaresma y que finaliza el jueves Santo. ¡No comas carne, que es pecado…! me decían, y yo asustado…me la comía a escondidas.

A medida que crecía con la rebeldía que me aumentaba al mismo tiempo que el acné desfiguraba mi cara, yo… pasaba. ¿que yo no voy a comer carne? Pues más carne!

Bueno, y lo de ayunar… eso que no me lo nombraran, ¡sin desayunar me voy a quedar yo…! ¡venga ya!

Las canas y la razón se apoderaban de mí y discutía más adelante, cómo se planteaba la Iglesia en el siglo XXI que no podíamos comer carne o quedarnos sin desayunar… hombre adonde vamos!?

Bueno, pues ahora resulta que quiero aprender a ser Cristiano y quiero adivinar qué significa esto.

Pues como siempre digo, ser Cristiano es muy simple.

Lo primero que he querido constatar es que comer carne en viernes de Cuaresma NO es pecado. Pues, ¿qué significa el ayuno y la abstinencia?

Te voy a hacer una interpretación personal, formada después de asistir a las clases de la vida del Cristiano.

No voy a bucear por las profundidades de internet y de sus múltiples páginas cristianas para emitir mi opinión. Simplemente, extraígo el texto de la lectura de hoy, viernes después de ceniza:

“… El ayuno que yo quiero es este: Abrir las prisiones injustas, hacer saltar los cerrojos de los cepos, dejar libres a los oprimidos, romper todos los cepos; partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo y no cerrarte a tu propia carne… entonces clamarás al Señor, y te responderá : Aquí estoy!”

¿Qué quiere decir esto?

Que el ayuno y la abstinencia que hemos de practicar en el siglo XXI, por supuesto que podría ser dejar de desayunar y dejar de comer carne, pero también podemos:

“…luchar por romper una injusticia que se este cometiendo en nuestro entorno (abrir las prisiones injustas), ayudar a una mujer maltratada a que denuncie su caso, apoyándola en su desgracia (hacer saltar los cerrojos de los cepos), ser un poco más humano con las personas que están a nuestro cargo, trabajando con nosotros (dejar libres a los oprimidos), manifestarse ante los cristianos que son perseguidos (romper todos los cepos); dar una limosna al primero que nos la pida estos días (partir tu pan con el hambriento), dar consuelo a quien sabemos que lo necesita, basta con pararnos a escuchar su desgracia (hospedar a los pobres sin techo), volver a llamar a aquella persona que hace tiempo con la que no hablas porque todos le dieron la espalda por algo que hizo mal (vestir al que ves desnudo) y no mirarte, no girar en torno a ti, (no cerrarte a tu propia carne)…entonces podrás pararte a hacer una oración y verás al Señor en todos los que te rodean.(entonces clamarás al Señor, y te responderá : Aquí estoy!)

Pues hoy he desayunado, no voy a comer carne, pues afortunadamente puedo elegir. Pero se que tengo muchas posibilidades de hacer ayuno y abstinencia durante estos cuarenta días… y en todos los demás.

Lázaro Hades

Un pensamiento en “El ayuno y la abstinencia en Cuaresma”

  1. Yo también he desayunado,no voy a comer carne porque no me gusta,nunca la como,pero sí quiero ayunar,mi ayuno de hoy va a ser “ayuno de quejas” hoy no me voy a quejar de nada.Cuando nos quejamos nos hacemos desagradables a los demás,no lo hacemos felices.

Deja un comentario