¿TE CREES IMPORTANTE?

A veces te sientes ¡importante!

 

A veces, tu ego florece. A veces, das por sentado que eres el mejor del lugar. A veces, sientes que tu marcha dejará un vació que no puede llenarse.

Entonces, sigue simplemente estos consejos y observa cómo se humilla tu alma.

 

Toma un cubo y llénalo de agua, sumerge tu mano hasta la muñeca. Luego, sácala.

Observa el hueco que queda ¿?.

Esa es la medida de cuánto serás extrañado.

Podrás salpicar con gozo cuando entres, podrás remover el agua con abundancia, pero deja de moverte y en un minuto observarás que su aspecto es quieto como antes.

La moraleja de este ejemplo pintoresco es hacer simplemente todo lo mejor que puedas y sentirte orgulloso de ti mismo, pero recuerda que no hay un hombre indispensable.

Dios no despide a nadie excepto a los que están llenos de ellos mismos.

 

Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes.(1 Pedro 5:5)

 

Fuente: El libro devocionario de Dios para los Hombres

Deja un comentario