SAN FRANCISCO DE ASÍS: 4 de octubre.

Hoy celebramos a San Francisco de Asís. Son muchas las biografías de este ejemplar santo que se pueden consulta por Internet (pincha aquí para saber más de él). Sin embargo me quiero quedar hoy, 4 de octubre, con uno de sus valores, el que más anhelo en parecerme a él: su humildad, su desprendimiento de lo material y de todo lo que no proviene de Dios.

San Francisco decía: “Por encima de todas las gracias de Dios y de todos los dones que Cristo da a sus amigos, está la de vencerse a sí mismo y soportar con gusto por el amor de Cristo los trabajos, las injurias, las humillaciones y las incomodidades; porque no podemos gloriarnos de todos los demás dones de Dios, pues no vienen de nosotros sino de Dios”. Como dice el Apóstol: ¿Qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste ¿de qué te glorías, como si no lo hubieras recibido?”

Se habla de Francisco como el gran maestro de la pobreza. Su padre era un mercader riquísimo, y Francisco dejó toda posesión, repartió sus bienes, vistió con saco y vivió sin nada. Sin embargo, la pobreza de vivir sin calefacción, sin comodidades y sin dinero no es la pobreza más radical. La pobreza que todos los cristianos hemos de vivir es la que él explica como “estar desprendido de uno mismo, de lo que digan de mí, de la fama, del honor…
Dominio de uno mismo y vivir con paz y alegría cuando opinan mal, cuando me critican sin razón… incluso cuando los que critican son los amigos, los de tu casa”.

¿Cómo reacciono yo cuando me entero de que alguien ha hablado mal de mí? ¿y cuándo me malinterpretan, con buena o mala intención? ¿y cuando digo “a” y dicen que he dicho “b”? Repasa lo que dice que dice San Francisco y háblalo con el Señor.

ORACIÓN: Señor Dios, que en el pobre y humilde Francisco de Asís has dado a tu Iglesia una imagen viva de Jesucristo, haz que nosotros imitemos a tu Hijo y vivamos, como ese santo, unidos a ti en el gozo del amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

En esta pequeña capilla de la ciudad de Asís, se guardan sus restos ante los que he tenido la oportunidad de rezar conservando un imborrable recuerdo de su presencia en mi oración.

3 pensamientos en “SAN FRANCISCO DE ASÍS: 4 de octubre.”

  1. Me uno a ti en esa admiración a San Francisco y os invito a rezar su oración:
    Señor,haz de mi un instrumento de tu paz.
    Que donde haya odio,ponga yo amor,
    donde haya ofensa,perdón
    donde haya error,ponga yo verdad.

    Que no busque ser servido como servir
    ser amado como amar
    ser perdonado como perdonar.

    Porque dando ,recibiré,
    olvidándome te encontraré
    comprendiendo al hombre te seguiré.

Deja un comentario