LA VIRGEN SUSURRA AL OÍDO DE SU HIJO…

La cena de nochebuena estaba resultando muy entretenida. El niño Jesús presidía la mesa, en la bendición participó toda la familia, había buen ambiente…y la comida, con el comentario de todos los años, “es mucha comida… teníamos que haber quitado algunos aperitivos…”, vamos, que no aprendemos…

Pero en un momento me levanté de la mesa y al pasar junto al Belén, me ocurrió algo sorprendente.

Estábamos celebrando el nacimiento del hijo de Dios, esto ya era algo emocionante, pero me detengo ante el portal porque  ¡la Virgen María estaba susurrándole algo al oído a su hijo!

La curiosidad me empujó y como se trataba (pensaba yo) de unas figuras de escayola que evocaban sin más el momento en el que Dios se hace humano, acerqué mi oído sin temor a que me descubrieran.

Pude oír lo que le decía María al niño Jesús:

“Te quiero”, le decía besándole la frente. Te quiero y le doy gracias a Dios por tenerte conmigo”

No me lo puedo creer, estaba confesando sus sentimientos ante su recién nacido hijo, el hijo de Dios.

“No ha sido fácil y he pasado mucho miedo. Pero ahora que estás aquí lo doy todo por bien empleado. Casi te diría, mi pequeñín, que no me importaría que no ocurriera absolutamente nada de lo que me anunció el ángel. Nunca soñé con grandezas que superaran mi capacidad, ni aspiré a ser respetada y admirada”.

Tras una breve pausa, continuó…

“Ahora, convertida en la madre del Mesías, todo parece tan extraño. ¿Qué Mesías eres tú, que has nacido en una cuadra de ovejas y que tienes por corte a una vaca y a un borrico y por padres a dos humildes paletos?. ¿Dónde está el poder de tu grandeza?” 

Nuestra madre estaba haciendo la misma pregunta que con mucha guasa me había hecho antes mi cuñado sabelotodo…

Pero ella lo tenía claro…

“(…)Sin embargo, no me siento decepcionada. Tú vales más de que todo lo que se obtenga de ti y esto lo sé yo, que soy tu madre, y ojalá que lo aprenda todo el mundo cuando crezcas y cumplas la misión para la que has nacido”

Ya tenía yo argumentos para responder a mi cuñado…

“Quizá los hombres te quieran por lo que les das, por lo que representas, por tu mensaje, por tus victorias o, quien sabe, por tus milagros”

No iba muy desencaminada…

“Yo, querido niño mío, te querré por ti. No es que lo demás no me importe, porque sería como despreciar los planes de Dios, pero entiéndeme, yo soy tu madre y en este pecho podrás encontrar siempre amor puro, amor a ti y no sólo a lo que traigas contigo”

Vaya, me estaba emocionando…

“Tú eres el regalo, tú eres el tesoro, y si no hubiera nada más, para mí ya sería bastante.”

Madre mía, ese momento sí que había sido un regalo para mí.Menudo acontecimiento.

Ya decía yo que había que ir haciendo hueco en nuestro interior para emociones fuertes…

Lázaro Hades

Inspirado en los textos del “Evangelio secreto de la Virgen María”. Santiago Martín. Ediciones Planeta.

6 pensamientos en “LA VIRGEN SUSURRA AL OÍDO DE SU HIJO…”

  1. Siempre encuentro algo en tus entradas que me puedo aplicar,y hoy tiene que ver más con lo humano que con lo divino.Tener una hija preadolescente y con mucho genio no es fácil,quiero hacerla como a mí me gustaría,pero cuesta,así que después de una bronca estaba yo un poco …no sé si desesperada,o no sé qué,pero leyendo esta entrada
    tengo delante de mí a nuestra madre otra vez como modelo,para mirar tiernamente y hablar susurrando.

    1. No pude dar respuesta a tu comentario de ayer, pero hoy tu mismo, con estas palabras, me das respuesta a tus razonamientos.
      Ayer me dabas gracias a mi porque decías que yo aportaba. Te lo agradezco, pero no soy yo. Tampoco te voy a decir que es Dios, que es el verdadero autor del blog. Eres tú la persona que en su continua búsqueda, en su permanente deseo de estar junto a Dios, te bastan las mínimas ideas que puedan quedar descritas en esta bitácora, o en cualquiera que visites, para que puedas multiplicar lo que encuentras, hacia tu interior y hacia los que te rodean. Eres como ese grueso tronco de árbol que da fuego en la chimenea sin desgastarse y que se prende a poco que se le arrime cualquier palito ardiendo.
      Querido amigo –, aunque tu nick de pocas pistas sobre quién eres, después de un año pasando por esta casa ya te voy conociendo…
      Un fuerte abrazo.

  2. Hermoso mensaje de reflexion… Que esta navidad nos encuentre refugiados en el amor de esa noble familia de Belen, que en cada hogar nazca en navidad junto al niño Dios, la paz, el amor, la union , la tolerancia y desaparezcan los rencores y el resentimiento. Feliz Navidad !!

Deja un comentario