¿SE PUEDEN FABRICAR LOS SENTIMIENTOS?

Si quieres encontrar una respuesta rápida, no tienes que leer la entrada. Está claro que los sentimientos no se pueden fabricar. 

Pero si deseas leer algo que te reconforte o te de alguna pista para paliar algún defecto emocional, a lo mejor te conviene saber más sobre un señor que tenía una enorme facilidad para decir cosas muy complejas con lenguaje muy clarito: el señor Lewis.

C. S. Lewis fue un reconocido escritor británico que murió en 1963. Desconocía que entre otras cosas era el autor del libro que dio origen a la afamada película Las Crónicas de Narnia. Es lo que tiene ser aprendiz de todo y maestro de nada, que no conoces a alguien tan referenciado y al que era necesario seguir la pista tras conocer alguno de sus pensamientos.

Si lo buscas en internet vas a encontrar mucho sobre su vida y obra. Puedes saber más sobre él si pulsas aquí (EN INGLÉS), y en este enlace (EN ESPAÑOL).

De juventud atea manifiesta, Lewis se convirtió al cristianismo a los 30 años (decía que “…estaba muy molesto con Dios por no existir…”).

Así contaba su conversión: «Me tienen que imaginar estando solo en Magdalen, noche tras noche, sintiendo, cada vez que mi mente se alejaba por unos segundos de mi trabajo, el lento venir de Él a quien yo honestamente había tratado de no conocer. A aquel a quien yo le había temido finalmente me alcanzó. En 1929 me entregué, y admití que Dios era Dios, y me arrodillé y oré. A lo mejor, aquella noche yo era el converso más desanimado e indispuesto de toda Inglaterra»

Hoy me ha llevado hasta él un texto suyo en el que habla sobre la imposibilidad de transmitir sentimientos que a veces las personas llegamos a mostrar.

A esa necesidad que se transforma en inquietud cuando no somos capaces de mostrar nuestros sentimientos de amor a los demás, hacia nuestra familia, a nuestros hermanos, hacia Dios.

Hoy, el disfraz que ha usado Dios para conservar el anonimato ha sido un libro de Lewis titulado Mero Cristianismo. Ha sido una casualidad (¿?) encontrar un texto que respondiera a esa inquietud que me revoloteaba estos días a propósito de la tara sentimental.

“(…) Cuando nos comportamos como si amásemos a alguien, al cabo del tiempo llegaremos a amarle.

Si le hacemos daño a alguien que nos disgusta, descubriremos que nos disgusta aún más que antes.

Si le hacemos un favor, encontraremos que nos disgusta menos.

El mal y el bien aumentan los dos a un interés compuesto.

Si se os dice que debéis amar a Dios, y no podéis hallar ese sentimiento en vosotros mismos. ¿Qué debéis hacer?

La respuesta es la misma que antes. Comportaos como si lo amarais. No intentéis fabricar sentimientos.

Preguntaos: Si yo estuviera seguro de amar a Dios, ¿qué haría?…

Cuando hayáis encontrado la respuesta, id y hacedlo.

Si intentamos hacer su voluntad, estamos obedeciendo el mandamiento: Amarás al Señor, tu Dios.

Dios nos dará sentimientos de amor si le place.

No podemos crearlos por nosotros mismos, y no debemos exigirlos como un derecho.

Pero lo más importante que debemos recordar es que, aunque nuestros sentimientos vienen y van, el amor de Dios por nosotros no lo hace (…)”.

Poco más hay que añadir. Salvo vuestros comentarios con frases del Sr. Lewis…

Lázaro Hades.

5 pensamientos en “¿SE PUEDEN FABRICAR LOS SENTIMIENTOS?”

  1. Lo que mas me impresiona es que entrara al cristianismo pateando y gritando,eso lo hacia yo antes de volver a Dios.

    Sin duda todo un ejemplo Sr,Lewis.

    Un cariñoso saludo y enhorabuena una vez mas 😀

    1. Bueno, no pasa nada si se patalea un poco. Cuando eres “mayor” reconoces que aquellas rabietas infantiles sirvieron para algo. En este caso y haciendo referencia a entradas de días pasados, sirve para reconfortarte en el calor que da estar de este lado a diferencia de periodos más tibios.
      Gracias a ti por venir cada día, eres un estímulo para la creatividad de un aprendiz como yo.

  2. Yo empiezo el dia con los Laudes y le pregunto al Señor Cuanto me quieres hoy?…y vaya que me lo muestra…sobre todo en las cosas que me sorprenden…..el aparece siempre sorprendiendote….y te echa por tierra todos tus propios afanes….eso lo hace a las mil maravillas …entonces todo lo pongo en El y todo se allana…me sorprendo para bien y asi descansa mi alma……se trata de que El está cómodo contigo haciendote ver facilmente Su Voluntad…….y entrar docilmente desde nuestra limitacion…..esto va por los ambiciosos…ejem.

  3. A mi me encanta ver la transformación. Es como ver crecer una semilla que plantas. Fea , pequeña, y que poco a poco, se ve nacer, tomar color, embellecerse y dar fruto. ¡Una gran vida la de este escritor!
    ¿Has visto la película “Tierras de penumbra”?(basada en un momento de su vida) Tiene unos diálogos magníficos. Información de la película clicando

    1. Vaya!! Que curioso! Tengo un gran amigo tibio tirando a frío que sigue el blog (supongo que porque me quiere mucho) y suele hacer sus comentarios, que respeto y me inspiran mucho, a través del correo electrónico. Hoy me ha recomendado la misma película que tú, el seguidor mas “enchufado” al blog (con permiso de Belén, de –, de gosspi…).
      Para que luego digan que la fe no une a creyentes y no creyentes…
      Tengo que ver la película porque eso sí, cada uno me habéis resaltado un aspecto distinto…
      Gracias!!

Deja un comentario