¿PROBLEMAS?. SON PECECILLOS…

En alguna ocasión he pensado que una de las mayores confusiones de los que profesan la fe católica y de los que la observan, es pensar que porque Alguien se entregó para salvarnos, estamos salvados de todo, inmunes ante cualquier afección que esté en los escritos.

Desde fuera sobre todo, aunque también ocurre con algunos de los que estamos dentro, se tiende a pensar que portar el dni cristiano te inserta un chip que te da derecho a recibir una serie de beneficios a cambio de cumplir una serie de obligaciones.

Y esto no es así. Estamos hablando ahora de personas, no de dioses, y cuando de humanos hablamos el hábito no hace al monje, y nunca mejor dicho.

La gente se extraña cuando hay un escándalo dentro de la Iglesia, muchos se rasgan las vestiduras y rechinan los dientes (como se diría desde los tiempos en que Jesús era recluta) cuando observan un escándalo protagonizado por algún miembro de la Iglesia. Y dentro y fuera de ella, los va seguir habiendo pues somos personas los que la habitamos.

¿Tú que crees? ¿Que aquí somos todos buenos? ¿Que aquí no hay miserias?

La Iglesia es como el interior de un hospital, dentro te encuentras grandes cirujanos, estupendos médicos, enfermeros de mucho nivel… pero también te encuentras amputados, enfermos de cáncer, recién operados y recién paridas, personas rehabilitándose, algunos con una pequeña herida, otros con enfermedades desconocidas… aquí hay de todo. Pero todos quieren estar sanos. Igual que en la Iglesia. Pero no todos lo están.

Me hacia gracia oír una conversación en la que una “elevada” fiel corregía a una monja que confesaba sus debilidades. La fiel recriminaba a la religiosa porque esta se confesaba presa de pecado. ¡Eso era inconcebible para ella!

“Usted no, Sor, usted es monja, usted no tiene ese tipo de actitudes, no puede, es monja. Usted está salvada”

¡Vaya, dónde venden esos trajes que dan la inmunidad que yo quiero uno!

No sabía yo que esto era cuestión de un traje que aporta super poderes. Ahora me explico la felicidad que transmiten esos monjes que, pese al frío caminan con chanclas y  austero sayo marrón. Cuando se cubren con su capucha, seguro que exclaman lo de aquel super héroe, “Yo tengo el poder!!”.

¿Ese es el secreto?

No. No. Cuando el suelo esta embarrado, aquí todos nos manchamos los zapatos.

Hoy voy a dar un golpe en la mesa para bajarnos de nuevo. Se nos va el santo al cielo y nos elevamos como si ya fuésemos uno de ellos y pudiéramos subir de la misma forma. Y no. No es así. Los pies en la tierra, y si en la tierra ha llovido y ahora hay barro, pues se pisa. Y agradeceremos el peso del barro amontonado en los zapatos para darnos cuenta que nosotros no volamos.

Anoche me preguntaba a mí mismo sobre de qué iba a escribir hoy.

“Lázaro Hades, ¿Ahora que te están comiendo por los pies los tiburones con traje de problemas, de que vas a hablar?”. Me preguntaba cínicamanete un señor bajito vestido de rojo con un tridente en su mano que reposaba sobre mi hombro.

“¿Les vas a seguir contando soluciones o les llevas mañana tus problemas?” Insistía el innombrable.

Yo dudaba entre seguir hablando desde la grada o si me ponía a mostrar mis miserias desde el terreno de juego.

Como siempre, Dios, más constante que su diabólico enemigo, me ha enviado el recado a ultima hora para que me de cuenta, ooootra vez, que el que aquí habla es El y no yo y que si toca manchar el traje de SuperHades, se ensucia, ¿o es que no aún no me he enterado que inmaculado solo es el corazón de María?.

Hace unas semanas el Dolor se paseaba por una familia quitándoles de su lado a un ser querido. Coincide que yo también pasaba por allí, y acompañé, de verdad, en el sentir de los afectados.

Le confesaba a uno de ellos mi admiración en su convivencia ante el doloroso trance que atravesaba. De esa desgracia he aprendido mucho, (para eso sirve el sufrimiento) hasta el punto de sentir envidia (no encuentro otro término que lo defina mejor) de la dimensión del amor que tenían a su hermano. A mi me gustaría querer igual a los míos, ahora que están vivos. Aún estoy a tiempo de hacer algo…

El caso es que estando yo de visita en esos días de dolor observaba una escena en otro lugar que se me quedó grabada y con la que hice un paralelismo.

Puede que tú también conozcas la Ictoterapia o hayas visto esos masajes que unos pececillos llamados garra rufa (el nombre asusta) te dan en los pies. Se trata de meter tus extremidades en una urna llena de agua y repleta de pececillos que se dedican a celebrar un banquete comiéndose las impurezas que se supone, le sobran a tus pezuñas.

Tu te sientas, te remangas y metes los pies en el agua.

Cuando vi esa imagen me quedé pensando en la lección que había recibido al vivir la cruel enseñanza de una familia rota de dolor.

Me imagino que cuando tienes un sufrimiento tan grande como la súbita pérdida de un ser querido, cualquier otro problema que te afecte tiene que adquirir la dimensión de un garra rufa.

Pensé, que lo que para mí son tiburones con traje de problemas, para ellos, suponía, debían ser en ese momento esos pececillos que como mucho le hagan cosquillas en el pie.

Así he estado unas semanas, tratando de convencerme que mis problemas cotidianos son pececillos, que se trataba de molinos de viento y no eran gigantes los que todos los días me encontraba de camino al trabajo y que me acompañan sin descanso toda la jornada sin preocuparle las horas extra.

¡¡Pues no!! No son pececillos. Para mí no lo están siendo. ¿De qué me creo inmune?. ¿Acaso pienso que mi razón es capaz por si sola de vencer a un enemigo invisible al que a lo mejor hay que dejar de llamarle innombrable?

Si no necesito buscarlo encima de mi hombro, si ya se presenta él solo disfrazado de acontecimiento.

Me parece, entonces que debo comenzar a llamar las cosas por su nombre.

Si. A veces la procedencia del problema no es lo que determina la dimensión de su afección en tí: trabajo, salud,estudios, hijos, pareja… da igual, cuando te golpean cual martillo pilón, no son pececillos.

Vale, son tiburones, los tengo identificados, pues…

…Ahora, ahora enfangado hasta las cejas, ahora es cuando hay que ser consciente que una sola cosa no cambia.

Lo he vuelto a comprobar. Por eso esta entrada sale hoy más tarde. Porque me he ido a mi Santa de cabecera. Ella, que conoce todo mi historial, mis alergias y la dosis de mediación que necesito. Se ve que Dios estaba pasando consulta y me ha atendido gustosamente en su lugar.

A su lado, como cada vez que vas, y ahora más, cuando todo lo de fuera se mueve y cambia de tamaño, estaba el de siempre. Uno que permanece impertérrito e impaciente porque siga agarrado a El. Es un Señor de barba y melena, algo cabizbajo, (solo para estar más cerca de ti), que con las manos clavadas en una cruz es capaz de hacer mucho más que yo sin dejar de mover las mías  inquietas con este balón que no se jugar y que El me ha pedido que se la pase, que ya sigue jugando El el partido…

Cuando ves que se cierran todas las salidas, solo una permanece abierta. Lástima que con demasiada frecuencia, sea la salida de emergencia.

Objetivos de este post:

– Mostrar nuestras miserias siempre.

– Tratar que nuestros problemas acaben siendo pececillos.

– Que se te haya escapado alguna sonrisa en algún momento, mientras te limpiabas los zapatos de barro.

Lázaro Hades.

5 pensamientos en “¿PROBLEMAS?. SON PECECILLOS…”

  1. Las miserias de cada uno son eso,de cada uno.Mis miserias no comparables a las tuyas por que las tuyas son las tuyas y las que te embarran todos los dias.Hay dias que tenemos pececillos,otros atunes y otros chanquetillos…Es lo que hay gracias a Dios.Besos.

  2. Uy Lazaro has cumplido tus tres objetivos en mi…asi que te aplaudo ..pues esos engaños que vienen de vez en cuando hay que verlos pequeños y desde dentro contarselos a El y agarrada a la Señora que siempre tiene una palabra de consejo buenisimo para esos momentos. Cuanto me alegro de haberte leido…a El La Gloria!!

  3. los tres objetovos cumplidos en mi lazaro…enhorabuena..y siempre a El la Gloria….Me encanta haberte leido hoy……hace algun tiempo que he dejado clavados mis problemas a su lado y contarle que me deje hacer por El…..el descanso ha sido estupendo…..fuera juicios y ha aumentado mi deseo de amar lo que en mis fuerzas es imposible!!!!

Deja un comentario