LA CONFIANZA…SIN SEÑALES

“…Esta es una generación malvada, pide una señal y no le será dada otra que la de Jonás…aquí hay alguien que es más que Jonás” (Lucas 11, 29-32)

Seguimos, en esta primera semana cuaresmal, confrontándonos con la Palabra de Dios.

Dios quiere tocar los fundamentos mismos de nuestra existencia. Cuando construimos un edificio lo primero que tenemos que tenemos que cuidar son los cimientos si queremos tener futuro.

¿De qué servirían muchos adornos si en algún momento inesperado fallan los cimientos?

Todos tenemos mucha fe y somos muy creyentes cuando “Dios hace lo que nosotros queremos o creemos que es como nosotros nos lo imaginamos”.

¡Qué perversión de la fe! ¡Qué sutil manera de hacer un dios a nuestra imagen y semejanza!

A veces pronunciamos en nuestro interior quejas contra Dios: <<¿Qué habré hecho yo para que Dios se porte así conmigo y me mande esta enfermedad?, ¿Porqué me pone esta prueba?, ¿no he dado bastante, no he hecho bastante? ¿no me he portado bien con El?, ¿qué más quiere de mí?>> .

Esas son las preguntas del creyente incremente o del creyente que todavía no ha puesto todo su corazón en Dios.

Esta es la fe basada en evidencias, no en la confianza. La confianza no pide señales. La confianza solo confía. No necesita más.

No importa tanto qué es lo que pasa o que me pasa en la vida, sino la seguridad vivida de estar en manos de Alguien que es roca firme.

El camino hacia la confianza en Dios es largo. Exige romper nuestra lógica. Lo que no nos entra en la cabeza puede tener un sitio en el corazón.

El cabezota Jonás tardó en convencerse que debía hacer la voluntad de Dios aunque esto le paciera algo fuera de lugar, ¿pero cómo me vas a pedir que vaya a predicar la salvación en la ciudad más corrompida del mundo, Nínive?.

No es evidente ni parece de lógica la predicación en un ambiente degradado. Pero los ninivitas se  se convierten, contra el pronóstico del profeta.

Jesús se ve obligado a denunciar a los que para creer piden señales, evidencias; a los que están tan ciertos y seguros en lo suyo que exigen signos evidentes para cambiar de postura. ¿Te suena de algo esto?

Pues Cristo no duda en llamar a los que así piensan, “mala gente”. Exigir signos es menospreciar el signo que tienen delante.

Muchos tenemos la impresión que nuestra propia realidad es la cosa más impermeable para descifrar y aceptar. Cuando hablamos de lo que nos toca vivir, de nuestra vida en concreto, es fácil que se nos escape un “si yo tuviera otra realidad…”. Pues no los signos que estamos esperando no son otros que la realidad en la que estamos inmersos. Por muy opaca que nos parezca esta realidad nuestra, ahí es donde está Dios y dónde nos solicita. Dios se nos está haciendo visible en la realidad que pisamos tu y yo.

El poder de Dios siempre nos sorprende y fructifica allí donde menos nos lo esperamos. Los creyentes nos estamos equivocando cuando nos apoyamos en la lógica de nuestras programaciones o de nuestras interpretaciones y no dejamos un resquicio para que Dios actúe a su aire.

Cuando un creyente se instala en una imagen fija de Dios y se encierra y no quiere salir de ella, en ese momento deja de ser caminante y deja de ser creyente, porque está reduciendo la inmensidad de Dios a un aspecto nada más. Su dios doméstico ya no es el Dios verdadero. Con sus excusas está impidiendo que Dios entre en su vida de una forma plena.

CUARESMA 2012:
Tiempo de conversión, de cambio, de preguntarte por tí… 
tiempo de volver a ilusionarte con Dios.
Las señales que tú me das, Jesús,
no llegan cuando tengo el corazón distraído.
Ayúdame a reconocer tu presencia en mi vida,
Ayúdame a ver en tu muerte un amor sin límites;
en tu resurrección, la puerta que abre a una esperanza sin fin.

·

·

Lázaro Hades

Fuentes: Palabras de Cuaresma. Alvaro Ginel. Editorial CCS

Rezar en Cuaresma. Editorial CCS

6 pensamientos en “LA CONFIANZA…SIN SEÑALES”

  1. Tantas veces le he pedido señales…hasta que me dió la mejor de todas hasta ahora…me dejó inmersa en un sin sentir …sin razón…y sin nada de nada……es ahí donde empecé a vislumbrar el Amor incodicional que Dios me tiene…la gratuidad de Dios…..solo me mira y me pregunta : “que quieres?…..y solo quiero responder…Estar siempre contigo y verte en cada persona que tengo a mi lado……solo dame tu Amor para ella porque yo no tengo nada”……y esto me lleva a dar gracias por la manera de mirarme el que El pone delante de mi……todo es Gracia.

    1. Gracias Gosspi. Como he dicho en otras ocasiones, leyendo entrelíneas tus mensajes se puede saber perfectamente que no necesitas señales. Que tienes claro el mensaje.
      Que Dios te siga bendiciendo.
      Un abrazo!

  2. Si,yo tambien pedía señales…y fíjate me puso “siete” 😀

    Y es lo que busco en vuestros blogs,cultivar y alimentar mi Fë.

    Lázaro,así que fíjate,menuda labor haceis 😀

    Un cariñoso saludo.

  3. el señor es mi pastor, nada me falta.
    Se que me ama, y me quiere tal y como soy
    la señal mas fuerte es la Iglesia, que me acoge tal y como soy

Deja un comentario