QUÉDATE CON NOSOTROS… SE HACE DE NOCHE

¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?

(Lucas 24,13-35)

Evangelio del miércoles de Pascua

·

·

¿Qué es lo primero que se te viene a la cabeza cuando hablo de una persona que cuenta su experiencia de vida con Cristo? ¿Piensas el alguien con alzacuellos, en una persona religiosa, de vida consagrada o ese al que ves siempre en misa?

¿No has pensado en ti?

Cuando hablamos de experiencias de vida con Cristo a lo mejor se nos va la imaginación a otro lado cuando de nuestra nariz para atrás hay un montón de esas vivencias de las que se oye hablar mucho pero a lo mejor no entendemos correctamente.

¿Hablamos de experiencias propias cuando mencionamos a Cristo o de quiméricas situaciones imaginarias que otros nos cuentan?

¿O es que hablamos siempre de nuestra experiencia de vida sin El, de lo que deseamos que nos dé?

A menudo recurrimos a El para hablar de lo que nos gustaría que nos conceda, también para darle gracias, para rezarle y casi siempre ese es el tema de conversación entre cristianos cuando hablamos de Dios.

Está bien, pero hecho en falta que alguien me cuente qué ocurrió hace un año, ayer o la semana pasada entre él y Cristo. ¿Qué es lo que tú has vivido junto a El? ¿Cuándo lo has visto? Y quiero que me lo cuenten sin verso. Echo de menos experiencias de vida cotidiana con Cristo sin adornos que normalmente se usan para enmascarar nuestra vanidad.

A veces se consigue hablar de experiencias propias cuando te reúnes en tu grupo cristiano, en tu parroquia, en tu fraternidad, pero casi siempre esto se consigue cuando llevas un buen rato refiriéndole, casi siempre al final, cuando ya tienes el corazón caliente tras mencionar al Señor. Nos pasa como a los discípulos de Emaus, nos tiramos un día entero con El y no nos damos cuenta. Y cuando podemos disfrutarlo se nos esfuma.

¿Tú sabrías explicar que realmente Jesús está presente en tu vida?

Si caminando por tu vida, en alguna ocasión has tenido algún encuentro con Dios, bien a través de los acontecimientos, bien a través de las personas, ¿has sido capaz de transmitirlo?. Esfuérzate en hacerlo. Será bueno para el que te escucha… y para ti.

Las mujeres a las que Jesús se le apareció, lo contaron y no les hizo caso nadie. Vale que por aquel entonces nadie consideraba su opinión, por eso me imagino que Cristo quiso que fuesen las primeras en verlo resucitado, para que se las tuviera más en cuenta. Al principio parecía que estaban locas al contar lo que habían vivido. Pero con el tiempo, son de las primeras que hablamos en la Pascua. Contaron su experiencia con Cristo a sabiendas que nadie les haría caso.

La situación que se vivía en Jerusalén en los días posteriores a la crucificción de Jesucristo debería ser de una enorme incertidumbre. Los seguidores de Cristo habían visto cómo a quien habían seguido durante tres años de su vida, haciendo todo tipo de milagros, sanando enfermos, enseñándoles la oración del Padrenuestro, las Bienaventuranzas, y un sinfín de motivos para creer su Palabra, ahora veían cómo su líder se había dejado apresar.

Durante esos tres años les había explicado muy bien cómo iba esto. Les dejó claro que moriría al regresar a Jerusalén y que resucitaría al tercer día, pero aunque se lo dejara tan bien explicadito, fue morir y ya nadie se creía lo que había vivido.

¿Nos pasa a nosotros lo mismo?

Seguro que a lo largo de tu vida has tenido al menos un momento en el que Dios ha salido a tu encuentro. Pero te cuesta admitirlo porque la realidad diaria ciega nuestra mente y enmudece nuestra voz.

Hoy Jesús nos dice en el Evangelio que dos de sus discípulos caminaban a Emaus y El se les apareció. Después de estar un día caminando y charlando con El, no fue hasta justo el momento en el que Cristo partía el pan antes de la cena cuando se dieron cuenta quién les había estado acompañando.

Los cristianos hemos de estar convencidos de que nuestra vida es un caminar contínuo hacia un Emaus que es la puerta que nuestra muerte abrirá para vivir en la casa del Padre.

Ya estamos avisados. Jesucristo vive ahora con nosotros. Está caminando junto a ti y junto a mi.

Hay que llegar a la conclusión que eso que se dice estos días de que “JESÚS VIVE con nosotros” no es una frase hecha de Pascua. Sepamos lo que estamos diciendo, no nos abandonemos en frases bonitas sin saber qué decimos.

Aunque nos cueste trabajo admitirlo, porque solo contamos con una herramienta difícil de moldear que es nuestra razón, pensemos en estamos en la misma situación que aquellos dos que huían de Jerusalén por la que allí se estaba liando tras la muerte de Jesús.

El se nos está presentando a diario y nos cuesta admitirlo. Aquellos tuvieron que descubrirlo al final, cuando se fue, ¿por qué no abrimos los ojos ahora y tratamos de encontrarlo aquí?.

Hablemos de Cristo en presente, no lo refiramos conjugando verbos en pasado. Si realmente pensamos que está con nosotros, hablemos de lo que nos está diciendo ahora.

Abre bien los ojos porque hoy va a volver a incorporarse a tu camino. No esperemos a que se haga de noche, cuando lo veamos todo oscuro, para pedirle que se quede con nosotros.

Mi propia experiencia la va contando El conmigo por entregas diarias a través de este blog. Y la tuya, ¿a quién se la estás contando?

·

Lázaro Hades

5 pensamientos en “QUÉDATE CON NOSOTROS… SE HACE DE NOCHE”

  1. Si tenia alguna duda acerca de que Dios esta a mi lado en todo momento se ha esfumado.Si no dime como es posible haber vivido esta Semana de Pasion como nunca antes en mi vida ,sintiendola y a la vez disfrutandola con mis otros Hermanos,en medio del dolor.¿Como ha pasado?.!!CRISTO HA RESUCITADO,VERDADERAMENTE HA RESUCITADO¡¡.Confirmado y doy fe.Besos y mil gracias a todos y cada uno de vosotros.

    1. Comparto totalmente tu comentario. Mi experiencia de esta Semana Santa ha sido muy especial. Necesitaba estar arropado por Cristo y por mis Hermanos, y de verdad que ha sido así.
      Gracias a todos.

  2. Jesus sale a nuestro encuentro, a lo largo de mi vida lo he experimentado, de manera individual unas veces y otras a nivel familiar, Dios ha salido a nuestro encuentro. Le hemos reconocido unas veces pronto y otra nos ha costado. Hace muchos años en un encuentro de jovenes, nos llego este eslogan ” El Evangelio es una propuesta de vida valida para cada hombre ” a partir de ahi hemos procurado caminar junto a El. Gracias por tu dia a dia

  3. Es verdadero JESUS siempre nos dice CUENTA CONMIGO y nosotros muchas veces respondemos YO TAMBIEN CUENTO CONTIGO, pero se nos vuelve una respuesta comun y corriente, y la verdad es que lo dejamos en el cuarto de san ALEJO y cuando nos llega la noche oscura ahi si volvemos a buscarlo en ese cuarto y allí el está siempre ESPERANDONOS y sale a nuestro ENCUENTRO y nos dá la luz , esa luz que necesitamos para vivir en el eternamente.
    Señor gracias por permitirme cada día amarte cada vez más , gracias por la vida, por mi familia,por mis amigos, por las plantas, por los animales, por toda tu creación que es PERFECTA. Nada se mueve sin la voluntad tuya.
    Tu misericordia es infinita y siempre ESTAS AHI PRESENTE EN MI VIDA.

Deja un comentario