¿DESÁNIMO?. TENED FÉ: TODO SALDRÁ BIEN

No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios: creed también en mí…

(Jn 14,1-6)

Esto es un fragmento del Evangelio de hoy, puedes leerlo al completo pulsando aquí

.

Comparto hoy con vosotros una reflexión muy adecuada que Dios me ha hecho llegar en estos días para salvar algún momento de desánimo.

Hay ocasiones en las que el trabajo, tus obligaciones familiares y personales, sumadas a todos los inconvenientes del día a día consiguen llevarte a un estado de desánimo e inapetencia que hace que ese demonio que no sabemos donde se esconde, salga enseguida a tratar de hacer su trabajo.

En su día en la dificultad del apostolado que hicieron sus discípulos y hoy con nuestro tribular, Cristo se afana en estar presente en todo momento para insistir que es el “Camino, la Verdad y la Vida“.

Nuestro Señor Jesucristo conoce perfectamente el estado de desánimo que puede prender en los corazones de sus discípulos de todos los tiempos.

Bien sabe Él que son hombres aquellos que lo siguen y que desean ofrecer sus vidas a costa de sus gustos y apetencias: con sus luchas y peleas, sufrimientos y discusiones, avances y retrocesos. 

¡Jesús! Somos hombres e hijos de los hombres: llenos de afanes, sentimientos, proyectos, alegrías… y fracasos.

De muchos y muy diversos modos había hecho Cristo arder el corazón de sus discípulos con palabras de ánimo y gestos de cariños.

En el  Evangelio de hoy, la sombra de la dolorosa Pasión está demasiado cerca; la palabra no basta y el gesto, por cariñoso que fuera, habría resultado inadecuado.

¿Qué podía decir Cristo a aquellos hombres abatidos por la entrega de una vida a una causa destinada al fracaso?

Terrible enfermedad, el desánimo: es como perder el alma y morir la ilusión.

¿Qué me dices hoy a mí, Cristo mío, que me esfuerzo en seguirte con toda mi alma, y con todo me siguen pesando cansancio y desánimo?

Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí (Jn 14, 1).

Jesús reserva para la más arriesgada de las situaciones, para el peor de los momentos, una de las afirmaciones dotadas de mayor autoridad que tuvo a bien pronunciar mientras caminó con nosotros.

Jesucristo no llena la cabeza de los suyos con cientos de argumentos, con hondas filosofías o conclusiones definitivas en este momento tan delicado. La situación es límite y la respuesta, también: tan solo, hijos míos, fiaos de mí, ¡tened fe!

Esta petición solo la podía decir aquel que durante tres años se había ganado día a día, segundo a segundo, la confianza de sus discípulos.

Solo quien sirvió con caridad extrema a las almas y consiguió persuadirlas de la verdad con sus obras de amor pudo llegar a decir: llegan los malos momentos, tan solo fiaos de mí.

Estoy con vosotros.

Tened fe: todo saldrá bien. Es una afirmación nacida de la autoridad de aquel que es digno de toda confianza.

Ganas nos entran a nosotros de responder a coro: ¡nos fiamos de ti, Jesús, Señor!

¿Cómo puede ser de otra manera? ¿Cómo no fiarnos de Cristo, que veló por el hambre de sus discípulos y por la sed de la samaritana, que dio pan para una multitud, devolvió la salud al paralítico de la piscina y llenó de luz la vida de los ciegos?

¡Cristo es digno de fe!

Es más, es el único sobre toda la tierra que puede ser depositario de una tal confidencia, el único fidedigno, el único que nos ama infinitamente.

Lázaro Hades

4 pensamientos en “¿DESÁNIMO?. TENED FÉ: TODO SALDRÁ BIEN”

  1. Oye Lazaro,¿sabes de esa pastilla que te la tomas a diario y poco a poco va haciendo su efecto?.A mi me la recomendo un “Hermano” hace poco tiempo y me sienta de escandalo,y tambien hay otros “genericos” que son el complemento perfecto.Toma uno de cada cuando lo necesites.Ademas “son gratis” y tu sabes que dispones “de ellos siempre”.BESSSOOOOSSSS.

  2. Señor, auméntame la fe.
    Que sepa reconocer que Tu Camino es el buen camino, el camino correcto; que Tú eres Verdad, que vea Tu Verdad y no me ciegue la mía; que Tú eres Vida, que sin ti todo es muerte y desolación.
    Que en mi desánimo Tú seas mi Luz de Esperanza.
    Señor sé, que sé que lo eres: Camino, Verdad, Vida, Luz, Amor, Comprensión, ………………., en definitiva Corazón, para todos, ¡auméntanos la fe!.

  3. Hoy no tenemos mucho que añadir,ya lo ha dicho todo Él,como tú muy bien has entresacado del evangelio,”El camino la verdad y la vida.”No necesitamos mucha explicación,necesitamos mucha Fe.

  4. Pues si….combatir con el desanimo es uno de mis combates…cuando veo la soberbia a mi alrededor….sé que El me dice Confia, confia……y entro en su Voluntad llevada de su Mano…..Sufro cuando a los sacerdotes se les trata mal y no se les comprenden, y salgo en su defensa hasta perder la paz…pero de nuevo me vuelve para seguir defendiendolos…un abrazo

Deja un comentario