CRISTO SE DESCUELGA POR TI

A veces no salen las ideas. Hoy parece que es así. Me dispongo pues, a tirar de sensaciones vividas y compartirlas contigo.

En este caso sobre una a la que aún no he sacado el significado al ciento por ciento.

Ocurrió una mañana, estando en misa, mirando fijamente la imagen de Cristo crucificado presidiendo el altar (curiosa paradoja, crucificado y presidiendo).

Con mi mirada, estaba literalmente apoyando sobre El.

Algún asunto en ese momento me atormentaba. Gracias a su cicatrizante trabajo en nosotros, ni siquiera recuerdo de qué se trataba.

Tan ensimismado estaba en ese contacto que de pronto se me vino a la mente una situación en la que me vi abrazado por Cristo que se soltaba de un brazo desde su cruz.

En ese momento me desconecté sorprendido de tan hermoso trance.

¡Caramba! que significativa visión.

Fue reconfortante y eso que, insisto, no recuerdo la tormenta que atravesaba yo en ese momento, seguramente sería una de esas “de verano”, de las que llegan cuando no te la esperas y se va rápidamente. De esas hay muchas, es bueno identificarlas para no pensar que atravesamos un diluvio cuando caen cuatro gotas.

Durante el día estuve pensando en tan singular visión pues, pese a ser tan evocadora, no la había visto nunca antes en ninguna parte. Me extrañaba que alguien no la hubiese “visto”  hasta ahora. Decidí pintar un boceto en una libreta para que no se me olvidara.

No tuvo que pasar mucho tiempo para que se completara este capítulo.

Por la tarde, en una reunión con un grupo cristiano, en una sala donde antes nunca nos habíamos citado, durante el transcurso de nuestra charla, observaba los cuadros de la habitación y…

…¡de pronto veo a San Francisco de Asís abrazado desde la cruz por Jesucristo!

¡Justo la misma imagen en la que yo me había visto de protagonista por la mañana!

Me dio un vuelco el corazón, que sorpresa me llevé. Alguien que me vio, hasta se giro al contemplar mi cara de asombro buscando el motivo de mi estupefacción.

Ha pasado mucho tiempo y le he buscado muchas interpretaciones a esta imagen sin concluir en nada.

Traté de buscar el significado pero enseguida me despreocupé de hacerlo, quería evitar que se me fuera el Santo al cielo.

Disfruté de un agradable día abierto y cerrado por un abrazo imaginario de un notable efecto balsámico en ese momento.

Me gusta mucho la imagen. A partir de entonces la utilizo como “el comodín evocador de consuelo”. Alguien me decía que la fe tiene algo de autosugestión, pienso que es cierto, estas situaciones ayudan a ello. Me alegra ser participe de las mismas.

Quédate con esta imagen, guárdala dentro de ti. Rescátala cuando sea necesaria.

Seguramente también habrás vivido momentos en los que necesitas que El se descuelgue por ti: ¡SIÉNTELO!

Lázaro Hades.

6 pensamientos en “CRISTO SE DESCUELGA POR TI”

  1. Lázaro,pues menudo post …estoy toda emocionada…

    El cuadro es maravilloso,no lo conocía,la sensación que produce al contemplarlo…es …no se como expresarlo…pero ya nada temo.

    “BENDITO SEAS POR SIEMPRE SEÑOR.”

    Un cariñoso saludo.

  2. El Señor te bendiga por todo lo que escribes, te sigo desde el día 27 de enero, que una persona a la que quiero mucho me sugirió que leyera tu blog, me sirvió de gran ayuda, para superar los malos momentos que estamos pasando, por la pérdida de un familiar tan querido, como lo era mi hermano. Gracias, desde el corazón.

    1. Ana, gracias por molestarte en escribir y por esas bendiciones. Me imagino que poco se puede aportar más que un consuelo en la distancia e insistir en lo poco que yo pinto en esto. No es a mí a quien sigues, yo solo paso a limpio algunas líneas de vuestra relación con Dios y esos nuevos ángeles con los que cuenta.
      Gracias y un fuerte abrazo.

  3. Me acuerdo de la primera vez que vi Marcelino pan y vino…Lazaro era yo chica y me adentré tantisimo en la pelicula cuando iba a hablar el niño con el crucificado…..que aun me sirve para cuando tengo que acampar en las distintas”tormentas”…que me hace gracia la alusion de las 4 gotas de las de verano…que gracia tienes. un abrazo

  4. estimado Lazaro, me encanta leer todo lo que nos compartes, tienes una forma muy especial de llegar a los corazones sedientos de conocer y de vivir nuestra fe. Tu blog merece ser conocido por todos los que buscan avidamente un crecimiento espiritual de la mano de Jesus y nuestra querida madre celestial Maria. Dios te siga llenando de bendiciones y comparto tu material siempre con tu autoria y debido link para que pasen a leerlo en este tu invaluable blog, un gran abrazo en la fe!!!

  5. Este cuadro es uno de mis favoritos desde hace un tiempo, me hablaron de él y lo busqué. Me conmueve profundamente. Ver la ternura de ambos, la de San Francisco, y como no…la de Cristo!.
    A partir de tu escrito, Lázaro, me sentiré abrazada también por Cristo, en los malos momentos y también en los buenos. Reconforta pensar y sentir el gran amor que sin ninguna duda nos tiene.
    A veces un simple y hermoso cuadro dice tanto!.

Deja un comentario