LA QUINIELA

Esta mañana es de esas en las que me pongo a escribir con una idea y no sé cómo voy a explicar lo que pienso ni cómo terminar el post.

Vamos a ir ordenando asuntos sobre la marcha:

Los ingredientes de esta idea me han llegado en el mismo envío que he recibido esta semana los artículos con la referencia: “haz sitio en tu interior que viene alguien a montar el Belen dentro de ti“. Vienen a través de un mensajero con el me encuentro todas las mañanas, desayunamos juntos, El comparte su cuerpo y su sangre, y luego me deja caer algunas reflexiones que me atropellan y yo trato de ordenarlas en este blog. Esta semana me insiste en ordenar el baúl de mi interior, eliminando las cosas que sobran y que me están impidiendo que el que viene se instale plácidamente.

Bueno y hoy me ha dejado una oración de la Madre Teresa de Calcuta y… ¡una quiniela!

¿Quiniela? ¿Qué me quieres decir con esto? Estoy rezando la oración de la ejemplar Madre y ¡¿me traes al pensamiento una quiniela?!!

Es el momento de acudir a la definición de “quiniela”.

Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe: “Quiniela”:

  1. Sistema de apuestas mutuas en la que los apostantes pronostican el resultado de los partidos de fútbol, carreras de caballos y otras competiciones. (¿otras competiciones??)
  2. Boleto en que se escribe la apuesta. (¿apuesta??)
  3. Pronóstico que se hace sobre algo. (¿algo?, ¿no querrá decir “sobre Alguien”??)

O sea, que se trata de “otra competición en la que apostamos por Alguien” Ya, ya…

¿Qué más tenemos?

Esta es la oración que rezaba Madre Teresa. Conviene leerla muy despacio y deteniéndose en cada línea:

Líbrame, Jesús mío, del deseo de ser amada,

Líbrame del deseo de ser honrada,

Líbrame del deseo de ser venerada,

Líbrame del deseo de ser preferida,

Líbrame del deseo de ser consultada,

Líbrame del deseo de ser aprobada,

Líbrame del deseo de ser popular,

Líbrame del temor de ser humillada,

Líbrame del temor de ser despreciada,

Líbrame del temor de sufrir rechazos,

Líbrame del temor de ser calumniada,

Líbrame del temor de ser olvidada, líbrame del temor de ser ofendida,

Líbrame del temor de ser ridiculizada, líbrame del temor de ser acusada.

Está claro lo que Dios me quiere decir hoy, pretende que repare en cuántas de esas peticiones necesito liberarme.

Es decir, que si cojo el boleto y hago los pronósticos basados en mis realidades tendría que marcar la casilla “1” cuando la falta aún está en mí; una “X” cuando convivo por momentos con esas faltas; y poner el “2” cuando Dios me libre de esos deseos y temores.

Creo que tendré que marcar muchos “unos” y también creo que el ganador será el que tenga todas las casillas marcadas con el número “2”.

Ah, por último, por lo visto hay un premio especial en este sistema de apuestas. Y es que si aciertas los 14 resultados y además has puesto bien la casilla “pleno al 15”, te llevas el premio gordo.

Pleno es igual a plenitud. En este boleto, el de la jornada de tu vida, el pleno lo alcanzas cuando apuestas por Dios. De los otros 14 ya se encarga El y su Hijo, con la ayuda de muchos señores y señoras que vivieron y conviven con nosotros a los que se les conoce como Santos.

Señores, hagan sus apuestas!!

Lázaro Hades.

7 pensamientos en “LA QUINIELA”

    1. Lo siento por otras empresas, per creo que ya estoy contratado por Dios. No hemos firmado nada pero nos entendemos bien.
      Lo cierto es que si el mensaje queda gracias a la creatividad, bien lo merece la Madre Teresa de Calcuta.
      Gracias Angelo.

  1. Voy ha empezar con una apuesta simple…bueno mejor una multiple total no tengo nada que perder y MUCHO QUE GANAR.Nunca se me han dado bien las apuestas pero este boleto esta muy bien explicado.Hay que correr riesgos si quieres GANAR y que DIOS REPARTA SUERTE .Me encanta Lazaro se ve que las fechas que se aproximan te tienen muy inspirado…

    1. Apuesta Mario, que seguro que algo sacarás. A poco que pongas, como mínimo obtendrás el doble.
      Sí, se ve que Dios en estas fechas me está dando doble ración de creatividad y como estoy aquí para hacer el trabajo que me manda, nada, a escribir!
      Gracias por leerlo.

  2. yo quier hacer mi apuesta,que Dios me use para su obra que se haga su voluntad en mi, espero ser usado por EL Y PARA EL, QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS.

Deja un comentario