GRACIAS SOLO GRACIAS

Si aprendemos a agradecer, nos daremos cuenta que en nuestro corazón aumenta el deseo de servir, es decir de donarse.

Hoy puede tener más sentido la frase: en vida hermano, en vida… después de la experiencia.

Siempre suele suceder así, que vamos aprendiendo en el camino, y que hay que estar despierto para que nuestros prejuicios o nuestras ocupaciones no nos permitan pasar de largo frente a quien nos esta pidiendo un “te quiero”, o simplemente deseando que alguien lo valore.. para poder dar más.

Es verdaderamente una fortuna… desear estar despierto aún cuando las cosas no van como uno desearía.. lo importante es saber dar gracias. Vivir en gratuidad… porque todo es regalo, todo es don.

Un periódico italiano comentaba que el Papa Benedicto XVI, es el Papa de las gracias, porque a todos les da las gracias, a los gendarmes que lo custodian, a su secretario, al que le abre la puerta, a la que le pasa un vaso de agua… ¡que maravilla! Si aprendemos a dar las gracias, creo que nos cambiaría la vida y hasta los estados de ánimo… recibimos tanto y damos tan poco!

Se nos regala todo, desde el día que vuelve a reincidir cada 24 horas hasta una fe que a veces maltrato. Se nos regala la esperanza sin mérito alguno. Y bien sé que doy muy poco, por eso tengo deseos de agradecer.

Gracias, sería una nueva palabra que podíamos agregar a nuestro diccionario diario. Pero no solo decirlo, es necesario que esa palabra nazca del silencio, después de tomar conciencia que somos consentidos de Dios, que se nos regala Él mismo en cada Eucaristía, en cada Evangelio.

Es curioso… pero también Dios nos da las gracias, porque nos bendice (bien dice), porque habla bien de nosotros y cuando damos gracias se multiplican las bendiciones.

Si aprendemos a agradecer, nos daremos cuenta que en nuestro corazón aumenta el deseo de servir, es decir de donarse. Decir gracias a cada regalo nos conduce a la paz y a la alegría y es que en el mundo siempre hay más bien que mal, hay mas personas buenas que malas y a nosotros Dios nos ha rodeado de personas maravillosas.

Es cierto que tenemos heridas… pero son buenas. Una persona herida busca bálsamo para sus heridas y solo en la gratuidad va uno encontrando la alegría siempre nueva del que se encuentra con la sorpresa del regalo.

Ser consciente de que hoy puedo caminar... ¡cómo lo he de agradecer! Darme cuenta que puedo ver… ¡cuánto he de agradecer! Darme cuenta que puedo oír... Todo es regalo.

Gracias, la palabra puede no decirnos nada… pero unida a nuestra existencia puede decirlo todo porque toda nuestra vida será justamente eso “una acción de gracias” después de todo la misma Eucaristía es eso… “ACCIÓN DE GRACIAS”.

Toda la vida como un don.. pero es cierto que hay que pasar por la experiencia de la ausencia del don para darse cuenta del valor de la presencia, es necesario, vivir la ausencia del don, para ser consciente de que nada nos corresponde como mérito, que he correspondido muy poco para lo mucho que se me ha dado.

Vivir la gratuidad puede cambiar nuestra vida y nuestra manera de ver la vida… y esto no es una “auto-ayuda” sino como la realidad misma de la existencia que veo dibujada en la existencia de Cristo y en su oración: “gracias padre porque así te ha parecido bien” o en la misma actitud de Job “si de Dios recibimos los bienes porque no hemos de aceptar los “males”.

Dios nos quiere libres y un corazón agradecido no está atado a la criatura porque bien sabe que no es dueño sino solo administrador de todos los bienes que Dios le ha querido compartir…. y hemos de dar gracias también por nuestras limitaciones que nos hacen vivir en la realidad humana y no angelical y que nos permite vivir en humildad, sabiendo que no merecemos sino que todo se nos da por amor.

Y es verdad que Dios no se entrega a nosotros en pedazos sino que se da totalmente y a pesar de nuestras miserias el sigue hablando bien de nosotros y nos sigue bendiciendo…

Por todo lo anterior, tengo la oportunidad de decir gracias, por compartir así como soy sin ese afán de llenar expectativas… sin ese afán de perfeccionista ni con la inquietud del “deber ser.” Simplemente ser y ser lo que se es.

Qué mayor alegría que recibir los regalos, viviendo cada día como algo totalmente nuevo. Vendrá otro miércoles… vendrán otras horas, pero este día jamás se volvera a repetir… hoy es totalmente nuevo…. por eso hoy quiero que este día sea para tí y para mi… un motivo para decir GRACIAS y sentir muy dentro de nuestro corazón la alegría de saber dar gracias.

6 pensamientos en “GRACIAS SOLO GRACIAS”

  1. Gracias por ese hermosos mensaje, asi crecemos cada dia espiritualmente y materialmente, lnda enseñanza, toca ponerla en practica.mil bendiciones

  2. “Toda la vida como un don.. pero es cierto que hay que pasar por la experiencia de la ausencia del don para darse cuenta del valor de la presencia, es necesario, vivir la ausencia del don, para ser consciente de que nada nos corresponde como mérito ….”
    Corto y pego este parrafo tuyo.
    Así vivo, querido Lazaro, cada día es un regalo maravilloso que se me entrega sin recibo…
    Gracias…

Deja un comentario