AQUÍ ME TIENES

En ocasiones Dios usa unos medios para comunicarse con nosotros que nos resultan difíciles de imaginar.

Estando conduciendo esta mañana oía la radio al mismo tiempo que trataba de meditar sobre algunas de las inquietudes que están instaladas en mi interior en las últimas semanas.

Aunque el sonido de la música solo servía de acompañamiento con poca atención por mi parte a los contenidos, de pronto se mezclaron en mi mente pensamientos en torno de la Virgen María, tratando de ponerme en sus manos, cuando en la emisora radiofónica dan paso a una canción de… el Arrebato!!.

No es un artista que entre mi lista de favoritos por lo que me disponía a cambiar de emisora cuando me detuvo el oír el título de la canción: aquí me tienes.

Quiero compartir la experiencia contigo. Me gustaría que veas el video que te traigo de la misma forma que yo lo hice a medida que sonaba.

Desde el primer momento me parecían palabras que la madre de Dios me estaba dirigiendo. Si has llegado hasta aquí, a lo mejor hoy también ella te las dirige a ti.

Seguro que el autor pensaba en otro tipo de historia cuando la compuso, pero no me cabe duda que la hizo pensando en una relación de amor. Como la de María y tu.

Que la disfrutes.

 

Aquí me tienes, besando tus heridas,
tan tuyas como mías porque a mí también me duelen.
Aquí me tienes, buscando esa mirada, esa palabra,
que aunque sólo sea un poquito pero algo te consuele.

Aquí me tienes, como un perro centinela,
siempre a la verita tuya, a tu lado y nunca enfrente.
Aquí me tienes, sonriendo cuando pienso en los idiotas
que quisieron separarnos y estaremos juntos siempre, siempre…

Así que sécate esas lágrimas y agárrate fuerte a mi brazo,
tú no te asustes de los vientos que yo te espanto a los diablos,
que tus dolores son los míos, que tu alegría es mi alegría,
que lloraré cuando tú llores y sonreiré cuando sonrías.

Aquí me tienes, buscando primaveras que coser en tu almohada,
que con flores siempre sueñen.
Aquí me tienes, el tiempo va pasando y va pasando,
y yo sigo aquí contigo siempre de ti pendiente, siempre, siempre…

Así que sécate las lágrimas y agárrate fuerte a mi brazo,
tú no te asustes de los vientos que yo te espanto a los diablos,
que tus dolores son los míos, que tu alegría es mi alegría,
que lloraré cuando tú llores y sonreiré cuando sonrías.

Ven y refúgiate conmigo en las paredes de este abrazo
y ya verás como este frío poco a poco va pasando.

Así que sécate esas lágrimas y agárrate fuerte a mi brazo,
y no te asustes de los vientos que yo te espanto a los diablos,
que tus dolores son los míos, que tu alegría es mi alegría,
que lloraré cuando tú llores y sonreiré cuando sonrías.

Ahora sécate esas lágrimas y agárrate fuerte a mi brazo,
tú no te asustes de los vientos que yo te espanto a los diablos.

 

4 pensamientos en “AQUÍ ME TIENES”

  1. Yo creo que de la misma forma ,podia ser de su HIJO para cualquiera de nosotros.Al menos a mi me ha llegado asi.!!!!Y cuanto dice¡¡¡¡.BESOS.

  2. Cuanto sentimiento en la letra,gracias Lázaro,es preciosa.

    Un cariñoso saludo y que esas inquietudes no te turben mucho,rezo por ello.

Deja un comentario