¿QUÉ ES LA GRACIA?

Han hecho falta unos días sin conexión a internet para realmente darme cuenta lo que lo necesitamos en nuestra vida diaria. Nos acostumbramos a tener una fluida conexión con la red y a usar sus recursos hasta el punto que en el caso de estar unos días sin poderte conectar echas en falta algo que se ha convertido en cotidiano. En mi caso, esta falta de conexión ha servido para no poder acceder al blog y poderlo actualizar como es habitual.

Es curioso. Desde hacía tiempo tenía una similitud en este sentido que quería compartir con vosotros para tratar de explicar un concepto cristiano de difícil definición y que usamos muy frecuentemente: LA GRACIA.

¿Qué es la Gracia de Dios?

Me dediqué por un tiempo a irlo preguntando tanto en círculos cristianos avanzados, como en   principiantes, también entre no creyentes, en religiosos… y nadie termina de darme una definición real de lo que es la Gracia de Dios.

No voy a ser yo, un aprendiz de cristiano, el que venga ahora a disertar sobre un tema tan delicado. No obstante voy a compartir un ejemplo de algo que ayuda a entender de qué va esta conexión con Dios.

Para mí la Gracia de Dios no es un fin, es un estado. Estar en Gracia con Dios, es estar conectado a Dios.

Y como hablamos de conexión, para entender la Gracia de Dios, yo la comparo a una conexión a Internet.

En esta comparación Dios es como la red, está ahí, y a través de la fe todos nos conectamos.  O al menos los que quieren.

Al contrario que internet, en este caso no somos nosotros los que decidimos el poder del tráfico de datos. No contratamos una con más o menos velocidad con mayor o menor ancho de banda.

Es el mismo Dios quien habita, conecta, con nosotros a través de la fe, determinando el tamaño del canal con el que se comunica con nosotros.

De esta manera, aunque todos vivimos en Gracia de Dios, en determinados periodos o gran parte de nuestra vida experimentamos un estado de conexión mayor gracias a que Dios se establece de una manera más notoria en nuestras vidas generando una comunicación de un tamaño extraordinario. Es cuando se habla del chorro de Gracia que Dios derrama en nosotros.

Es cierto que esa comunicación, como en el caso de Internet, funciona en dos direcciones, es algo de subida y bajada, y si lo que Dios siembra en nosotros florece de una manera extraordinaria y sabemos multiplicar los talentos de Gracia recibida, el resultado es realmente excepcional.

Es así como me explico la actuación de algunos santos, que en vida fueron meros reflejos de Dios en la tierra, y que a buen seguro contaban con una conexión al máximo de capacidad.

Así pues, llego a la conclusión que la Gracia no es una meta, es un estado. Un estado de conexión con Dios que el administra en cada uno de nosotros y que los hombres nos encargamos de sacar partido en los casos que sabemos compartirla o desaprovecharla en la medida que nos guardamos ese don.

Posiblemente me haya equivocado una vez más, pero creo que este ejemplo te ayudará a entender un poco mejor, que hay que estar conectado continuamente con Dios, procurando que no falte la cobertura. La oración diaria es un buen medio para no perder conexión.

Y pensar que solo con unos días de desconexión a Internet sin poder publicar en el blog bastarían para entenderlo…

.

Lázaro Hades.

.

 

2 pensamientos en “¿QUÉ ES LA GRACIA?”

  1. Una vez más Lázaro una comparación muy acertada. Tenemos que tener cuidado y no meternos en lugares con “poca cobertura” porque sino… ya la has liado…
    Un saludo.

Deja un comentario