EL SALMO 23: ¿EL SEÑOR ES MI PASTOR?

 

 

El Salmo 23 es uno de los más comentado y orados a lo largo de toda la historia. Es difícil que no hayas oído nunca aquello de “…el Señor es mi pastor, nada me falta…”

En la Liturgia cristiana se lee como salmo responsorial en distintas fiestas del Señor y se propone para todo tipo de celebraciones (bautizos, matrimonios, funerales, etc).

Es un texto hermoso y poético, que nos habla de la ternura de Dios y de los sentimientos que experimenta quien se encuentra con Él: alegría, paz, seguridad, confianza, plenitud de vida.

Hace tiempo ya hablamos de este salmo en el blog. No obstante, hoy comparto contigo una traducción a un lenguaje actual.

Son numerosas las traducciones e interpretaciones que con cada una de ellas se sacan. Incluso en castellano puedes encontrar diferentes versiones. 

La que hoy traigo, creo que una versión muy contundente del mensaje que podemos extraer de este salmo.

Tú, Dios mío, eres mi pastor;

contigo nada me falta.

Me haces descansar en verdes pastos,

y para calmar mi sed

me llevas a tranquilas aguas.

Me das nuevas fuerzas

y me guías por el mejor camino,

porque así eres tú.

Puedo cruzar lugares peligrosos

y no tener miedo de nada,

porque tú eres mi pastor

y siempre estás a mi lado;

me guías por el buen camino

y me llenas de confianza.

Aunque se enojen mis enemigos,

tú me ofreces un banquete

y me llenas de felicidad;

¡me das un trato especial!

Estoy completamente seguro

de que tu bondad y tu amor

me acompañarán mientras yo viva,

y de que para siempre

viviré donde tú vives.

Hay momentos de nuestra vida en los que creemos estar perdidos, en los que incluso parece que Dios se olvida de nosotros. Es todo lo contrario, es justo en esos momentos cuando “el Pastor” quiere que lo tengamos en cuenta de manera especial.

Vuelve a leer hoy este salmo. Trata de hacer tuyas todas las palabras leídas y hazlas protagonistas de este momento de oración con Dios.

Cuando termines de leerlo, hazte una pregunta: ¿te crees de verdad lo que has leído?

Por momentos te puedes sentir sin Dios, sin fuerzas, sin la vida y el fervor que has tenido en momentos brillantes de tu relación con el Señor…. Tranquilo, Él te dará nuevas fuerzas.

Puedo experimentar que el camino por donde me lleva es un poco abrupto y no me acaba de gustar, pero…. Él, me guía por el buen camino. Ésta, y no otra, es la senda que debo recorrer ahora.

Puede que creas estar en lugares peligrosos de tu vida, pero …., Él es tu Pastor y siempre va a estar a tu lado y acabará devolviéndote la confianza.

No olvides nunca que su bondad y su amor te acompañarán toda tu vida.

Créetelo, el Señor es tu pastor, con Él, nada de lo que de verdad necesitas, te va a faltar. 

.

Lázaro Hades.

.

 

5 pensamientos en “EL SALMO 23: ¿EL SEÑOR ES MI PASTOR?”

  1. Qué afortunada soy por tener a Este Pastor: mirsericordioso, paciente, comprensivo… porque algunas veces, la mayoria, soy la oveja negra del rebaño. Gracias.

  2. Ya me extrañaba a mí, no ver post tuyos. No sé que pasa que no se me actualizan tus entradas en mi lista de blogs y no puedo ver cuando actualizas. Una vez leí algo sobre el feed. No sé si será tu caso. Si no se arregla, entraré de forma manual cada día. Un abrazo

  3. el señor esta y estara siempre donde este uno,rezdando se podra hablar con el,para contarle nuestros problemas e ilusiones

Deja un comentario