¿ERES MARTA O MARÍA?

 

Marta estaba atareada en muchos quehaceres…María ha elegido la mejor parte. (Lc 10,38-42)

La madre llamó a su hijo que estaba jugando con su amigo en casa: “Chicos a merendar…!”

Los niños protestaban porque no querían abandonar sus “tareas” y se acercó el anfitrión a su madre suplicando que no les interrumpiera en tan interesante tarea, ya que habían iniciado una torre de piezas de Lego que de dejarla sin terminar se les podría estropear la última fase de aquella urbanización… el mundo de los niños, qué simple y qué complejo!

Bueno, esa madre resignada, opta por darle a su hijo dos bizcochos de chocolate para que se los vayan comiendo mientras juegan.

“Toma estos dos bizcochos, pero repártelos con educación

“¿Con educación, qué quieres decir con eso mamá?”

“Pues coges el pastel de chocolate más grande y se lo das a tu amigo, y la pieza más pequeña te la quedas tú”

“Jo, mamá, vaya con la educación…”

El niño vuelve a la obra, digo a la habitación de juegos, donde estaban construyendo aquel complejo inmobiliario y habla con su amigo:

Oye, José, toma estos dos bollos de chocolate para merendar”

“¿Para mí, los dos”?”

“No los dos no. Me ha dicho mi madre que te los de, pero que los repartas con educación...”

Al salir de Misa esta mañana no pude evitar recordar este chiste que me contaron de niño.

Hoy Marta y María, las hermanas de Lázaro, me han hecho pensar de nuevo en cómo cada situación se puede ver de una forma dependiendo del interés con el que se haga.

A ver, si a mi casa llega Jesús un día porque va de paso, ‘yo lo pongo todo patas arriba!

Lo más seguro es que me ponga rápido a preparar lo mejor que tengo, me meto en la cocina a sacar la vajilla que solo usamos el día de Navidad, las copas nuevas, el mantel ese que está doblado todo el año, corriendo… me pongo un traje bonito, ¡viene Jesús!... ahora arreglo un poco el salón, pongo todo ordenado,… estoy sudando, no sé si de los nervios o de la paliza que me estoy dando… y mi hermana, ¿dónde está mi hermana?…

Y la veo ahí, postrada a los pies del Señor. Pero hombre ¿esto que es?!!. Marta, por Dios, échame una mano….

Esto no es justo, yo aquí todo el día preparando las cosas para que esté todo como le gusta al Señor y ella ahí sin hacer nada que rezarle sentada en el suelo…

“Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la mejor parte, que no le será quitada”

Las palabras de Jesús no pueden ser mas contundentes para Marta.

Vienen a decir algo así como:

“Marta, Marta, te preocupas y te agitas mucho por ser la que más salga en las portadas de la parroquia, la que mejores galas luce en Semana Santa, la que más velas le enciende a los santos, la que más golpes se da el en pecho para pedir perdón, la que asiste a todas las manifestaciones…pero no has elegido la mejor parte, la que no te será quitada, que no es otra que estar conmigo mano a mano. Te pierdes los momentos de oración, vivir todo el día junto a mi, conversando conmigo cada cosa que te ocurre…”

Jesús agradece a “las Martas” que cuidan su imagen, pero prefiere a “las Marías” que se acercan a su corazón.

Pero no usemos este razonamiento para ponernos a buscar a cuántas “martas” conocemos, sino a ver si verdaderamente somos “maría” en todas las ocasiones.

Lleva razón Jesús (faltaría más), es verdad que nos perdemos en tantas cosas para hacerlo bonito que lo esencial se nos escapa de las manos.

Pongo un ejemplo para terminar.

El domingo asistí a una misa en la que se recordaba a un difunto y en ella había muchas personas que se conocían entre sí.

Cerca de mí se sentó “una Marta”.

Se trata de alguien que está muy pegada a Dios y su Madre.  A veces nos detenemos tanto ante la Virgen que hasta nos olvidamos de llegar a su Hijo.

En este caso se trataba de alguien que se preocupa mucho por todo lo que ocurre en su parroquia.

Cuando íbamos a comulgar, en la fila, al ser una persona muy conocida iba saludando cordialmente a unos y otros según se los iba encontrando, sin dejar de abrazar a quien llevaba delante.

Por momentos parecía más bien que iba a recoger un “Oscar” o un premio por el estilo.

Cuando llegó el momento de recibir a Cristo, lo tomó con respeto y volvió a su asiento sonriendo amablemente a quienes conocía.

No quiero que esto se entienda como un juicio o una crítica, pero sí un ejemplo para recapacitar.

Si el momento de comulgar es el culmen de cada celebración eucarística, ¿es ocasión de hacer otra cosa que no sea postrarse a los pies de Dios?

En esa fila que nos conduce a su Cuerpo da igual si la casa está recogida o no, pero si desde que sales de tu asiento, vuelves y te levantas con el “oremos” que pronuncia el sacerdote, te postras ante su Figura alejándote de todo lo demás, convertirás cada paso de Jesús por tu vida a través de la Eucaristía en un momento único e irrepetible.

Ya habrá tiempo de hacerlo bonito. A la menor ocasión, inclínate ante su pies.

.

Lázaro Hades

.

 

8 pensamientos en “¿ERES MARTA O MARÍA?”

  1. MMMM, UN POQUITO COMPLICADO PARA ENTENDERLO, QUIZAS NECESITE UN POCO MAS DE TIEMPO PARA REFLEXIONAR, VOLVER A LEER EL TEXTO PARA CAPTARLO BIEN. LA VERDAD ES QUE A VECES ES TAN DIFICIL PARA MI ENTABLAR UNA VERDADERA CONEXION CON DIOS, PORQUE LA IGLESIA ESTA SIEMPRE SUPER LLENA Y ME DISTRAE MUCHO, AQUI DESDE DONDE ME ENCUENTRO ES UNA ISLA MUY PEQUEÑA, TODOS SE CONOCEN, Y LOS DIAS JUEVES, PROGRAMAN DIVERSOS GRUPOS APOSTOLICOS PARA REALIZAR LA HORA SANTA, LA HACEN CON MUCHA LUZ, CON CANTOS, CON ORACIONES Y MICROFONO, Y PARA MI, ES MUY DIFICIL CONCENTRARME. PREFERIRIA UNA IGLESIA CON LUZ TENUE, PARA SENTIR MAYOR RECOGIMIENTO, DONDE CADA QUIEN ENTRE Y PLATIQUE VERDADERAMENTE CON DIOS, DONDE HAYA PUES SILENCIO……. A VECES HAY MUCHO ALBOROTO DENTRO DE LA IGLESIA, MUCHO RUIDO…….. Y NO ME CONECTO. PARA ESO NECESITO SILENCIO, MUCHO SILENCIO….

    1. Gracias por tu comentario Lourdes. Gracias por compartir con nosotros cómo son tus momentos de oración. En la entrada de hoy 10 de octubre reflexionamos un poco más sobre ello.
      Nunca hemos de olvidar que a Dios siempre lo tenemos a nuestra disposición para un rato de oración interior.
      Un abrazo!

  2. Muy buena reflexion, que bueno lo de repartir con educacion… Lo de Marta y Maria siempre me ha dado que pensar y es verdad que tenemos que estar pendiente de esto, pues sin darnos cuenta podemos caer en la actitud de Marta aun sabiendo que el mejor puesto es el de Maria. Es llevar a Jesus en nuestra mente y nuestro corazon, aun en medio del bullicio, saber que El esta con nosotros en todo momento. Es pensar cuando alguien te para por la calle no tengo prisa, suena el telf y escuchasy asi tantas cosas… Porque es El el que se acerca. En la Eucaristia estoi de acuerdo que El es el unico.

  3. Me gusta mucho este evangelio.Creo yo que lo bueno es una mezcla,el hacer y el contemplar ,sabiendo que no se puede hacer sin contemplar,ya que a veces no le ves sentido al “hacer”,si no te paras a contemplar.A pesar de creer en esta mezcla,me gustaría ser una “María”

Deja un comentario