BEATO JUAN PABLO II. 22 de octubre.

Por curiosidad, he mirado cuántas entradas he publicado en este blog desde hace un año hasta el día de hoy.

En total, en los últimos doce meses, han sido 328 entradas publicadas.

Casi siempre me pregunto cómo Dios se las ingenia para que pueda escribir con tanta frecuencia y aún sigo tratando de averiguar cómo se las apaña para que yo sea capaz de juntar todas las letras que su mensaje me hace llegar para usarme como pretexto para que Él conecte contigo.

No siempre estos escritos los hago el mismo día que se publican.

En esta temporada, por ejemplo, las oraciones que salen los sábados y los domingos las preparo en algún momento libre que tengo a lo largo de la semana para que puedan salir esos días.

Las reflexiones en  torno al Evangelio sí son escritas la misma mañana o en algunos casos la noche antes.

Insisto en lo sorprendente que resulta ver cómo Dios dicta estos pensamientos de manera espontánea. No dejo de dar gracias por ello.

Hace tres años, estando muy alejado del camino del Señor, de haber llegado a mis manos estos escritos seguramente no habría leído ni el primer párrafo.

El caso es que estando preparando los Diálogos con Dios que os propongo cada sábado y domingo, como en otras ocasiones, busco el santo que celebra su fiesta en los días cercanos a ese fin de semana para tratar de localizar alguna oración relacionada con él.

El pasado viernes, disponía de una hora más de tiempo tras terminar de editar las dos oraciones que he publicado del Beato Juan Pablo II. 

Me puse a ojear todas las imágenes que voy guardando en una carpeta y que esperan ser fuente de inspiración para alguna reflexión.

Mientras lo hacía, usaba mi móvil para oír música de fondo.

Trasteando en las imágenes me llamó la atención la cantidad de fotos de Juan Pablo II que había guardado durante estos meses.

Mientras las observaba, recordaba mis visitas a su tumba, la primera de ellas, recién beatificado, un lugar diferente de donde se encuentra en estos momentos.

Pensaba en las razones por las que este hombre ha impactado tanto a creyentes y no creyentes. 

Para nosotros es especial. Somos muchos los que le profesamos una devoción especial.

Es un santo con el que hemos vivido, al que hemos visto pisar nuestro suelo además de coleccionar sus estampas y rezarle, que es a lo máximo a lo que llegamos con otros que vivieron años atrás.

Por eso nos es tan cercano. Porque nos llegó a todos al corazón.

Nos llegó muy dentro su especial forma de amar…

De pronto, una “diosidiencia” (como las llama mi amigo Angelo).

En la música de fondo se oye una canción que me trae muy buenos recuerdos de la época en la que era aún novio de la que hoy es mi mujer y madre de mis dos hijas.

Canta Phil Collins

La canción se llama “A groovy kind of love”, que significa más o menos “una dulce forma de amar”.

Qué coincidencia (¿?), estaba pensando en ese momento sobre la forma de amar del beato y justo comienza en ese instante a sonar una canción seleccionada aleatoriamente entre las 843 que tiene almacenadas el móvil y que lleva por título lo mismo que tengo en la cabeza.

Qué pena que solo me queden 45 minutos de tiempo, porque si no, haría un montaje con estas fotos y esta música…

Parecía que Dios me estaba tirando de la camisa para arriba para que me pusiera manos a la obra.

Pero, ¿qué cuento?, ¿cómo lo hago?…

Y Dios diría: “¿pero quieres dejar de pensar ya y poner los dedos en el teclado? ¿No sabes ya que el resto lo hago yo?”

Y no cabe duda que así fue.

En los 3 minutos y medio que dura la canción pude (¿yo?) encajar una serie de imágenes que reflejan una bonita historia, que ahora comparto contigo.

En ella vas a ver cómo los hombres de nuestro tiempo rezaban para que una de las semillas de santos que Dios esparció en la tierra, Juan Pablo II, tras dejar este mundo embadurnado en amor, le acompañara pronto en los altares.

El hombre que tanto nos emocionó con esa dulce forma de amar nos dejó un sinfín de imágenes que sería imposible empaquetar en tan poco tiempo pero que nuestras retinas, y lo que es más importante, nuestro corazón, las guardan con celo y con ellas un sinfín de momentos personales que a cada uno nos dejó su trayectoria.

Todo ello es lo que aún hoy nos guía en nuestro camino en el Señor de la mano de Karol Wojtyla, beato Juan Pablo II.

Comparto hoy contigo la particular visión que Dios me dejó sobre su dulce forma de amar.

Las primeras estrofas traducidas lo dicen todo: “cuando me siento triste, todo lo que tengo que hacer es mirarte…”

¿No te pasa eso con Juan Pablo II?

.

Lázaro Hades.

.

5 pensamientos en “BEATO JUAN PABLO II. 22 de octubre.”

  1. Precioso el video Lázaro y como le acabo de decir a nuestro querido Angelo,es mi debilidad.

    Un cariñoso saludo y que Dios te siga bendiciendo,para el bien nuestro 🙂

  2. Hoy te has dado conmigo.El Beato Juan Pablo II y Phil Collins,no tengo palabras para expresar lo que he sentido al ver el vídeo. Cuando veía de él en la tele cualquier cosa,noticia,visita, me parecía que solamente con mirarlo me sonreía a mi solo,como si fuera mi padre o mi abuelo. Y no, no era otro que Dios quien me sonreía y atraía mi mirada a las Suya.Bueno que he flipado. Un beso.

  3. Ufff, vaya post tan jugoso. Hoy tiene de todo y he podido disfrutar de ello. Mi primera anotación es sobre las entradas. A mi me ocurre igual. Cuando de vez en cuando veo lo que llevo escrito, no puedo creer que todo eso haya salido de mí, así que necesariamente tengo que elevar los ojos al cielo, y agradecer la luz recibida. Entiendo perfectamente tus sentimientos.

    En cuanto a la fiesta litúrgica de hoy (porque para mí es una gran fiesta) decirte que estoy emocionado. Me ha entristecido que esta mañana en la misa, ni siquiera hay sido mencionado. Me daban ganas de gritar : “Ey, que hoy celebramos a un gran hombre de Iglesia”… Como he manifestado en facebook : “JPII, es muy importante en mi vida. Trajo mucha luz a ella y no podré olvidarlo nunca”. No dejo de agradcer en el día de hoy, la oportunidad que tuve de encontrarme con el, de poder hablarle, de beneficiarme de esa mirada que cautivaba. Lo dicho, no puedo dejar de quererle.

    Y no puedo dejar de alabar y agradecer el trabajo que te has tomado, eligiendo esas fotos para la realización de ese estupendo vídeo. Un vídeo que sin duda has montado pensando en cada uno de nosotros. ¡Grazie mile!
    Un fuerte abrazo

  4. GRACIAS SR. LAZARO.
    ¡JUAN PABLO, HERMANO, YA ERES MEXICANO!!
    MEXICO TE AMA.

    GRACIAS POR COMPARTIR ESTE PRECIOSO VIDEO, QUE SUS MANOS POR OBRA DE DIOS HAN EDITADO.

    BENDICIONES.

Deja un comentario