EL GRANO DE MOSTAZA

Jesús decía:

«¿A qué es semejante el Reino de Dios? ¿A qué lo compararé?

Es semejante a un grano de mostaza… Lc 13 (18-21)

Desde que hace casi dos años comencé con este diario de reflexiones compartido en la red, voy aprendiendo mucho más de lo que pensaba conocer a través de esta experiencia.

Es cierto que las expectativas eran pocas, o ninguna, pues simplemente de trataba de dar a conocer cómo una persona que estuvo alejada durante un periodo de su vida, estaba comenzando a ver ahora unas luces que siempre han estado encendidas pero durante mucho tiempo pensaba que no iban conmigo.

 Una de las cosas que más me preocupa cada vez que escribo un artículo es la interpretación que se le pueda dar al leerlo.

Temo ofender o incordiar a alguien con lo que estoy diciendo. No soy de aquellos a los que les gusta decir eso de “yo soy así y punto, esta es mi opinión, quien lo quiera leer que lo lea y el que no le guste que se cambie de blog”

Nunca saldrán de mi esas palabras porque precisamente entiendo que Dios me ha dado esta oportunidad para tratar de acercar y nunca alejar. Y me gusta lo que está haciendo Él con mis manos, donde ha puesto una impresionante herramienta: su Palabra.

Se ve que aquel granito de mostaza que puso en mi está creciendo como Él quería que lo hiciese, ya que el número de personas que se acercan cada día es mayor, y lo que es más importante, es muy frecuente comprobar como muchos de los lectores se sienten conectados a Dios a través de este medio y otros mucho mejores que hay en la red.

….

Donde me quiero detener hoy es en la interpretación que cada uno le damos a la Palabra de Dios.

Resulta impresionante constatar la sabiduría infinita de Dios a la hora de transmitirnos su Palabra.

Cuando leemos el Evangelio de hoy, uno de los más referenciados, el del grano de mostaza, lo primero es preguntarse:

¿A qué se refiere Jesús cuando habla del pequeño grano de mostaza?

Casi seguro que hay tantas interpretaciones como personas para esa pregunta. Parece que Dios se guarda para cada uno de nosotros una versión especial y exclusiva de su Palabra.

Aunque la hayamos oído muchas veces, cada vez se dirige Jesús a nosotros con una interpretación exclusiva para cada una de sus almas.

Por eso es importante orar, orar cada día conscientes de que Dios nos dará en cada momento la palabra que considere adecuada para el progreso de nuestra vida.

….

Jesús expone la semilla como símbolo de su propia humildad. Habla de sí mismo cuando pone este ejemplo en el Evangelio de hoy.

Se trata de Verbo de Dios que se sembró entre los hombres.

Dios es humilde: por amor vino a parar aquí, a la tierra de los hombres, donde hay hambre, frío, sed y sufrimiento, para que nunca podamos pensar que Dios no nos entiende.

Jesucristo ha pasado lo mismo que tú: ha sufrido como el más sufriente de los hombres.

El Verbo se ha hecho carne.

Aún más: la pequeña semilla de mostaza es Cristo crucificado, Dios ajusticiado, la muerte del justo.

¡Reza!; sí, reza en silencio al Señor crucificado; dile que lamentas verle ahí, hecho un guiñapo, desnudo a la vista de todos.

Grita que quieres cubrirle con tu pureza, limpiarlo con tus lágrimas sinceras.

Míralo ahí, es Cristo en el madero, semilla que se mete en la tierra para morir asfixiada y brotar hermosamente.

¡Mira a tu Dios crucificado!

¿Acaso no es inmensa la misericordia de Dios?

¡Qué dura es la cerviz de los humanos!, pequeño corazón el nuestro tantas veces incapaz de compadecerse ante tanta gracia.

Efectivamente, el Reino de los Cielos se parece a un pequeño grano de mostaza.

.

Lázaro Hades.

.

Algunos textos son extraídos del libro “Con El”, de Fulgencio Espa. Ediciones Palabra.

.

 

4 pensamientos en “EL GRANO DE MOSTAZA”

  1. Nosotros sembramos. Dios es el que hace crecer la semilla, así que tranquilo…
    Siguiendo tu interés por la interpretación de la Biblia, me viene a la mente una frase que tenía por ahí apuntada de un gran cineasta que llevó a la pantalla , algunos de sus libros. Cecil B. de Mille.
    Escribió: “Después de mas de sesenta años de lectura casi; diaria de la Biblia, nunca dejo de encontrarla nueva y en sintonía maravillosa con las cambiantes necesidades de cada día. “.
    me parece que tú estás en la misma línea, por eso nos ofreces esa visión novedosa en tu vivir diario. Gracias
    Un abrazo

Deja un comentario