¿QUÉ OCURRE EN UNA MISA? (VIII)

Dentro de nuestra serie de capítulos en los que repasamos la Santa Misa a través de la experiencia vivida por Catalina Rivas, en nuestra última publicación dábamos por terminada la celebración, pero no acaba aún esta serie.

Hay aún momentos en los que puedes ser protagonista después del “podemos ir en paz…”

Porque finalizada esta Eucaristía, Jesús te pidió que te quedaras con Él unos minutos más una vez  terminada la Misa.

Te dijo:

“No salgas a la carrera terminada la Misa, quédate un momento en Mi Compañía, disfruta de ella y déjame disfrutar de la de tuya…”

Habías oído a alguien decir que el Señor permanecía en nosotros como 5 ó 10 minutos después de la comunión…

Se lo preguntaste en ese momento:

“Señor, verdaderamente, ¿cuánto tiempo te quedas luego de la comunión con nosotros?”

Suponías que el Señor se debió reír de tu pregunta porque contestó:

“Todo el tiempo que quieras tenerme contigo.

Si me hablas todo el día, dedicándome unas palabras durante tus quehaceres, te escucharé.

Yo estoy siempre contigo, eres quien me dejas a mí.

Sales de la Misa y se acabó, cumples con el día del Señor y se acabó, no piensas que me gustaría compartir tu vida familiar, al menos ese día.

En tu casa tienes un lugar para todo y una habitación para cada actividad: un cuarto para dormir, otro para cocinar, otro para comer, etc. etc. ¿Cuál es el lugar que han hecho para mí?

Debe ser un lugar no solamente donde tengas una imagen que está empolvada todo el tiempo, sino un lugar donde al menos 5 minutos al día la familia se reúna para agradecer por el día, por el don de la vida, para pedir por sus necesidades del día, pedir bendiciones, protección, salud…

Todo tiene un lugar en tu casa, menos yo.

Los hombres programan su día, su semana, su semestre, sus vacaciones, etc. Saben qué día van a descansar, qué día ir al cine o a una fiesta, a visitar a la abuela o los nietos, los hijos, a los amigos, a sus diversiones.

¿Cuántas familias dicen una vez al mes al menos: “Este es el día en que nos toca ir a visitar a Jesús en el Sagrario” y viene toda la familia a conversar conmigo, a sentarse frente a mí y conversarme, contarme cómo les fue durante el último tiempo, contarme los problemas, las dificultades que tienen, pedirme lo que necesitan….¡Hacerme partícipe de sus cosas!?.

¿Cuántas veces?”

Yo lo sé todo, leo hasta en lo más profundo de tu corazón y de tu mente, pero me gusta que me cuentes tus cosas, que me hagas partícipe como a un familiar, como al más íntimo amigo.

¡Cuántas gracias se pierde el hombre por no darme un lugar en su vida!”

La Santa Misa soy yo mismo prolongando mi vida y mi sacrificio en la Cruz entre los hombres.

Sin los méritos de mi vida y de mi Sangre, ¿qué tienes para presentarse ante el Padre? La nada, la miseria y el pecado…

Deberías exceder en virtud a los Ángeles y Arcángeles, porque ellos no tienen la dicha de recibirme como alimento, tú sí.

Ellos beben una gota del manantial, pero tú que tienes la gracia de recibirme, tienes todo el océano para beberlo”.

La otra cosa de la que habló con dolor el Señor fue de las personas que hacen un hábito de su encuentro con Él. De aquellas que han perdido el asombro de cada encuentro con Él.

Que la rutina vuelve a ciertas personas tan tibias que no tienen nada nuevo que decirle a Jesús al recibirlo.

De no pocas almas consagradas que pierden el entusiasmo de enamorarse del Señor y hacen de su vocación un oficio, una profesión a la que no se le entrega más que lo que exige de uno, pero sin sentimiento

La próxima vez que asistas a la Santa Misa, vívela.

Sé que el Señor cumplirá contigo la promesa de que “Nunca más tu Misa volverá a ser la de antes”, y cuando lo recibas:¡Ámalo!

.

Continuará…

.

Lázaro Hades

.

2 pensamientos en “¿QUÉ OCURRE EN UNA MISA? (VIII)”

  1. Estoy siguiendote en cada capitulo con la experiencia de esta vidente….y verdaderamente cada Misa es Unica…..El siempre quiere estar conmigo y busco momentos durante el dia en que dialogo con El…..y siempre está atento a mis comentarios y observaciones……….siempre me quedo con ganas de estar mas tiempo despues de comulgar….siempre El lo sabe.

Deja un comentario