¿TE ATREVES A PEDIRLE A DIOS?

cuaresma2013-10

Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá…(Mt 7,7-12)

Si quieres leer al completo este Evangelio pulsa aquí

CUARESMA 2013: El Camino a la Vida

MARTES I DE CUARESMA

Cuando estás siguiendo la segunda temporada de una serie de televisión, aunque se hayan emitido muchos capítulos, si tienes oportunidad de poder ver los de la primera temporada de esa serie, aún siendo más antiguos, te van a dar una dimensión más completa de la trama. La vas a entender mucho mejor.

Esto ocurre con los evangelios de Cuaresma. Cada día, el Evangelio está muy relacionado con la primera lectura que escuchamos. Si profundizamos en ella, nos dará una dimensión más completa de lo que Jesús quiere decirnos en esta ocasión.

Hoy, la primera lectura nos cuenta la historia de Esther.

Los judíos están deportados en un país extranjero. Viven en una tierra que no es la suya, pero, con el paso de los años, se han instalado, tienen sus trabajos y la habitan pacíficamente.

El malvado ministro Amán decide que hay que dar muerte a todos los judíos. Quiere exterminarlos. Como tiene todo el poder, empieza a preparar el fin del pueblo hebreo.

Una de las mujeres del rey se llama Esther y es judía.

No sabe nada de los designios de Amán, hasta que un día recibe una notificación de sus hermanos de raza, donde le cuentan lo sucedido y le ruegan que intervenga ante su marido.

La reina queda aterrada. Las leyes del reino ordenan que las mujeres del rey no pueden hablar con él salvo que él las llame a su presencia. Dicho de otra manera: si le dirige la palabra, existe la posibilidad de que caiga en desgracia y sea condenada a muerte. Tan importante era el rey: nadie puede hablarle sin permiso.

Después de dudar mucho, Esther se decide a ir a parlamentar con el monarca, su marido. Y se prepara con una hermosísima oración que los judíos recuerdan todavía:

Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob, ¡bendito seas!

Protégeme, porque estoy sola y no tengo más defensor que tú, Señor, y voy a jugarme la vida.

Señor, yo sé, por los libros que nos dejaron nuestros padres, que Tú siempre salvas a los que te son fieles.

Ayúdame ahora a mí, porque no tengo a nadie más que a ti, Señor y Dios mío.

Ayúdame, Señor, porque estoy desamparada.

Pon en mis labios palabras acertadas, cuando esté en presencia del león, y haz que yo le agrade, para que su corazón se vuelva en contra de nuestro enemigo, para ruina de este y de sus cómplices.

Con tu poder, Señor, líbranos de nuestros enemigos.

Convierte nuestro llanto en alegría y haz que nuestros sufrimientos nos obtengan la vida.

Esther se preparó con oración y penitencia.

Después se arregló lo mejor que pudo, se puso los mejores vestidos y las joyas más ricas… y se dirigió a la presencia de su esposo. El rey la vio llegar y su presencia le subyugó. La atendió cariñosamente. Le gustaba mucho. Era muy guapa y, además, le trataba muy bien.

Pero Esther no solo es hermosa, es además una mujer inteligente.

Cuando se hubo ganado ya el corazón del monarca, le dice, en presencia de Amán en medio de un suntuoso banquete, que este se ha propuesto acabar con sus hermanos judíos.

El rey, que confiaba plenamente en su ministro, no conocía sus planes. Airado, se retira de la escena y Amán, dándose cuenta de la gravedad de la situación, se arrodilla a los pies de la reina pidiendo clemencia.

Cuando el monarca regresa y encuentra a Amán postrado ante su esposa, lo considera una insolencia intolerable. Manda que sea llevado directamente a la horca y revoca la ley de exterminio de los israelitas…

Esther fue escuchada. ¿Y nosotros?

Tenemos que pedir a Dios luces para que dirijamos al Señor solo aquellas peticiones que merecen realmente la pena. Dios no está para pedirle que nos toque la lotería o gane nuestro equipo de fútbol.

Él atiende siempre a nuestras peticiones, pero nos pide que sean maduras y llenas de fe.

Con frecuencia oigo a hermanos de fe quejarse de que Dios no los atiende, pero tú  ¿eres valiente como lo fue Esther y sabes pedirle lo que necesitas  de verdad, superando tus miedos? ¿O solo le pides caprichos?

A veces te está pidiendo Dios que des un paso hacia adelante, que no te detengas ante el dolor que te produce el sufrimiento convirtiendo la mayoría de tus plegarías en un listado de penas.

Para saber pedir a Dios también has de entrenar tu alma. Seguro que muchos piden a Dios como el que juega a la lotería, a ver si toca. Pero tú no eres así, tú sabes que le quieres y sabes que debes pedirle con sentido y sentimiento: creyéndotelo. 

Cuando Jesús dice: “pedid y se os dará”, no quiere decir con esto que ya hay una oferta de 2×1 como la de los supermercados, en las que acabamos comprando cosas que no necesitamos porque son casi gratis.

Detente y piensa en si estás pidiendo como Dios manda. Si estás pidiendo lo que necesitas. Si lo estás haciendo con amor.

No consiste en acercarse a Él y cada vez que no obtenemos nuestro deseo salgamos diciendo “es que Dios no me entiende” o “porque tengo que pasar por esto si estoy con Dios…”.

No. Acércate con valentía. Vence las dificultades como lo hizo Jonás y se tan consecuente como lo fue Esther.

Me despido hoy con unas palabras de esta mujer y que las uso cuando me tengo que enfrentar a una situación dificil.  Me ayudan a sentirme protegido:

Pon en mis labios palabras acertadas…

.

Lázaro Hades.

.

Parte del texto es del libro “Con Él en Cuaresma” de Fulgencio Espa. Ediciones Palabra.

3 pensamientos en “¿TE ATREVES A PEDIRLE A DIOS?”

  1. Cuando me dirija al Señor tendré en cuenta todo esto y más cosas que, con tu ayuda, sigo aprendiendo.
    Todos los días tu entrada es una sorpresa llena de contenido y mensaje.
    Mil gracias.
    Un saludo.

    1. Gracias Nieves. Cuándo se acude a “la fuente” con ganas de saciar la sed de nuestro espíritu, todo es mucho más fácil. Por eso te cuesta tan poco asimilar cualquier reflexión venga de donde venga.
      Gracias por acudir.

  2. HOLA SR. LAZARO!! SI, HE DE SER INSISTENTE…. NO SOY INSISTENTE… QUIZAS SOY COMO LOS DE LA LOTERIA. PERO UNA COSA SI ES CIERTA, CUANDO ME ENCUENTRO EN CASOS COMPLICADOS, REPITO LO QUE PONES AL FINAL DEL BLOG “SEÑOR, Y DIOS MIO, PON EN MI BOCA, LAS PALABRAS ACERTADAS”, ILUMINA MI MENTE, MI CORAZON Y MI BOCA, PARA LO QUE VOY A DECIR”….
    GRACIAS !!!

Deja un comentario