DIOS NO PUEDE HACERTE DAÑO

cuaresma2013-18

…un propietario que plantó una viña.

…envió sus siervos a los labradores para recibir sus frutos.

…los labradores agarraron a los siervos, y a uno le golpearon, a otro le mataron, a otro le apedrearon.

…les envió a su hijo.

…los labradores, al ver al hijo, se dijeron entre sí: ‘Este es el heredero. Vamos, matémosle y quedémonos con su herencia’.

Y agarrándole, le echaron fuera de la viña y le mataron.

(Mt 21,33-43.45-46)

 

CUARESMA 2013: El Camino a la Vida

VIERNES II DE CUARESMA

 

Muchas personas se han ido alejando de Dios porque no soportaban oír constantemente que es “Omnipotente” y “Todopoderoso”. Se sentían mal ante ese Dios. No podían vivir en paz con él y han preferido olvidarlo.

En la medida que Él se acercó a ellos, estos actuaban como los labradores del Evangelio de hoy: lo echan de su viña y lo matan.

Deciden expulsar a Dios porque piensan que Dios es alguien que se quiere “meter en su vida”. Una vida que les fue regalada, como esta viña de la que ellos se quieren adueñar.

Hay personas que no se sienten a gusto con Dios porque nos les gusta sentirse ante un dios “prepotente” que lo tiene todo bajo control y amenaza.

Ese el el gran error de muchos que se alejan de Él. Pensar que están “sometidos”, que no pueden huir de Él, que están en sus manos… el poder de Dios no es como a veces lo imaginamos.

En realidad, Dios no es “omnipotente”. No puede hacer cualquier cosa. Dios no puede abusar de nosotros, no puede manipularhumillarburlarse de alguien. Dios no puede hacerte daño ni buscar tu mal.

Dios es amor y solo puede lo que puede el amor.

Para agredir, destruir o hacer daño no se necesita un poder muy grande. Cualquiera puede hacerlo.

Por el contrario, para acoger, para perdonar, para respetar, para amar, para hacer siempre el bien, se necesita ser grande. Así es Dios.

Por eso, aunque a veces nos cuesta creerlo, Dios se manifiesta en lo pequeño, en lo frágil, en lo humilde. Dios es grande y no necesita defenderse de los seres humanos. Es fuerte y no necesita andar exhibiendo su fuerza. Es amor y no necesita controlardominar ni aplastar a nadie.

Es importante que repares en todo esto. Entre los cristianos se ha malentendido la omnipotencia de Dios y se ha exaltado falsamente su poder, convirtiéndolo en un “poderoso” indigno, se ha fomentado la intolerancia, la represión moral, el miedo a Dios y el “terror religioso”.

Más de una vez alguien te habrá dicho que no cree en Dios, porque no acepta su “tiranía” pues siente a un dios que lo quiere someter. Debes tener clara tu respuesta: ese Dios no existe. Se esta rebelando ante un fantasma, está sufriendo inútilmente.

A Dios hay que sentirlo como un amigo humildecercanorespetuoso. Alguien que te hace vivir y amar la vida de una manera diferente.

Dios no cierra caminos o frena tu deseo de ser plenamente feliz. No está en tu corazón presionándote o forzándote. Es tu mejor Amigo.

Dios no te va a gritar. No te va a coaccionar jamás. No se te va a imponer a la fuerza. Te va a respetar siempre, hagas lo que hagas.

Él te ha regalado la vida. Es tuya. Tú eres el que tienes que decidir qué quieres vivir y para qué. Él solo quiere que aciertes a vivir bien.

A veces te puede parecer que Dios es demasiado “invisible”. No lo sientes. No lo puedes tocar. No escuchas su voz. Crees que no hay nadie cerca de ti.

Lo que sucede es que Dios es discreto y respeta hasta el final tus decisiones. Su presencia es tan humilde, cercana e íntima que te puede pasar inadvertida.

Está tan unido a ti que, si no ahondas en tu propio ser, te puede parecer que estás solo.

No olvides la alegría de Jesús al comprobar que la gente más humilde y sincera era la que mejor captaba su experiencia de Dios. En una ocasión dio gracias a Dios con estas palabras:

“Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios y entendidos, y se las has descubierto a pequeños”.

 

Señor, Dios mío,

tan grande y tan cercano.

Dame un corazón vivo

y unos ojos nuevos

para descubrirte

y para acogerte

cuando vienes a mí.

.

Lázaro Hades.

.

Fuente: Creer ¿para qué?. J.A. Pagola. Ed. PPC.

Un pensamiento en “DIOS NO PUEDE HACERTE DAÑO”

  1. Lázaro permíteme que me quede con una frase:

    “Para ACOGER,para PERDONAR,para RESPETAR,para AMAR,para hacer el BIEN,se necesita ser GRANDE.Así es DIOS.”

    Me la llevo 🙂

    Un cariñoso saludo 🙂

Deja un comentario