LA HUMILDAD

 

cuaresma2013-20

…el que se enaltece será humillado, el que se humilla, será enaltecido…

CUARESMA 2013: El Camino a la Vida

SÀBADO III DE CUARESMA

 

Ser creyente significa haberse encontrado con Dios y servirle.

Es inconcebible ser creyente y no disfrutar siéndolo.

Piénsalo. Has conocido a Dios: ¿qué te preocupa?

Hablas confiadamente con el todopoderoso: ¿qué te hace perder la calma?

El creyente de verdad es alegre, porque nada puede sustraerle de la compañía de Dios.

El creyente trata de amar a Dios, pero lo que de verdad le consuela es saber que Dios le quiere mucho más.
Hoy, en el Evangelio subraya cuánto hemos de cuidar nuestra actitud para con Él, siempre desde la humildad.
Todos pensamos que somos humildes pero hoy te dejo unas cuantas señales de falta de humildad para tu análisis personal:

Pensar que lo que haces o dices está mejor hecho o dicho que lo de los demás.
Querer salirte siempre con la tuya.
Disputar sin razón o –cuando la tienes– insistir con tozudez y de mala manera.
Dar tu parecer sin que te lo pidan ni lo exija la caridad.
Despreciar el punto de vista de los demás.
No mirar todos tus dones y cualidades como prestados.
No reconocer que eres indigno de toda honra y estima, incluso de la tierra que pisas y de las cosas que posees.
Citarte a ti mismo como ejemplo en las conversaciones.
Hablar mal de ti mismo, para que formen un buen juicio de ti o te contradigan.
Excusarte cuando se te reprende.
Oír con complacencia que te alaben, o alegrarte de que hayan hablado bien de ti.
Dolerte de que otros sean más estimados que tú.
Negarte a desempeñar oficios inferiores.
Buscar o desear singularizarte.
Insinuar en la conversación palabras de alabanza propia o que dan a entender tu honradez, tu ingenio o destreza, tu prestigio profesional…

Si ha habido una persona pública que hemos conocido en nuestro tiempo y que brilló por su humildad, es difícil no pensar enseguida en la Madre Teresa de Calcuta.
Hoy vamos a reflexionar con las respuestas que ella nos dejó a un cuestionario muy particular.

Léelo despacio. Piensa qué habrías respondido tú.

 

¿Cuál es el día más bello? Hoy

¿Cuál es la cosa más fácil? Equivocarse

¿Cuál es el obstáculo más grande? El miedo

¿Cuál es el mayor error? Abandonarse

¿Cuál es la raíz de todos los males? El egoísmo

¿Cuál es la distracción más bella? El trabajo

¿Cuál es la peor derrota? El desaliento

¿Quiénes son los mejores profesores? Los niños

¿Cuál es la primera necesidad? Comunicarse

¿Qué es lo que hace más feliz? Ser útil a los demás

¿Cuál es el misterio más grande? La muerte

¿Cuál es el peor defecto? El mal humor

¿Cuál es la persona más peligrosa? La mentirosa

¿Cuál es el sentimiento más ruin? El rencor

¿Cuál es el regalo más bello? El perdón

¿Qué es lo más imprescindible? El hogar

¿Cuál es la sensación más grata? La paz interior

¿Cuál es el resguardo más eficaz? El optimismo

¿Cuál es el mayor satisfacción? El deber cumplido

¿Cuál es la fuerza más potente del mundo? La fe

¿Quiénes son las personas más necesarias? Los padres

¿Cuál es la cosa más bella de todas? El amor.

.
Poco más se puede añadir.
.

2 pensamientos en “LA HUMILDAD”

  1. Los que me conocen saben la especial devoción que siento por la Madre Teresa de Calcuta…por eso te agradezco tanto que la traigas al blog.

    Su vida fué un verdadero ejemplo de entrega y amor.

    Un cariñoso saludo 🙂

  2. Cuanto que aprender de la Humildad, es todo un Don, el poder llegar a ella…hace falta darse cuenta en la carne para cambiar de mentalidad y que la Gracia se sienta dentro..realmente para ver que con Ella todo se puede y sin Ella no se es nada absolutamente….solo hay caducidad fuera de Dios.

Deja un comentario