ME CONOCÉIS A MÍ Y SABÉIS DE DÓNDE SOY

cuaresma2013-31

Me conocéis a mí y sabéis de dónde soy (Juan 7, 28)

CUARESMA 2013: El Camino a la Vida

VIERNES IV DE CUARESMA

.

No conocía a Bergoglio pero lo que dice Francisco me gusta, y mucho.

Lejos de caer en la euforia reinante entre los cristianos que buscan nuevos iconos de su fe con el riesgo de descuidar la guardia y caer en la tentación de perder la mirada fija en los ojos de Cristo, quiero abordar con serenidad la situación que estamos viviendo estos días en los que el Espíritu Santo ha dado un volantazo a la hora de elegir en nuevo Papa para que los que creían que los hombres somos los que manejamos las cosas de Dios nos demos cuenta de nuestra pequeñez.

Coincidiendo con Ángelo, en su blog Siete en Familia, pienso que el Espíritu Santo es el ganador de esa macro quiniela que hemos formado todos a la hora de elegir al nuevo Papa. Desde el tertuliano más cargante hasta el más humilde pecador, todos hacían apuestas a la hora de elegir al nuevo Papa, como si dependiera de nuestros criterios.

En los tiempos de Pedro, por cierto al que Jesús cambió de nombre por Cefás (roca) una vez lo designó patrón del barco por la tradición judía de cambiar el nombre al que asumía un nuevo cargo de responsabilidad, (de ahí que los Papas elijan un nombre diferente al suyo), no hubo entonces que andar oyendo a unos y otros “expertos” hacer quinielas sobre quién iba a ser el delegado de Cristo.

Entonces nadie esperaba la decisión de Jesús. Fue una sorpresa oír al Maestro designar a un hombre como roca sobre la que edificaría su Iglesia.

Lo mismo ocurrió hace unos días, cuando a todos los “opinadores” se les quedaba la cara de poker cuando el Espíritu Santo abrió el sobre con el ganador.

No fue una de esas decisiones en las que se dice “…la audiencia ha decidido, con sus llamadas y con sus mensajes, que el ganador sea…”. Gracias a Dios, aún quedan cosas que nos hacen ver con elocuencia que esto no lo llevamos nosotros.

Como te he dicho, no sabía nada de Bergoglio, pero estoy esperanzado por el mensaje que en su primera homilía ha dejado el Papa Francisco.

Benedicto XVI nos ha ido dando una magistral clase teórica a lo largo de estos años; tendremos que recurrir más de una vez a sus escritos.

Francisco va a utilizar el método del caso. Vamos a pasar de la teoría a la práctica. Esto promete…

Como no podía ser de otra manera, hoy mismo empieza a encajar el mensaje del Evangelio del día con lo que está sucediendo.

A mi los evangelios de Juan me cuesta entenderlos. Lo que queda de Cuaresma y Semana Santa me voy a aplicar en descifrarlos.

Hoy le he “cogido el punto” cuando se cruzaron Evangelio y Bergoglio.

San Juan nos cuenta que Jesús andaba “preocupado” porque le seguían para matarlo. En nuestros días, esto se puede entender como esos días en los que andamos preocupados por algo que nos atormenta.

Jesús decide recluirse en si mismo. En su silencio. 

En ocasiones las mejores conversaciones surgen en tu silencio. Cuando te recluyes en ti y no dejas hablar a nadie más que a tu consciencia y a tu corazón.

Una vez fortalecido por las verdades de tu silencio podrás encontrar salidas donde antes no había nada porque alejarte del ruido de palabras vacías dejó expresarse a un alma al que a veces ahogamos nosotros mismos.

Jesús decidió entrar en Judea, en silencio, sin hacer ruido.Nadie sabía que Él pasaba por allí. Todos estaban pendientes de otras muchas cosas y nadie se percató que por allí andaba el Señor.

Es aquí cuando me he acordado de Bergoglio, que llegó a este cónclave casi de incógnito, como Jesús a Judea.

Nadie echaría cuentas sobre cuál era su talla de ropa por lo que imagino al sastre a última hora haciendo remiendos a toda prisa y ese sería el motivo por el que se nos hizo tan largo el tiempo que transcurrió desde la fumata blanca hasta que el nuevo Papa pudiera lucir su traje ante tantos cristianos del mundo.

Llegó en silencio, como Jesús. Supongo que durante el cónclave tendría más recogimiento interior que el resto pues esas palabras externas que a otros candidatos (de los hombres) les podrían nerviosos, a él le dejaban espacio para la meditación.

Quién sabe si el Espíritu Santo no tendría una confidencia con él antes de ser elegido.

Si continuamos leyendo el Evangelio de hoy, vemos cómo Cristo comienza el silencio su llegada a Judea pero acaba gritando en el templo.

Grita porque pudo percutir con el silencio una serie de interioridades que comparte con contundencia a todos los que le oímos. Las palabras de Cristo, por obvias, no han de pasar desapercibidas ante nosotros:

“Me conocéis a mí y sabéis de dónde soy”

Aquellos igual tenían dudas sobre quién era. Nosotros no.

El Papa Francisco, en su primera homilía, hizo como Jesús, subió al templo a enseñar:

“…podemos caminar lo que queramos, podemos edificar muchas cosas, pero si no confesamos a Jesucristo, la cosa no va. Nos convertiremos en una ONG que da pena, pero no en la Iglesia, esposa del Señor”.

“…cuando caminamos sin la Cruz, cuando edificamos sin la Cruz y cuando confesamos a un Cristo sin Cruz, no somos discípulos del Señor, somos mundanos: somos obispos, sacerdotes, cardenales, papas, pero no discípulos del Señor.”

“Y yo quisiera que todos, después de estos días de gracia, tengamos el valor; sí, el valor, de caminar en presencia del Señor, con la Cruz del Señor, de edificar la Iglesia sobre la sangre del Señor que se derramó en la Cruz; y de confesar la única gloria: a Cristo crucificado. Y así, la Iglesia irá hacia delante. Deseo para todos nosotros que el Espíritu Santo y la oración de la Virgen, nuestra Madre, nos conceda esta gracia: caminar, edificar, confesar a Jesucristo.”

Pues lo dicho, no tuvo que gritar, pero lo dijo muy claro: que no perdamos de vista a Cristo, caminando, edificando y confesándolo.

.

Lázaro Hades

Gracias, Dios mío, por tu amor infinito.

Toda la vida me resulta pequeña para agradecerte el favor que me has hecho al elegirme para ser tu discípulo.

.

 

 

 

6 pensamientos en “ME CONOCÉIS A MÍ Y SABÉIS DE DÓNDE SOY”

  1. Señor, derrama sobre mi Tu gracia.
    Gracias por tu reflexión de hoy. Me han gustado mucho las palabras y los gestos que ha tenido el Papa en estos primeros días. Todos juntos…unidos.
    Un saludo.

  2. Estoy con vosotros…me gusta nuestro Papa…la forma como salió….y el gesto de Humildad para que recemos por él inclinándose ante todos….Que DIOS LO BENDIGA Y LO GUÍE..Así sea.Besos.

  3. una excelente la leccion de nuestro nuevo papa y la lectura de hoy es la pura verdad como dios nos nuestra atravez de su palabra cristalizarse en nuestra vidas presente

  4. Francisco está aquí para que todo el mundo lo conozca, nuestro querido Padre lo puso como la nueva ROCA para que todo el mundo, cristiano y no cristiano, conozca a este hombre simple, el cura de los pobres, el que no calla nada, el que cree y es consecuente con cada acto de su vida, el que no rehuye a sus responsabilidades, el que está unido a su pueblo, el que viaja en colectivo, en tren, en subte, el que no hace ostentación, el que todos los argentinos queremos y admiramos, el que trae aires nuevos, Jorge Mario Bergoglio, el cura simple, así como lo escuchan, así es…Nuestra querida Argentina ya lo conoce ahora Jesús, quiso darlo a conocer al mundo entero, sabiendo que el amor y sostén que fue siempre para nosotros, sus hermanos argentinos, ahora debe cruzar fronteras y hacerse extensivo a todos nuestro hermanos cristianos…
    Qué gran bendición….escuchemos sus mensajes y aprendamos de ellos a ser, cada día, mejores cristianos, mejores hermanos…
    Un gran saludos para todos!!!!
    Gracias Lázaro por darnos la posibilidad de enriquecer cada día nuestro corazón…

Deja un comentario