¿QUÉ ESTAMOS CELEBRANDO EN PASCUA?

celebrando

Insistiendo un poco en mi explicación de ayer a propósito de la Solemnidad de la Anunciación del Señor, aplazada este año al coincidir el 25 de marzo con el Lunes Santo, conviene detenernos a pensar porqué estamos de fiesta los cristianos desde hace una semana y durante las próximas siete.

Nos ocurre a menudo que entramos con mucha fuerza en los tiempos fuertes del año litúrgico y que nuestra atención se desvanece al poco tiempo y sobre todo en este tiempo pascual, el motivo de nuestra celebración ha de exaltar nuestro ánimo cada vez que recordamos el motivo de nuestra fiesta.

Este periodo, que dura cincuenta días, ha de ser vivido y celebrado como un solo día. Se trata de los cincuenta días que median entre el domingo de la Resurrección hasta el domingo de Pentecostés.

El tiempo pascual es el mas fuerte de todo el año, que se inaugura en la vigilia pascual y se celebra durante siete semanas hasta Pentecostés.

Pascua significa “paso”. 

En Navidad, por ejemplo, habrás oído felicitar “las Pascuas” y se hace porque entonces celebramos el paso a la vida que da Jesucristo con su nacimiento.

Ahora, el Señor pasa de la muerte en la cruz a la vida, a su existencia definitiva y gloriosa.

Es la Pascua, también de la iglesia, su Cuerpo, que es introducida en la Vida Nueva de su Señor por medio del Espíritu que Cristo le dio el día del primer Pentecostés.

Durante Pentecostés se celebra el descenso del Espíritu Santo y el inicio de las actividades de la Iglesia. Por ello también se le conoce como la celebración del Espíritu Santo. En la liturgia católica es la fiesta más importante después de la Pascua y la Navidad.

Durante la Pascua, la liturgia insiste mucho en el carácter unitario de estas siete semanas. La primera semana es la “octava de Pascua”, en la que ya por tradición los bautizados en la vigilia pascual eran introducidos a una más profunda sintonía con el misterio de Cristo que la liturgia celebra.

Dentro de la cincuentena se celebra la Ascension del Señor, ahora no necesariamente a los cuarenta días de la Pascua sino el domingo séptimo de Pascua, porque la preocupación no es tanto cronológica sino teológica, y la Ascensión pertenece sencillamente al misterio de la Pascua del Señor.

Concluye todo con la donación del Espíritu en Pentecostés

La unidad de la cincuentena queda también subrayada por la presencia del cirio pascual encendido en todas las celebraciones, hasta el domingo de Pentecostés.

Las celebraciones litúrgicas de esta cincuentena expresan y nos ayudan a vivir el Misterio Pascual comunicado a los discípulos del Señor Jesús. Las lecturas de la Palabra de Dios de los ocho domingos de este tiempo están organizadas con esa intención.

La primera lectura es siempre de los Hechos de los Apóstoles, la historia de la primitiva iglesia, que en medio de sus debilidades, vivió y difundió la Pascua del Señor Jesús.

La segunda lectura cambia según los tres ciclos: la primera carta de San Pedro, la primera Carta de San Juan y el libro del Apocalipsis.

En definitiva cabe estar verdaderamente contentos. Motivos de fiesta tenemos. Y si en algún momento, durante estos 50 días, te encuentras más bajo de ánimo por cualquier circunstancia, bastaría con pensar que Dios quiere que celebremos con Él la vuelta a la vida y que cualquier momento es bueno para saberse acompañado por su hijo Jesucristo.

.

Lázaro Hades.

 

Un pensamiento en “¿QUÉ ESTAMOS CELEBRANDO EN PASCUA?”

Deja un comentario