LA PRIMERA COMUNIÓN…¿Y LA ÚLTIMA?

comuniones

Por unas circunstancias o por otras he tenido la oportunidad desde hace muchos años de compartir muchas “celebraciones de comunión”.

Y lo escribo así, “celebraciones de comunión”, que es como se me entiende, pues si hablara de celebrar la primera Comunión en Cristo, podría parecer que me refiero a otra cosa.

En España se celebran durante estos fines de semana la Primera Comunión de muchos niños y hoy me gustaría compartir contigo mis reflexiones sobre este acontecimiento.

Por supuesto, se trata de una opinión del alguien que no es más que un mero de espectador de la sociedad y cuyas afirmaciones no tienen más sentido que llenar esta página de letras. Santa Catalina de Siena, a quién hoy 29 de abril celebra la Iglesia, se definía a sí misma como “la nada más el pecado”. Pues estos escritos vienen de alguien parecido, al menos en la definición, a la santa patrona de Europa.

La niña de la imagen de hoy parece haber llegado a la meta cuando alza los brazos con alegría. Me pongo en la piel de los padres cuyos hijos “han hecho la comunión” este fin de semana. Deben estar agotados, pero satisfechos por lo bien que salió todo.

Por lo bien que salieron las fotos, por lo divertida que fue la fiesta, por lo bien que resultó el menú del restaurante, por lo guapísima que iba la niña que parecía una novia, por lo precioso que iba mi niño vestido de marinero, por lo bien que se lo pasó con sus amigos, por lo contenta que estaba la abuela con su nieta, por el tiempo que hacía que no me reía tanto compartiendo unas copas con los amigos, por que durante unas horas se me olvidó la crisis, por la cantidad de chuches que tomaron los niños, por lo bueno que estaba el exclusivo vino que elegí para el almuerzo, por lo bien que me sentaba el traje, por la elegancia que me aportaba ese peinado, por la cantidad de recuerdos que pude repartir a los familiares…

Te puedo asegurar que el párrafo anterior ha salido todo seguido, sin detenerme a pensar mucho. Seguro que son muchas más las sensaciones que aún me quedarían por poner de la misma forma que todas y cada una de ellas son motivos suficientemente importantes para que alguien sea feliz.

Para muchos padres ha sido este un camino agotador: comprar el vestido de la niña y los zapatos a juego, elegir el restaurante y el menú, las flores, comprar todos los regalitos, seleccionar su propio traje, vestir a sus hermanos para la ocasión…un sinfín de preparativos.

Ah! y se me olvidaba, y los dos años de catequesis que han tenido que cumplir. Que el niño la mitad de los días no quería ir. Y eso sin olvidar que algunos sábados que tenían que ir a Misa a acompañarle, por que el cura se empeñó con que fuesen los padres…

Y la ceremonia. Qué barbaridad! El montón de niños que agrupan para “hacer la comunión”. Madre mía la cantidad de padres y niños que había allí. Y lo larga que se le hizo a los familiares….

Menos mal para ellos que ya ha acabado todo esto y que ya “ha hecho” el niño la comunión y ahora tranquilos, hasta dentro de unos años que “tendrán la comunión” de la más pequeña…

 Pero ¿qué ha acabado cuando el niño “ha hecho” la comunión”?

Cuando un niño recibe la Primera Comunión en Cristo no acaba nada. Al contrario, empieza mucho. 

Es una lástima que para muchos de ellos esa primera sea la última de sus Comuniones porque para sus padres la comunión era una meta. Un objetivo que se ve cumplido cuando se celebra todo con éxito y se culmina con largas horas de una fiesta cuyo único sentido era pasarlo muy bien con los amigos con la excusa que el niño “hacía la comunión”.

Celebrar esta fiesta es algo totalmente lícito, ¡faltaría más!, ojalá puedan celebrar muchas más. A buen seguro que tendrán oportunidades en la vida para ello.

Lo que está claro es que La Primera vez que recibes ha Cristo solo lo puedes celebrar una vez. Igual que, por ejemplo, solo celebras una vez cuando cumples 18 o 40 años.

El verdadero acontecimiento que sucede ese día pasa a un segundo plano tan insignificante que muy fácilmente se convierte esa Primera Comunión en la última para muchos niños.

Quizá durante el mes siguiente aún siga el niño acudiendo a misa, por aquello de seguir probando ese fruto que se le prohibía cuando aún no se había vestido de marinero. Una vez matado ese gusanillo ni padres ni hijos vuelven a tener interés en volver por la iglesia. ¿Para qué?

Perdona que hoy haya sido tan crítico, y por supuesto perdona también si te ofendo. No para todos los padres presenciar la Primera Comunión de sus hijos significa lo mismo que lo que yo he descrito.

Muchos de ellos son conscientes de la enorme importancia que tiene para la vida de sus hijos el hecho que se la hayan abierto las puertas de Cristo de par en par a partir de este hito.

Creo que con sutileza, respeto y educación los cristianos debemos tratar de ayudar a los protagonistas de estos días a conocer que realmente no termina nada cuando pasa la fecha de la celebración sino que comienza para su hijo una etapa en la que recibir a Cristo cada domingo debería ser el acontecimiento más importante del fin de semana.

La catequesis realmente comienza a partir de ese momento, para hijos y para padres. Padres que volvieron a la iglesia porque había que cumplir un número de visitas, descubrirían ahora lo que significa tener a Jesucristo en sus vidas de nuevo, porque puede que ellos se alejaron tras la comunión, sin más meta que sentirse en su Camino. 

Hoy, en la primera carta del apóstol san Juan se leía que “Dios es luz sin tiniebla alguna. Si decimos que estamos unidos a Él, mientras vivimos en las tinieblas, mentimos con palabras y obras. Pero, si vivimos en la luz, lo mismo que Él está en la luz, entonces estamos unidos…” 

Yo le pido a Dios que encienda nuestras luces…

.

Lázaro Hades

Gracias Dios mío por tu amor infinito.

Toda una vida se me hace corta para agradecerte el favor que me has hecho al elegirme discípulo tuyo.

.

.

 

 

 

 

 

 

 

12 pensamientos en “LA PRIMERA COMUNIÓN…¿Y LA ÚLTIMA?”

  1. Muy fuerte….pero cierto…Una pena pero la mayoria lo hemos vivido….Espero que la proxima ,el Señor me Ilumine para vivirla….ese dia y hasta que El me lo.permita…..de distinta forma.Asi sea.Besos.

  2. La banalidad y la superficialidad informa nuestras vidas… Pensamos que lo importante es el tener, el poder, el saber, el aparentar… Vivimos con diosecitos pero sin Dios, sin referencias… Y todavía nos asombramos de la crisis, de la política, de la religión, de la Iglesia que “consiente” ese dispendio en comuniones con la cantidad de pobres…

    1. Gracias por tu comentario Nines. La verdad es que las apariencias y el corto plazo condicionan nuestras vidas. No obstante, me parece bien que pongas entre comillas que la Iglesia consiente el dispendio en comuniones. La Iglesia ofrece el Sacramento, forma según sus medios a los niños, pero quizá seamos los padres los que deberíamos formarnos para que sólo se celebre lo que realmente es importante que es el encuentro del niño con Jesucristo.
      De nuevo, gracias por comentar.

  3. Pues si, en muchos casos será así. Dejamos al Señor para lo último de todo, ¡qué pena! Para que pase esto tenemos que pensar que a lo mejor que es por pereza y falta de formación de las personas mayores que rodeamos a estos niños en estos años de preparación para recibir a Jesús por primera vez, y el GRAN DÍA. El Señor me ha dado la oportunidad en estos últimos años de compartir con un grupo de niños una hora a la semana para hablarles y trasmitirle de lo bien que se encuentra uno cogido de la mano de Jesús, aunque los problemas no desaparezcan, tenerlo cerquita de tu corazón, de este gran y fantástico misterio que es la EURCARISTÍA… y a veces no puedo evitar que piense: ¿Esto servirá para algo? Tantas personas déjándose su salud, su vida para que los niños conozcan y vivan como el Señor quiere… Y el Señor me dice cada vez que voy camino del lugar donde me encuentro con estos niños que no me desanime, que eche la semilla, que hay mucha gente echando muchas semillas por el mundo… el fruto a lo mejor ni lo vemos pero hay que seguir, no podemos cansarnos. Si aparece el cansancio hay que ir al Sagrario de cabeza, que está ahí esperándonos, es la mejor almohada que hay en el mercado, para apoyar nuestra cabeza en El y ser abrazados por esos brazos abiertos que tiene en su cruz y seguir. El Señor es tan generoso que se da aún sabiendo que ese niño, ya no volverá más a su encuentro… ¡¡¡¡¡¡pero el Señor es así!!!!. A lo mejor en el momento que menos esperemos, pero que el Señor dice YA, ese niño vuelve a encontrarse con ÉL y será la segunda, la tercera, la cuarta …
    Un saludo.

    1. Muchas gracias Nieves. Hablando de semillas, ¡hoy has estado sembrada!!
      Comparto contigo ese sentimiento. Es cierto que el Señor da semillas sin descanso para que las repartamos, cada uno según la misión que nos encomiende, con la receta de la paciencia para recoger fruto.
      ¡Claro que sirve para algo ese esfuerzo! No solo por lo que estás sembrando en esos niños, sino por lo que por ello Dios está sembrando en ti.
      Un abrazo. Gracias por tus comentarios,

  4. Te dejo una realidad,fueron 32 niños los que tomaron la comunión en mi Parroquia el año que la tomó mi hijo…de esos 32 niños 6 son los que se han quedado preparándose para la Confirmación,al resto no se le ha vuelto a ver el pelo por la Iglesia.

    Ya ves Lázaro,tomaron la Primera Comunión…y parece ser la última también.

    Un cariñoso saludo.

  5. Siendo catequista de niños de comunión y chavales de confirmación, siento pena al saber que para la mayoria el gran regalo no es precisamente recibir a Cristo en la Eucaristia, no obstante el Señor sigue dándome animos e ilusión a diario para sembrar en ellos el amor al Padre.

    Rezo por todos mis niños y niñas que este mes de mayo reciben su primera comunión (60) y para mis muchachitos y muchachitas de confirmación (114), que Dios ilumine sus caminos.

    Gracias Lazaro por tus palabras siempre acertadas.

    1. Paqui, te doy las gracias por el trabajo que haces. Todos los catequistas se han de sentir orgullosos por se la extensión del mensaje de Dios, aunque se diluya pronto en algunos niños, esa sal extendida siempre aportará sabor y fundamento a esas vidas.
      Creo que la labor de los laícos en la Iglesia es muy importante y es a través de nuestro trabajo y constancia como conseguiremos que el número de comuniones no se quede en solo la primera.
      Gracias Paqui.
      Un abrazo.

  6. QUIERO FELICITAR A TODOS LOS CATEQUISTAS QUE RESPONDIERON A ESTE BLOG, POR TODA SU PACIENCIA Y AMOR AL DAR A CONOCER A JESUS, YO FUI UNA DE ELLAS HACE ALGUN TIEMPO, Y ERA HERMOSO PREPARAR A LOS NIÑOS, Y SENTIA UNA INMENSA FELICIDAD AL VERLOS EN SU “PRIMERA COMUNION”, SOBRE TODO A LOS MAS GRANDECITOS Y REBELDES, PEDIA MUCHO POR ELLOS, PORQUE VOLVIERAN SIEMPRE Y NUNCA SE APARTARAN.
    HOY SOY MADRE DE FAMILIA, TENGO UN NIÑO EN LA DOCTRINA, Y EL SABADO PASADO ME HA DICHO SU CATEQUISTA, NO DE MUY BUENA MANERA, PUES FUE A REGAÑADIENTES, SIN COMPRENDER LAS DIVERSAS SITUACIONES A LAS QUE NOS HEMOS PRESENTADO, QUE MI NIÑO VA A REPROBAR. AL PRINCIPIO SENTI TRISTEZA, Y LLORE, LLORE MUCHO, PERO AL FINAL MI HIJA DE 16 AÑOS, ME TRANQUILIZO Y ME DIJO, MAMI, NO TE PREOCUPES, SI NO LO PUEDE HACER AHORA, SERA EL PROXIMO AÑO. EN VERDAD, DURANTE LOS AÑOS QUE COMPARTI EL CATECISMO, NUNCA REPROBE A NADIE, MI PREGUNTA ES ESTA, ¿PUEDE UN NIÑO REPROBAR EL CURSO DE CATECISMO?? UDS. CATEQUISTAS, ORIENTENME POR FAVOR! GRACIAS. DIOS LOS BENDIGA.

  7. No tengo ni idea,soy nuevo en esto,solo llevo dos años y en colegio religioso.Algo tiene que ver esto ultimo a mi parecer.Siento no poder ayudarte…

    1. MUCHAS GRACIAS MARIO, FUISTE LA UNICA PERSONA QUE CONTESTO, MIRA ESTOY MUY CONTENTA, ANOCHE TUVE UNA PLATICA CON LA COORDINADORA DE LAS CATEQUISTAS DE LA IGLESIA DE CORPUS CHRISTI, Y PROMETIO AYUDARME, PUES POR SER MI NIÑO ESPECIAL, LE HARA UN EXAMEN ESPECIAL, ESAS ERAS LAS PALABRAS QUE DESEABA ESCUCHAR, DIOS LA PUSO EN MI CAMINO, ELLA ME DIJO QUE EL CASO ES ACERCAR A LOS NIÑOS, NO ALEJARLOS, Y QUE COMO MI NIÑO, HAY OTROS MAS, Y QUE EL PADRE JOSE MANUEL ES MUY COMPRENSIVO EN ESE ASPECTO. GRACIAS! DIOS LOS BENDIGA.

Deja un comentario