EL ESPÍRITU SANTO ES COMO EL CARGADOR DE TU TELÉFONO MÓVIL

CARGADOR2

Si tienes un teléfono móvil entenderás bien lo que te voy a explicar. Si no tienes teléfono móvil me tendrás que explicar tú a mi cómo lo consigues y te daré la enhorabuena porque hoy en día, el que vive sin este aparato ha de considerarse un afortunado.

Si usas con frecuencia este dispositivo tendrás a mano su cargador de batería para no quedarte sin energía cuando más lo necesitas.

Tras tenerlo conectado a la corriente eléctrica a través de ese cargador durante horas, tu teléfono volverá a ser autónomo por uno o dos días, dependiendo del uso que le des.

Hay muchos, que cuando retiran el móvil del cargador dejan este conectado a la red eléctrica pensando que ya ha dejado de consumir. No es así. Hacer eso es como dejar un grifo abierto. Ese cargador conectado a la red, aún sin teléfono al otro lado, sigue consumiendo -desperdiciando-, energía.

Estarás preguntándote que a dónde quiero llegar con tanta tecnología. Pues es muy simple. Voy a tratar de explicarte que el Espíritu Santo es como el cargador de tu teléfono móvil. Ahí queda eso…

Imagina a un matrimonio que un viernes por la noche quiere salir a cenar con unos amigos y decide dejar a sus hijos adolescentes en casa. Para que estén localizados les dejan el teléfono móvil de mamá para que llamen al padre en caso de necesitar cualquier cosa. De esta forma, padres e hijos se van a quedar más tranquilos. Se van a sentir conectados.

Pues algo similar ocurrió ayer cuando celebramos la solemnidad de la Ascensión del Señor: Jesús dejó solos a sus discípulos. Se marchó definitivamente (¿?) de la tierra y, como esos padres que salían a cenar, les vendría a decir a los apóstoles algo más o menos asÍ: “me marcho, pero os dejo a cada uno un teléfono móvil de última generación para que estéis comunicados conmigo y lo que es más importante, os comuniquéis los unos con los otros“.

Los apóstoles, que tenían fama de ser duros de entendimiento, cogerían los dispositivos móviles, y sorprendidos comenzarían a juguetear con ellos. A las pocas horas se darían cuenta que se ese medio que Jesucristo les había dejado para conectarse con Él, comenzaba a agotar su fuente de energía.

Jesús les dejó su mensaje (que es el símil del teléfono móvil) para que lo asumieran como propio y lo difundieran por el mundo. ¡Ojo!, que se lo dejó hace dosmil años a ellos y a ti a mi nos lo volvió a dejar ayer.

Pero solos no nos bastamos para asimilar ese mensaje, para sentirnos conectados con Él, dadas nuestras limitaciones, es necesario algo más, necesitamos una fuente de energía que nos alimente. Algo que nos haga recobrar cada día una vitalidad de nuestra fe que se desgasta con más rapidez que la de un iPhone 5.

Pues, Jesús que ve en lo escondido, previendo lo que podía ocurrir, nos prometió que nos iba a enviar el “cargador de batería”. En una semana lo tendremos aquí: el Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es como el cargador de batería de tu teléfono móvil. Va a formar parte de tu vida, es más habitará en ti, y será la fuente de energía que hará vibrar tu fe.

No hay excusas con este “cargador”. Le sirve a todos los que se conectan a Dios. Fíjate, como en el ejemplo de la imagen de hoy, que Dios propone todo tipo de conexiones para que te recargues con este Espíritu Santo que es uno en Él.

Pero hemos de tener una cosa en cuenta. Como te decía al principio, dejar conectado el cargador a la corriente eléctrica sin el teléfono móvil al otro lado es como dejarse un grifo abierto. Estamos malgastando energía.

Dejar que Dios nos envíe su Espíritu para que habite en nosotros y no recargarnos de Él, también es desperdiciar su gracia.

Si te quedas sin batería…puedes probar con esta oración:

Ven, Espíritu Divino,

Manda tu luz desde el cielo,

Padre amoroso del pobre,

don en tus manos espléndido,

luz que penetras las almas,

fuente del mayor consuelo.

.

.

Lázaro Hades

Gracias Dios mío por tu amor infinito.

Toda una vida se me hace corta para agradecerte el enorme favor que me has hecho al elegirme discípulo tuyo.

.

 

 

 

 

 

11 pensamientos en “EL ESPÍRITU SANTO ES COMO EL CARGADOR DE TU TELÉFONO MÓVIL”

  1. Muchas gracias por la información, lo tendré en cuenta y cada vez que enchufe el móvil tendré presente mi “cargador” a ver con que carga está… ¡qué buena comparación!
    Un saludo y encantada de leerte de nuevo… ¡¡¡a pensar se ha dicho!!!!.
    Muchas gracias.

  2. Suele suceder que algunos hermanos en su búsqueda de Dios se olvidan de crecer en su relación con aquellos que viven y conviven a su alrededor. Cuando la vida espiritual es auténtica, el don del Espíritu se desarrolla de manera natural.
    Tu cargador funciona!, y quiero enchufar mi “cargador” para que la fuente de energía funcione mas en mi.

  3. GENIAL!!! NADA MEJOR QUE LA EXPLICACION QUE NOS ENVIA.

    A PROPOSITO CON EL CARGADOR, LES CUENTO LO SIGUIENTE, ESPERO LES SIRVA.
    HACE UN PAR DE AÑOS, DEJÉ CONECTADO MI CELULAR EN EL CARGADOR; IMAGINO QUE SOLO LO ESTABA DESPERDICIANDO, O QUIZAS ALGO PASO, PUES DE TANTO RECARGARSE, Y CALENTARSE, EXPLOTO!!, SI!! ASI FUE, PRENDIO EN FUEGO Y OLIA HORRIBLE.
    NO SE SI A ALGUIEN LE HA SUCEDIDO ALGO PARECIDO, PERO CUANDO LO CUENTO NO ME CREEN.
    BUENO, SR. LAZARO, RECORDÉ POR UN MOMENTO, EL CELULAR ENCENDIDO EN FUEGO, Y LE VA MUY BIEN AL ESCRITO DEL BLOG DE ESTE DIA.
    LE ENVIO UN SALUDO CORDIAL.

  4. Muy bueno tu comparativa soy maestra de jóvenes y tenía q explicarle la conexión del Espíritu Santo a ellos y estoy fascinada con tu explicación Gracias!!! Q Dios te bendiga

Deja un comentario