¿DE QUÉ TIENES MIEDO?

JESUS2013

 

 En aquel tiempo, Jesús subió a la barca y sus discípulos le siguieron.

De pronto se levantó en el mar una tempestad tan grande que la barca quedaba tapada por las olas;

Pero Él estaba dormido.

Acercándose ellos le despertaron diciendo: «¡Señor, sálvanos, que perecemos!».

Él contestó: «¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?».

Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar, y sobrevino una gran bonanza.

Estoy preocupada.

Me da miedo el presente.

Me atormenta pensar en el futuro.

Me preocupan mis hijos. Mi marido.

Temo por mi trabajo.

Esta semana ha fallecido un conocido tras una penosa enfermedad. Me asusta enormemente pensar en la muerte. Temo por mi salud…

¿Porqué tienes miedo mujer de poca fe?

¿No te das cuenta que lo tienes delante?

¿A qué estás esperando para pedirle ayuda?

No te importe pedirle auxilio ahora que tienes el agua invadiendo tu barca, aunque todas las mañanas coincides con Él y ni siquiera le das un simple buenos días.

A pesar de tu indiferencia, aún sigue a tu lado, ¿y aún no le has dirigido la palabra?.

¿O tu eres de aquellas que de las que piensa que no te está ayudando a cargar con tu cruz?

¿O de esas otras que están convencidas que Jesús está dormido y por muchos gritos que le das para llamarle, no te hace caso?

Mujer de poca fe…¿de qué tienes miedo? Si lo tienes a tu lado.

Siempre imaginabas que estaba ahí, en ese rincón de la Iglesia donde todo el mundo alcanza a tocar al crucificado, dejando sus huellas sobre los pies desgastados de una talla de madera que te hace sentirle cerca. Pero cuando sales de allí piensas que lo dejas hasta mañana y no te das cuenta que Él se va contigo.

Y es que resulta que le tienes cerca. Muy cerca. Más de lo que te imaginas. Entonces, ¿de qué tienes miedo?

Pero, no puede ser, ¿ese Señor tan apuesto es Jesucristo?

Ese tan apuesto, el feo de la esquina, el simpático de la frutería, la sosa de la ventanilla, el cobrador del recibo… vete tú a saber qué traje se ha puesto Jesús esta mañana para salir a tu encuentro. Pero no te quepa la menor duda que está a tu lado.

No creas que Él se quedó en la Iglesia cuando fuiste a visitarlo.

No creas que Él es un personaje histórico al que solo puedes imaginas vestido con túnica y sandalias.

No creas que Él es alguien que está dormido y que solo se despierta para unos pocos.

Los apóstoles, aún teniendo al lado, dormido en la barca en la que navegaban, solo tuvieron que oír un par de truenos y que el mar se agitase un poco para asustarse y despertarlo abruptamente.

Cuántas veces se zarandea nuestra barca y cuántas veces pensamos que Él no está porque aparentemente duerme.

Hombres de poca fe, ¡de ninguna fe!. Eso es lo que somos.

La imagen que hoy acompaña nuestra entrada ilustra más que nunca nuestra ceguera. Nos imaginamos a un Cristo crucificado, lejano, quizá inaccesible, cuando realmente Jesús se viste de gala cada día para hacerse presente en cada una de las emboscadas de nuestro día a día.

Lo que pasa es que creemos que no está. Que se quedó en las oraciones o en aquella imagen que veneramos. Y resulta que lo tenemos a nuestro lado poniendo su brazo sobre nosotros para que le sintamos cerca.

Cristo está con nosotros, siempre, en la travesía de la vida. Aunque en ocasiones parezca no enterarse, aunque parezca que duerme, que está como ausente antes las dificultades. No es así: solo nos lo parece.

Cuando nuestra alma se ve aturdida por miles de dificultades y nuestro corazón zozobra por innumerables inquietudes, hemos de alzar la voz, clara y fuerte, a Jesús que aparentemente duerme.

Hagámoslo con una fe fuerte y con un alma despierta.

Él está más despierto y más cerca tuya de lo que puedas imaginar. Solo has de cultivar tu fe.

Entonces, ¿de qué tienes miedo?: confía en el Señor que de todo te sacará en paz.

.

Lázaro Hades.

Gracias Dios mío por tu amor infinito.

Toda una vida se me hace pequeña para agradecer el enorme favor que me has hecho al elegirme discípulo tuyo.

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 pensamientos en “¿DE QUÉ TIENES MIEDO?”

  1. Cierto es Señor…¿de qué tengo miedo? Si me siento tan querida y tan mimada por TI…¿qué temo?

    Gracias Lázaro.

    Un cariñoso saludo. 🙂

  2. Cuanta inquietud en nuestra vida y cuanta paz si todo lo dejamos en sus manos. Tenemos que aprender a no preocuparnos antes de hora y confiar en que llegado el momento de la dificultad El va a estar a nuestro lado. Encontrarlo en cada persona que pasa a lo largo del dia ante nosotros. Danos tu paz Señor y aumenta nuestra fe.

    Un saludo para todos.

  3. HERMOSO!! RECORDE EL CANTO DE LA HERMANA GLENDA, ¿PORQUE TENGO MIEDO? SI NADA ES IMPOSIBLE PARA TI…. REFLEXIONES, MUCHAS GRACIAS SR. LAZARO. LO COMPARTIRE CON TU PERMISO. SALUDOS. ESPERO ESTES MUY BIEN DE SALUD EN UNION DE TU FAMILIA Y AMIGOS.

Deja un comentario