COMO CORDEROS EN MEDIO DE LOBOS

OFENSA

Id; mirad que os envío como corderos en medio de lobos (Lc 10, 1-12)

Te estarás preguntando qué es lo que pinta una imagen tan provocadora y ofensiva como cabecera de una entrada de un blog como este.

Solo por colocar esa imagen puede que curse su baja alguno de mis suscriptores.

He de reconocer que me lo he pensado mucho antes de usarla.

Tenía unas espectaculares imágenes de lobos para ilustrar la reflexión de hoy, pero llevaba tiempo con esta otra guardada, bajo el título de “ofensa”, esperando el día que le tocara salir y está claro que hoy es una buena ocasión.

Desestimé la primera opción porque difícilmente a lo largo del día de hoy, en el trabajo, llevando a mi hija al colegio o haciendo la compra me voy a topar con un lobo de cuatro patas por el camino.

Quería dejar claro cuáles son “los lobos” con los que nos podemos encontrar hoy y que nos hacen sentir como corderos. Y a lo largo del día será difícil que no me encuentre en situaciones que me provoquen reacciones de respuesta agresiva como la que genera el gesto de la protagonista de la imagen.

Pese a saber que encontrarían dificultades, el Señor fue claro para aquellos 72 y para el resto de los que estamos llamados a seguirlos:

¡PONEOS EN CAMINO!

Y tú que eres una mujer de familia, que apenas tienes tiempo para respirar entre tu trabajo y las tareas de tus hijos. O tú que demasiado que sigues dedicando el domingo para ir a Misa con los tuyos. O si eres esa persona que está sin trabajo y que dedicas todo el día a buscar como sea una salida para tu situación…

En todos estos casos, ¿cómo te vas a poner ahora en camino?

Lo mas seguro es que pienses que tú no eres llamado a seguir la estela de aquellos 72, que tú no tienes tareas de evangelización, que tú no tienes ni tiempo ni a nadie que transmitir las enseñanzas cristianas que en ti sí han calado.

Lo que quizá no hayas pensado es que a lo mejor tienes junto a ti a esa persona que anda por cristianismo cada vez más alejado o que aún sintiéndose cercano a Dios no tiene claros los fundamentos de su Fe.

Me puedo equivocar, pero creo que esto de “evangelizar” a veces lo elevamos demasiado.

Y resulta que puede ser algo tan simple como explicarle a tu abuela a que ahora no se dice “perdona nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores”, sino que hay un Padrenuestro nuevo y que hemos cambiado “deudas” por “ofensas”.

Es muy fácil, y no se trata siempre de ir dando clases de religión. La mejor enseñanza es la que brota de nuestra actitud.

El otro día oía a una hermana cristiana lamentarse de no ser capaz de dar gracias a Dios con la naturalidad que otras lo hacían.

Vamos a ver, ser cristiano no es coger una lista de tareas y chequearlas todas hasta que la completamos.

Si tú tienes déficit de agradecimientos, a lo mejor te sobra el amor que a mi me falta.

No es una cuestión de aptitudes. Es tu actitud diaria la que debe hacerte sentir un verdadero cristiano, con tus miserias y con tus bondades. 

Mantener esa actitud es la mejor forma de evangelizar. Los demás te están observando y el día que vean la puerta de la fe medio abierta para ellos puede que te pregunten a ti la forma de entrar o que simplemente le enciendas la luz para que vean qué hay al otro lado.

Por cierto, a esa hermana cristiana de déficit de agradecimiento, le sobra actitud. Como a muchos otros que se lamentan de no ser “perfectos cristianos”.

….

Y para terminar, volvemos con nuestra otra querida hermana protagonista de la imagen de hoy.

Se nos pide que vivamos como corderos en medio de lobos:

En una sociedad que se nos presenta con frecuencia tan violenta, tan agresiva e incluso a veces tan cruel.

En una convivencia atravesada por todo tipo de intereses, rivalidades y enfrentamientos.

¿Puede significar algo a estas alturas “vivir como corderos“?

Recuerda que hay algo muy atractivo en este destino sorprendente del discípulo de Cristo.

Se nos llama a vivir ayudando a descubrir que la bondad y la benevolencia existen, y que la vida, “a pesar de todo”, puede ser buena.

No tiene por qué ser todo rivalidad, competencia y enfrentamiento.

También es posible acercarse a la vida y a las personas con actitud de respeto, servicio y amistad.

Aunque a la chica de la imagen y tantas otras personas de tu entorno las veas como a un lobo, no son lobos, son sencillamente  seres humanos.

Aunque vivimos atados a muchos intereses, tal vez lo más importante sea pasar por esta vida aportando al mundo un poco más de bondad, amor y ternura. 

Cada palabra agresiva que se dice, cada violencia que se comete, nos está empujando a todos hacia una sociedad menos humana y más destructiva... a un mundo de lobos.

Se que no es fácil vivir hoy en esta actitud de respeto, amistad y acogida. Lo fácil es endurecernos cada día un poco más y defendernos atacando y haciendo el mal.

Hemos de volver la mirada a Jesús para aprender de Él fijándonos en su empeño de hacer la vida más humana porque él también vivió como cordero.

.

Lázaro Hades

.

 

 

3 pensamientos sobre “COMO CORDEROS EN MEDIO DE LOBOS”

  1. ÚLTIMAMENTE ME HAN PASADO COSAS EN LA VIDA QUE ME HAN QUERIDO HACER VIVIR COMO UN LOBO, CANSADA DE QUE, POR SER CORDERO, POR SER BUENA PERSONA, POR HABER RESPETADO A UN MARIDO AL QUE NO LE IMPORTÓ DEJARME CON 3 CHICOS CHIQUITOS, POR HABER ( Y AÚN HACERLO) AMAR A UN HOMBRE QUE ME DIJO QUE ERA EL AMOR DE SU VIDA Y HOY SE CASA CON OTRA MUJER, POR TRATAR DE AYUDAR A COMPAÑEROS DE TRABAJO QUE NI SIQUIERA DICEN GRACIAS, CANSADA DE ESTE MUNDO TAN FALSO HE QUERIDO SER LOBO PARA VER SI SUFRO MENOS PERO LA REALIDAD ES QUE NO PUEDO, NO QUIERO, ME RESISTO A SER COMO AQUELLOS QUE ME HICIERON SENTIR MAL, SEGUIRÉ SIENDO CORDERO ENTRE LOBOS Y LES ENSEÑO A MIS HIJOS QUE TAMBIÉN LO SEAN, PORQUE CREO FIRMEMENTE QUE LA RECOMPENSA NOS ESTÁ ESPERANDO….. COMO ME DICE UN GRAN AMIGO: ” DIOS ESTÁ FILMANDO…”

    1. Gracias Andrea por compartir tus experiencias. Tienes claro que Dios es el centro y que te está guiando en este tránsito para salir adelante con tus hijos. Estarás en lo cierto siempre que sepas que es Él quien está dirigiendo tu vida a través de los acontecimientos.
      Un abrazo!

  2. Sin duda es Dios,amigo Lázaro, el que muchas veces en que mis impulsos me han querido transformar en lobo, me ha mantenido como un cordero pero también como pusiste en otra de tus entradas, me mantengo suave como una paloma pero sagaz como una serpiente, sabes? muchas veces les he dicho a mis padres que me equivoqué de mundo, que no estoy preparada para tantas mentiras, hasta para sacar el carnet de conducir quisieron que mintiera y eso no es lo me enseñaron ni lo que trato de enseñarles a mis hijos, tus entradas me ayudan muchísimo a no perder el norte y a saber que Dios nunca nos abandona aunque muchas veces nosotros, nos olvidemos un poquito de él……

Deja un comentario