LA MUJER EN LA VIDA DE JESÚS

beata chiara badano

Beata Chiara «Luce» Badano

Los días siguientes, Jesús fue por muchos pueblos y ciudades anunciando las buenas noticias del reino de Dios. Con Jesús andaban también sus doce discípulos y algunas mujeres que Él había curado de malos espíritus y enfermedades: María la Magdalena de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, intendente de Herodes; Susana y otras muchas que le ayudaban con sus bienes.

Lucas 8, 1-3

¡Vaya!, qué coincidencia. Justo el día en el que se lee este Evangelio, cuyo mensaje podría pasar desapercibido, y en el que se pone de relieve el papel de la mujer en la vida de Jesucristo, vemos como en muchos informativos es titular un fragmento de una extensa entrevista al Papa Francisco en la que el Santo Padre afirma que «la mujer es imprescindible para la Iglesia».

Resulta gratificante ver al Papa siendo portada de los informativos. Es de desear que los católicos pronto seamos titular de periódicos por los hechos que definen nuestra forma de ser. Para ello el Papa nos esta subrayando de nuevo todo nuestro leiv motiv en cada una de sus homilías o por ejemplo, en esta jugosa entrevista que ha concedido.

Te animo a que la leas tranquilamente, no quedándote solo en los encabezados y meditando mucho sobre lo que nos está diciendo Dios a través de Francisco. Puedes leerla completa pulsando aquí.

Pero conviene detenerse en ese papel de la mujer en la vida de Jesús porque así ha querido Él remarcarnos hoy al hacer coincidir su Palabra con la salida a la luz de unas declaraciones realizadas por el pontífice hace un mes.

A oír el Evangelio en Misa esta mañana pensaba que el sacerdote se había dejado algo atrás o no había estado yo lo suficientemente atento para captar el mensaje. Parecía que le faltaba algo por contar, que a ese capítulo le faltaba el desenlace.

¿Qué quieren decir estos tres capítulos del evangelio de San Lucas?, ¿a qué viene la insistencia en subrayar que unas mujeres seguían a Cristo? ¿Por qué nos transmite el evangelista el nombre de alguna de ellas?

Una vez más lo tuve que pedir: Jesús ayúdame a comprender.

Parecen no tener relevancia en la Iglesia de nuestros días, pero a nosotros no se nos puede olvidar que fueron ellas las que acompañaron a Cristo camino de del Calvario.

Fueron ellas las que estuvieron hasta el final en el ocaso del Mesías.

Ellas con la ayuda de hombres buenos hicieron todo lo posible para que tuviera el entierro más solemne y la sepultura más digna.

Con capítulos como los de este evangelio podemos comprender que ellas siempre estuvieron ahí. No solo al final, lo estuvieron todos los días. Por eso fue tan tenaz y heroica su resistencia junto a la Cruz de Cristo.

En el Evangelio que precede a este vemos como una mujer enjuga con el pelo sus lágrimas con las que limpia los pies del Señor. Esto lo hace por amor, el que sobradamente demuestran las mujeres que acompañaron a Jesús hasta el último suspiro antes de morir… y desde el primer momento tras su Resurreción.

Para mi siempre han sido ejemplares las mujeres que consagran su vida al Señor. Cuando observo a esas monjas encorvadas con el paso de los años, con dificultad para caminar y que aún siguen con entusiasmo su servicio y entrega al Esposo, no puedo más que expresar mi admiración ante tanto sacrificio, persistencia y devoción.

Igualmente me produce enorme satisfacción y más admiración aún ver el rostro de las jóvenes novicias que son alcanzadas por Él. Que tienen claro de quién se fían, porque como aquellas del Evangelio, deciden ponerse en marcha para seguirle a donde Él quiera llevarlas.

Por último, quiero insertar aquí la referencia a una mujer que dio ejemplo con su vida de lo que significa amar a Cristo.

Desde luego que son muchas las que podríamos destacar a lo largo de la historia, pero son menos las que conocemos que nacieron después de hacerlo nosotros.

Chiara Luce Badano, (imagen de esta entrada), beata, nacida en 1971, murió con 19 años víctima de un cáncer. Hoy, como no podía ser de otro modo, tras el cúmulo de coincidencias sobre el papel de la mujer en la Iglesia, he descubierto su vida y cuánto se puede amar a Dios sobre todas las cosas, incluso sobre el dolor y el sufrimiento.

«Es para ti Jesús, si tú lo quieres, yo también lo quiero». Así abrazó Chiara su cruz. Con esa entereza asumió la noticia que confirmaba que tenía una enfermedad incurable que la llevaría a la muerte.

Me ha estremecido que alguien tan joven, de mi generación, tuviese tan claro cómo y cuánto se puede sufrir por amor a Cristo. ¡Qué pequeño me veo a su lado!

Su biografía es muy interesante y estimulante. Puedes leerla y ver algunos vídeos sobre su vida pulsando aquí.

….

Llevando todo lo hablado hoy a un plano más personal, resulta muy estimulante comprobar el papel de personas que hace tanto tiempo unas y en nuestros días otras, ponen a Dios por delante, de verdad. 

Seguir a Cristo sin ningún aderezo es lo que me gustaría, como lo hacían aquellas mujeres derrumbadas a los pies de la cruz, con la alegría que la beata Chiara Luce vivía en medio del sufrimiento y el dolor, porque se sentía abrazada a Jesús.

Dios está disponiendo para mi una serie de acontecimientos en torno a mi fe que no acierto a entender. Se me hace difícil interpretarlos, pero si Él los quiere, yo también los quiero. En cuanto los entienda, los seguiré compartiendo con vosotros.

.

Lázaro Hades

Gracias Dios mio por tu amor infinito.

Toda una vida se me hace pequeña para agradecerte el enorme favor que me has hecho al elegirme discípulo tuyo.

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5 pensamientos en “LA MUJER EN LA VIDA DE JESÚS”

  1. Pues siguiendo el hilo del post. Un detalle curioso:
    Más de una cuarta parte de los monasterios de clausura femeninos del mundo- 3.600- se encuentra en España. Son 911, en los que viven, oran y trabajan 13.000 monjas, y en los que, además, se están formando más de quinientas novicias y aspirantes. Estos monasterios pertenecen a 44 institutos monásticos. El número de monasterios masculinos y de monjes es menor: los monjes, repartidos en 38 monasterios, pasan del millar, cifra a la que hay que añadir un centenar de novicios.
    Pues da que pensar….
    Un abrazo

  2. Aprovecho este hermoso mensaje para recordar a algunas de las hermanas de ls Caridad del colegio donde yo asistía: la hna. Angélica, Anita, Juliana,Teresa, ellas jugaban con nosotras en los recreos, nos retaban, nos marcaban el camino, nos dejaban dormir en sus habitaciones cuando hacíamos retiros en la escuela, los mejores recuerdos de mi infancia están relacionados con el colegio al que fui Nuestra Señora del Sagrado Corazón, de las Hermanas Carmelitas de la Caridad, congregación fundada por Santa Joaquina de Vedruna, con cuánto amor las recuerdo….y hoy mis hijos van al colegio Santísima Virgen Niña en la localidad bonaerense de Alberti y aquí tenemos a las hermanas: Giulianna, Marta, Rosa, cálidas, humildes, siempre atentas a todo lo que nos sucede como familia y también vale la pena tener en nuestros corazones a todas las mujeres laicas que hacen con su pequeño aporte de cada día, un mundo un poquito mejor….Gracias Lázaro!!!!

Deja un comentario