¿LE DAMOS ESPACIO AL SEÑOR?

the-basket-of-bread-300x279

Entre el intenso y desgastante trabajo apostólico por un lado y la cultura agresivamente pagana por otro, nuestro corazón se encoge en esa impotencia práctica que nos conduce a una actitud minimalista de sobrevivir en el intento de conservar la fe.

Sin embargo no somos tontos y nos damos cuenta de que falta algo en nuestro planteamiento, que el horizonte se nos ha acercado demasiado hasta convertirse en un cerco, que hace que nuestra agresividad apostólica en la proclamación del Reino quede acotada.

¿No será que pretendemos hacer nosotros solos todas las cosas y nos sentimos desenfocadamente responsables de las soluciones a aportar?

Sabemos que no podemos.

Aquí cabe la pregunta:

¿Le damos espacio al Señor?

¿Le dejo tiempo en mi jornada para que Él actúe?

¿O estoy tan ocupado en hacer yo las cosas que no me acuerdo de dejarlo entrar?

.

Papa Francisco

Carta, 29 de julio 2007

.

Un pensamiento en “¿LE DAMOS ESPACIO AL SEÑOR?”

  1. Hola Lázaro, efectivamente a veces actuamos por nosotros, y no le damos espacio al Señor, queremos que las cosas salgan como nosotros las tenemos planeados sin tomarlo en cuenta a él. Gracias por compartir. Dios te bendiga. no dejes de escribir….

Deja un comentario