Archivo de la categoría: MIS ESCRITOS 2015

LA VOLUNTAD DE DIOS

IMG_1043Hace algún tiempo una persona me dejaba en la bandeja de entrada de las reflexiones una duda en torno a cómo interpretar la voluntad de Dios. Seguramente esta persona pensará que me he olvidado de ella y no es así.

Son muchas las personas que escriben mensajes en las diferentes entradas publicadas en este blog en sus 4 años de vida y no a todos puedo responder de forma inmediata. Prefiero dejar reposar la cuestión que me plantea cada persona y que sea Dios a través de los acontecimientos el que me dé respuesta para ellos. Al fin y al cabo, el que aquí escribe no anhela otra cosa que ser un puente que facilite el encuentro entre vosotros y su gracia.

Así pues, comprometido continúo en tratar de ayudar en todas vuestras cuestiones, aunque eso sí, con un poco de tiempo, como el que ha pasado desde que la persona de la que os hablo me hizo aquella pregunta. Quería encontrar más luz a la hora de interpretar la voluntad de Dios. Seguir leyendo LA VOLUNTAD DE DIOS

ODRES…

20Nadie corta un trozo de tela a un vestido nuevo para remendar uno viejo. De hacerlo así, se estropearía el nuevo y al viejo no le quedaría bien la pieza del nuevo.

Nadie echa vino nuevo en odres viejos, pues el vino nuevo rompe los odres, de modo que el vino se derrama y los odres se pierden. 

El vino nuevo hay que echarlo en odres nuevos.

Nadie que haya bebido vino añejo querrá beber después vino nuevo porque dirá que el añejo es mejor.

Lucas 5, 33-39

Aunque en otras ocasiones lo he tenido claro, hoy me ha costado asimilar esta parábola. Es curioso comprobar cómo a través del mismo Evangelio, Jesús te dice una cosa distinta según el momento de tu vida en el que lo oigas.

Con este relato, Jesucristo culminó su explicación sobre porqué sus discípulos no ayunaban como lo hacían los seguidores de Juan y los fariseos.

El Señor les volvió a dar una lección magistral.

¿Haríais vosotros ayunar a los invitados de una boda mientras el novio está con ellos?

El Maestro les vino a decir algo así como que no se preocuparan tanto de las formas y sí que tuvieran más en cuenta el fondo.  Seguir leyendo ODRES…

TIEMPO ORDINARIO, DIOS EXTRAORDINARIO

keep-calm-its-ordinary-time

Hace tiempo publiqué una entrada a propósito de la casulla. Me llamaba la atención cómo los curas se cambiaban el color de su indumentaria a la hora de celebrar misa y descubrí que esto de cambiar de camiseta no era un asunto de marketing como lo es con los equipos de fútbol cada temporada, sino que el cambio obedecía a un determinado periodo del calendario litúrgico.

Así descubrí que el morado que he visto durante el Adviento no lo volveré a ver hasta la Cuaresma y, Dios quiera que pocas veces, en misas de difuntos.

Tampoco volveré a ver hasta final de año el celeste del día de la Inmaculada y el rosa de los domingos de Gaudete y Laetare (los últimos del Adviento) justo antes de finalizar el tiempo de espera a la Navidad, donde los sacerdotes visten de blanco igual que todos los días festivos marianos y de santos no mártires, ya que cuando se trata de mártires el color de la casulla es el rojo.

Así las cosas, solo me queda el color verde. El color del tiempo ordinario. Aunque hablando de Dios, referir el tiempo como “ordinario” resulta algo extraordinariamente contradictorio.

Tras finalizar Adviento, Navidad y Epifanía, ya estamos inmersos en el tiempo ordinario de este año. Seguir leyendo TIEMPO ORDINARIO, DIOS EXTRAORDINARIO

EL REGALO PARA ESTE AÑO: LA PLENITUD ESPIRITUAL

regalo

Espera, espera un momento!!

No vayas tan deprisa. Aún estás a tiempo…

No lo abras aún…

Piensa un poco en lo que acabas de recibir…

Detente por unos instantes antes de abrir este hermoso regalo.

Tienes en tus manos un año nuevo entero para que hagas con él lo que quieras.

Tenemos por delante un año sin estrenar, limpio, a nuestra disposición, completo para nosotros, todo por escribir, todo por gastar…

Es este un regalo singular. 

Tenemos experiencia en recibir regalos de otro tipo: tablets, relojes, balones de fútbol, muñecas, camisas…

Pero imagínate que todos los años te regalan lo mismo, por ejemplo unas gafas. Cuando lleves dos o tres años recibiendo el mismo par de lentes, lo más probable es que pierdas la emoción y la ilusión ante el “nuevo” regalo de cada año.

Pues ocurre que todos los 1 de enero recibimos el mismo regalo desde que hemos nacido: un año sin estrenar. Seguir leyendo EL REGALO PARA ESTE AÑO: LA PLENITUD ESPIRITUAL