Archivo de la categoría: SANTOS

Beato FRAY LEOPOLDO DE ALPANDEIRE. 9 de febrero

Hoy 9 de febrero, fecha en la que murió, se celebra por primera vez la fiesta litúrgica del Beato Fray Leopoldo de Alpandeire. Así se recoge en el decreto papal leído el 12 de septiembre de 2010 en la misa de beatificación del fraile de Alpandeire, celebrada en Granada y a la que acudieron más de 60.000 personas.

Aunque hace unos días ya hice una mención al beato, no podemos dejar pasar la oportunidad de recordar en esta fecha tan señalada a una persona que se entregó con su pobreza en Dios a todos sus hermanos en la tierra. Seguir leyendo Beato FRAY LEOPOLDO DE ALPANDEIRE. 9 de febrero

Beato FRAY LEOPOLDO DE ALPANDEIRE

Hoy quiero hablaros del frailecillo limosnero.

FRAY LEOPOLDO DE ALPANDEIRE, beatificado el 12 de septiembre de 2010 en Granada.

Nació en Alpandeire (Málaga), el 24 de junio de 1864. En 1899 vistió el hábito capuchino en Sevilla y poco después se trasladó hasta el convento de los capuchinos de Granada. Durante más de medio siglo residió en la ciudad de la Alhambra postulando para su convento y para las misiones de la orden, así como para los pobres de Granada, repartiendo, a su vez, la limosna espiritual de sus oraciones, consejos y ejemplo de su vida austera y ejemplar. Fray Leopoldo es uno de los más personajes más conocidos, populares y queridos de la Granada de la primera mitad del siglo XX.

Tras una larga enfermedad, en la que brillaron más sus acendradas virtudes, murió en loor de santidad en Granada el 9 de febrero de 1956. Sus restos descansan en la iglesia de su convento. Su sepulcro es cada día mas visitado por gentes de todos los rincones del país, e incluso, del extranjero. Son incontables los favores que se atribuyen a su intercesión. El milagro por el que se le beatifica fue la curación de Ileana. El proceso de beatificación se inició en 1961 y concluyó en el 12 de septiembre de 2010. En 1998 el Ayuntamiento de Granada, le dedicó un monumento en la plaza de Elvira, próximo al convento donde vivió durante tantos años, obra del granadino Miguel Moreno Romera. Posteriormente, y con motivo de la confirmación de su beatificación, el consistorio granadino lo proclamó Hijo Adoptivo de la localidad.

Seguir leyendo Beato FRAY LEOPOLDO DE ALPANDEIRE

San BLAS. 3 de febrero.

Blas significa: “arma de la divinidad”.(año 316)

San Blas fue obispo de Sebaste, Armenia (al sur de Rusia).

Al principio ejercía la medicina, y aprovechaba de la gran influencia que le daba su calidad de excelente médico, para hablarles a sus pacientes en favor de Jesucristo y de su santa religión, y conseguir así muchos adeptos para el cristianismo. Seguir leyendo San BLAS. 3 de febrero.

NUESTRA SEÑORA DE LA CANDELARIA, NUESTRA SEÑORA DE LA PURIFICACION. 2 de febrero.

Hoy es el día de la Presentación del Señor, Nuestra Señora de la Candelaria o Nuestra Señora de la Purificación.

Tanto el nombre de Candelaria como el de Purificación tienen su origen en la fiesta que celebra la Iglesia (antaño con gran solemnidad) el cuadragésimo día del Nacimiento de Jesús (2 de febrero) como cierre del período navideño. Con la purificación de la madre y la presentación del hijo en el templo, quedaba cerrado en la ley judaica el ritual que acompañaba el nacimiento de un niño.

Del verbo latino candere, que significa brillar por su blancura, estar blanco o brillante por el calor (compárese con “incandescencia”), arder, abrasar, se forma en español la palabra candela; y del griego pur (pyr), que significa fuego (compárese con “pira”), procede la palabra latina purus /pura, que contiene también la idea de seleccionar, de elegir. Ambos nombres, pues, encierran la sugestiva idea de fuego. Seguir leyendo NUESTRA SEÑORA DE LA CANDELARIA, NUESTRA SEÑORA DE LA PURIFICACION. 2 de febrero.

ORACIONES A SAN JUAN BOSCO

ORACIÓN

Oh Padre y maestro de la juventud, San Juan Bosco, que tanto trabajasteis por la salvación de las almas, sed nuestra guía en buscar el bien de la nuestra y la salvación del prójimo, ayudadnos a vencer las pasiones y el respeto humano, enséñanos a amar a Jesús Sacramentado, a María Seguir leyendo ORACIONES A SAN JUAN BOSCO

San JUAN BOSCO. 31 de enero.

Es el santo de la juventud. El santo de los obreros, el santo de la alegría, el santo de María Auxiliadora y el santo de muchas cosas más. El verano de 1815 nacía en Becchi-Piamonte (Italia), de padres humildes pero muy buenos cristianos. Desde muy niño hubo de trabajar duro al lado de su santa madre, la mamá Margarita, para sacar la casa adelante. De su santa madre recibió una profunda educación cristiana y un gran amor a la Virgen María junto con un gran respeto hacia los sacerdotes. Ambas cosas quedaron profundamente impresas en su alma.

Ya desde niño demostró estar en posesión de cualidades nada comunes en todos los sentidos: Era simpático, agudo, inteligente, trabajador y muy mañoso con cuanto se proponía. Desde niño y después de joven, pero sobre todo de sacerdote, trabajará tanto que parece casi imposible cómo en sólo 72 años de vida pudo realizar tantas y tan importantes obras. Alguien ha dicho que trabajó él solo más que diez hombres juntos de no cortas cualidades.

Cuando llegaba a Castelnuovo, Asti o Murialdo y algún titiritero atraía a pequeños y grandes durante el tiempo de la Misa o del Rosario, se presentaba él y decía: “Yo lo hago esto sin haceros pagar, tan bien o mejor que él, pero con una condición: Que vengáis después todos conmigo a la Iglesia”… Lo hacía y arrastraba a los espectadores a tomar parte en cuanto en el templo se hacía. Así iba llenando la iglesia de fieles.

Seguir leyendo San JUAN BOSCO. 31 de enero.

San Sebastian. 20 de enero.

Sebastián, hijo de familia militar y noble, era oriundo de Narbona, pero se había educado en Milán. Llegó a ser capitán de la primera corte de la guardia pretoriana. Era respetado por todos y apreciado por el emperador, que desconocía su cualidad de cristiano. Cumplía con la disciplina militar, pero no participaba en los sacrificios idolátricos. Además, como buen cristiano, ejercitaba el apostolado entre sus compañeros, visitaba y alentaba a los cristianos encarcelados por causa de Cristo. Esta situación no podía durar mucho, y fue denunciado al emperador Maximino quien lo obligó a escoger entre ser su soldado o seguir a Jesucristo.

El santo escogió la milicia de Cristo; desairado el Emperador, lo amenazó de muerte, pero San Sebastián, convertido en soldado de Cristo por la confirmación, se mantuvo firme en su fe. Enfurecido Maximino, lo condenó a morir asaeteado: los soldados del emperador lo llevaron al estadio, lo desnudaron, lo ataron a un poste y lanzaron sobre él una lluvia de saetas, dándolo por muerto. Sin embargo, sus amigos que estaban al acecho, se acercaron, y al verlo todavía con vida, lo llevaron a casa de una noble cristiana romana, llamada Irene, que lo mantuvo escondido en su casa y le curó las heridas hasta que quedó restablecido.

Seguir leyendo San Sebastian. 20 de enero.

Beato Marcelo Espínola. 19 de enero.

Beato Marcelo Spínola y Maestre.

Cardenal Arzobispo de Sevilla, de la Tercera Orden (1835•1906). Cofundador de las Esclavas del Divino Corazón. Beatificado por Juan Pablo II el 29 de marzo de 1987.“El Arzobispo mendigo”,  como fue llamado por su amor franciscano a la pobreza y por su caridad inagotable para con los pobres, es una figura eminente de pastor y de santo como los otros cardenales recientemente elevados al honor de los altares: Andrés Carlos Ferrari, José Benito Dusmet, José María Tomasi. Seguir leyendo Beato Marcelo Espínola. 19 de enero.

San Antonio Abad

Hoy, 17 de enero, celebramos a San Antonio Abad.

San Antonio nació en Egipto en el año 250, vivió hasta los 20 años en el seno de una familia de fuertes creencias cristianas. Tras la muerte de sus padres y siguiendo el ejemplo de los apóstoles vendió todas sus pertenencias para dar limosna a los pobres. La vida del joven fue ejemplar.

Se retiró a vivir en una comunidad local Seguir leyendo San Antonio Abad

ORACIÓN A SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS

(L. de Grandmaison)

Santa María, Madre de Dios, consérvame un corazón de niño, puro y cristalino como una fuente. Dame un corazón sencillo que no saboree las tristezas; un corazón grande para entregarse, tierno en la compasión; un corazón fiel y generoso que no olvide ningún bien ni guarde rencor por ningún mal. Fórmame un corazón manso y humilde, amante sin pedir retorno, gozoso al desaparecer en otro corazón ante tu divino Hijo; un corazón grande e indomable que con ninguna ingratitud se cierre, que con ninguna indiferencia se canse; un corazón atormentado por la gloria de Jesucristo, herido de su amor, con herida que sólo se cure en el cielo

San Juan Evangelista

El 27 de diciembre se celebra la fiesta de San Juan, evangelista y apóstol. Era el más joven de los doce y el que sobrevivió a los demás. El único que no murió martirizado.

Es el autor del cuarto Evangelio y el que reclinó su cabeza sobre el pecho del Señor en la última cena y quien éste le confesó el nombre del discípulo que iba a traicionarle.

Seguir leyendo San Juan Evangelista

Oraciones al Niño Jesús

ANTE LA ADVERSIDAD

Niño Jesús: Tú eres el Rey de la Paz, ayúdame a aceptar sin amarguras las cosas que no puedo cambiar.

Tú eres la fortaleza del cristiano; dame valor para transformar aquello que en mí debe mejorar.

Tú eres la sabiduría eterna; enséñame en cada instante como debo obrar para agradar más a Dios y hacer mayor bien a las demás personas. Te lo suplico, por los méritos de tu infancia a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

UN MINUTO CON EL NIÑO JESÚS

Bendíceme, Niño Jesús y ruega por mi sin cesar. Aleja de mí, hoy y siempre el pecado. Si tropiezo, tiende tu mano hacia mi. Si cien veces caigo, cien veces levántame. Si me dejas Niño, ¿que será de mi? En los peligros del mundo asísteme. Quiero vivir y morir bajo tu manto. Quiero que mi vida te haga sonreír. Mirame con compasión, no me dejes Jesús mio. Y, al final, sal a recibirme y llevame junto a Ti. Tu bendición me acompañe hoy y siempre. Amén. Aleluya.

Rezar un gloria.

ORACIÓN Y NOVENA A SAN PEREGRINO: Santo protector de los enfermos de cáncer..

Oración a San Peregrino.

Santo Protector de los pacientes de cáncer.

San Peregrino, humilde servidor del Señor y de Santa María, ven en mi ayuday sosténme en mi debilidad. La enfermedad invade mi cuerpo y hace la vidaincierta, la tristeza empaña mi corazón y mi fe desfallece. Por tus súplicas, alcánzame una fe viva, y una esperanza firme, a fin de que Diostenga compasión de mí, me libre de todo mal, sane mi cuerpo y se cumpla suvoluntad en mí. Que en su ternura, sea fortalecido, en las pruebas yangustias que él me llame a vivir para ser siempre testimonio de supresencia en mi vida. ¡Oh San Peregrino, mi hermano en la fe, se miprotector y ruega por mí a Dios, Nuestro Señor, el Buen Pastor, a fin de queme conduzca un día a su morada de paz y de alegría, donde celebraré su amor,por los siglos de los siglos! Amén.Padre nuestro, Ave María, Gloria.

¡San Peregrino, ruega por nosotros!

NOVENA

ORACIONES INICIALES

Invocación al Espíritu Santo. Ven oh Santo Espíritu, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu divino amor. Envía vuestro Espíritu y serán creadas todas las cosas. Y se renovará la faz de la tierra.

Oración.

Oh Dios que os habéis dignado instruir los corazones de vuestros fieles con las luces del Espíritu Santo, os pedimos que por este mismo Espíritu sepamos obrar rectamente, y nos alegremos con su celestial consuelo, por Jesucristo Nuestro Señor, Amén.

Oración preparatoria.Señor mío Jesucristo que deseas que San Peregrino sea invocado como Patrón de aquellos que sufren de cáncer y úlceras y a quienes prometes curar por su intercesión. Os doy gracias Señor, por vuestra compasión para la humanidad doliente y por concedernos vuestra misericordia por intercesión de vuestro siervo San Peregrino. Concédenos que sus ruegos ayuden a tantas almas que sufren afligidas en sus cuerpos el terrible mal del cáncer o de úlceras y os encomiendo en especial (aquí se nombra por quien o quienes se reza en particular esta novena).

Benignamente dígnate Señor escuchar las súplicas de San Peregrino, así como las de Vuestra Santísima Madre, Salud de los enfermos, en favor de aquellos que encomendamos a la compasión y amor de vuestro Sacratísimo Corazón. Dadles paciencia para sufrir su aflicción y resignación a vuestra divina voluntad. Dadles el consuelo que necesitan, especialmente la curación que tanto anhelan, si es vuestra santa voluntad. Concedednos que todos adoremos e imitemos tus sagrados dolores con verdadero amor para que podarnos merecer un día la recompensa eterna de estar con Vos en la gloria que vives y reinas con el Padre en unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos, Amén.

Rezar a continuación la oración del día que corresponda:

DÍA PRIMERO

Oh glorioso San Peregrino, perfecto modelo de virtud, tú que tan prontamente respondiste al divino llamamiento dejando honores, comodidades y riquezas de este mundo, cuando postrado ante una imagen de María Santísima en la Catedral de Forlí implorabas su poderosa intercesión y fuiste llamado por Ella para que fueras su Siervo, obtenme, te lo suplico, que corresponda prontamente a todas las inspiraciones divinas, que desprendido de todos los bienes y placeres de este mundo, esté siempre listo a cumplir su divina voluntad. Amén. Concluir con las oraciones finales.

__________

DÍA SEGUNDO

Oh venturoso San Peregrino que por vuestra prontitud y fervor en responder el divino llamamiento mereciste recibir un ángel como guía en vuestro camino a Siena cuando ibais a rogar ser admitido entre los Siervos de María; obtenme, te lo suplico, que yo sea asistido por mi buen ángel en todos mis trabajos y sea iluminado, guiado y dirigido por él en mi camino a la vida eterna. Amén. Concluir con las oraciones finales.

__________

DÍA TERCERO

Que acepto al cielo, ¡oh glorioso San Peregrino! fue el sacrificio que hicisteis de vuestra alma y cuerpo a Dios, abrazando la pobreza evangélica en la vida religiosa, renunciando vuestra propia voluntad y los placeres sensibles. Dios se dignó demostraros cuán aceptado había sido este renunciamiento vuestro cuando recibiendo la sagrada librea de Siervo de María milagrosamente se vio sobre vuestra cabeza una bola de fuego, emblema de eminente santidad con que brillaríais en la Iglesia de Jesucristo. Obtenme, os lo ruego, ¡oh gran santo! participar de este santo fuego, que consuma en mí todo afecto terrenal para que yo pueda desear y buscar sólo el amor de mi Dios. Amén. Concluir con las oraciones finales.

__________

DÍA CUARTO

¡Oh San Peregrino! fiel Siervo de María, cuán generosamente perseveraste en el verdadero camino de la virtud y de la santidad. Constante en la oración, rígido en el ayuno y abstinencia, austero para domeñar tu cuerpo, fuiste para tus hermanos ejemplo viviente de penitencia. Arrepentido una vez por todas de los pecados de tu juventud, aborreciste el pecado mereciendo vivir siempre puro hasta el fin de tus días en la tierra. Pueda yo imitarte, ¡oh glorioso santo! y sinceramente arrepentido de mis graves pecados, obtenme por tu intercesión, de mi Dios misericordia y perdón y la gracia de no perecer al imperio de mis bajas pasiones; que, constante en mis resoluciones, sirva siempre a mi Dios para continuar fiel hasta la muerte y merecer la corona de la vida eterna. Amén. Concluir con las oraciones finales.

__________

DÍA QUINTO

Humilde San Peregrino, grande en verdad fueron tus méritos cumpliendo rigurosamente los más serviles deberes para con tus hermanos. No habríais llegado a la dignidad sacerdotal si no hubierais tenido que cumplir, por el voto de obediencia, la orden de tus superiores. Obtenme, te lo suplico, verdadera humildad de corazón para que libre de los honores y placeres del mundo, mi vida pueda esconderse con Cristo en Dios y sea así digna de su gracia y gloria en el Cielo. Amén. Concluir con las oraciones finales.

__________

DÍA SEXTO

¡Oh San Peregrino! cuya paciencia fue tan admirable que sufriste, sin murmurar jamás, las contradicciones e insultos de los hombres, y no contento con tus rigurosas penitencias, pedíais al Señor mayores sufrimientos que soportaste en silencio: el agudo dolor de una úlcera incurable dada por Dios como respuesta a tus muchas oraciones y peticiones por sufrimientos. ¡Cuán amorosamente nuestro Creador recompensó tu fe y largos sufrimientos, cuando en milagro, como jamás se había oído, el curó esa cruel úlcera tocándola con su divina mano! Otórgamelo te lo suplico, que yo también practique la paciencia y mortifique mis sentidos como expiación por mis pecados y así pueda participar de aquellos consuelos que vos ya gozáis en el paraíso eterno. Amén. Concluir con las oraciones finales.

__________

DÍA SÉPTIMO

Oh bendito apóstol San Peregrino, lleno de celo por la conversión de los pecadores e incansable predicador de la palabra divina, vos que llevasteis tantas almas al camino de la penitencia promoviendo la gloria y honor de Dios en todo el mundo y que el Señor se dignó confirmar con estupendos milagros. Obtenme, te lo suplico, que no contento con trabajar para mi propia salvación, pueda también hacerlo para la santificación de otras almas por medio del buen ejemplo, constante oración, buenos consejos y apostolado incansable. Qué feliz fuera si yo pudiera extender la gloria de Dios en la tierra y así tener mi parte con vos y todos los santos en la eterna gloria. Amén. Concluir con las oraciones finales.

__________

DÍA OCTAVO

Oh Dios que diste a San Peregrino un ángel por compañero, a María Santísima por Maestra y a Jesús por médico de su terrible enfermedad, otórganos, te lo pedimos, por los méritos de San Peregrino, que amemos ardientemente aquí en la tierra a nuestro ángel custodio, a nuestra Madre Inmaculada y a nuestro Divino Salvador para en el Cielo bendecirlos por toda la eternidad. Te lo suplicamos por los méritos de Jesucristo Señor nuestro. Amén. Concluir con las oraciones finales.

__________

DÍA NOVENO

Oh Dios Todopoderoso, benigno escucha las plegarias que te elevamos en honor de San Peregrino, vuestro amante siervo y patrón de los que padecen de cáncer, para que nosotros, que no podemos confiar en nuestros propios méritos, podamos recibir tu misericordioso auxilio en nuestras necesidades por la intercesión de tu Siervo cuya vida fue tan entregada a Vos. Te pedimos esta gracia por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. Concluir con las oraciones finales.

ORACIONES FINALES

Oración a Nuestra Madre Dolorosa. Oh mi muy amada Madre María, Madre de los Dolores, miradme, soy vuestro hijo, postrado en oración a vuestros pies. He venido a suplicarte este favor especial por intercesión de vuestro fiel Siervo San Peregrino. (Se hace la petición).

Oh Madre Dolorosa, te ruego presentes mi petición a vuestro Divino Hijo. Si vos intercedéis por mí no la rechazará. Yo sé, mi buena Madre, que Vos deseáis que yo acepte en todo la voluntad de Dios. Por esto con confidencia de hijo me abandono a la santa voluntad de Dios. Si lo que pido no conviene me sea concedido, hazme digno de recibir aquello que sea de mayor beneficio a mi alma. Dulce Madre Dolorosa, yo os amo, yo pongo toda mi confianza en Vos, pues vuestros ruegos ante Dios son muy poderosos. Por la mayor gloria de Dios, en nombre de Cristo y por intercesión de San Peregrino, a quien Vos llevasteis a la santidad, oídme y concededme lo que os pido. Amén.