Archivo de la etiqueta: la misa

CÓMO SE LLEGA A SER UN CATÓLICO NO PRACTICANTE

adviento8

Hoy, para cerrar esta semana en torno a la Misa, vamos a concluir con la contradicción del católico no practicante y cómo se llega a serlo.

Pocas cosas hay más inconsistentes que el llamado “católico no practicante”. Es prácticamente una contradicción de términos. A veces, uno escucha a alguien decirlo de sí mismo, incluso hasta con cierto acento de orgullo, como si definiese su modo de ser católico con un calificativo normal, como si dijese un “católico hispanoparlante”. Es decir, como si fuese una variedad normal de católico, una opción más, como si se pudiera ser un “buen católico” no practicante.

Es como taparse los ojos y no querer ver más allá de uno mismo.

Seguir leyendo CÓMO SE LLEGA A SER UN CATÓLICO NO PRACTICANTE

¿CÓMO CONSEGUIR PASARLO BIEN EN MISA?

alegria

Entre las excusas que más se repiten a la hora de no ir a Misa, la más oída es que se trata de una celebración aburrida.

Ya hemos explicado estos días atrás los motivos que aducimos para no ir a Misa y todos se resumen en uno, en la pereza.

Si no has tenido oportunidad de hacerlo, te recomiendo que repases esos motivos pulsando aquí.

Cuando alguien me pregunta que por qué voy a Misa todos los días, incluso cuando el que lo hace es un católico, siempre respondo lo mismo: no se trata de una promesa ni de una obligación. Es un regalo. Seguir leyendo ¿CÓMO CONSEGUIR PASARLO BIEN EN MISA?

LOS MOTIVOS QUE ADUCIMOS PARA NO IR A MISA

en la puerta d ela iglesia

Los motivos que comúnmente aducimos para no ir a Misa coinciden en muchos de nosotros. Por eso es fácil recopilar una lista detallando la mayoría de ellos:

1. Pereza.

“Prefiero quedarme durmiendo”. En realidad los motivos que siguen son sólo excusas para cubrir este primero. No parece que sea un motivo muy racional, meritorio o valioso.

2. No tengo ganas/No lo siento.

¿Desde cuándo tus ganas son ley que hay que obedecer? ¿Es que tus ganas son más importantes que la voluntad de Dios? Además a Misa no vas porque a ti te guste, sino para agradar a Dios. Se va a Misa a honrar a Dios y no a honrarte a ti. Y si te cuesta… ¿acaso Dios no merece ese sacrificio que incluso hace más valioso y meritorio el acto?

3. Me aburro.

La acusación más frecuente contra la Misa es que es aburrida. Refleja bastante superficialidad, en cuanto que a Misa no vamos a divertirnos. Y es un problema personal, en cuanto que no parece que Dios sea aburrido -es la perfección absoluta-. Además si tanta gente va a Misa con gusto, algunos incluso todos los días, será que algo le ven que a ti se te escapa. La solución será descubrir qué tiene la Misa para que los cristianos la consideren tan importante. Seguir leyendo LOS MOTIVOS QUE ADUCIMOS PARA NO IR A MISA

MOTIVOS BÁSICOS PARA IR A MISA

iglesia vacia

¿Para quien son estas líneas?

Para aquellos que crean estar en una de estas tres categorías de personas:

a) Católico que ibas a Misa con tus padres cuando eras pequeño y un día, durante la adolescencia, dejaste de ir. Fue porque entraste en una crisis: era tiempo de dejar de ir sólo porque tus padres iban y no llegaste a entender por qué debías ir.

b) Católico que nunca fuiste a Misa de modo constante. Quizá ni siquiera sabías de la obligación de asistir todos los domingos. Te parece hasta curioso o exagerado que la Iglesia pretenda esa práctica para todos.

c) Católico que va a Misa y, siguiendo el llamado del Papa, quiere ayudar a muchos a volver a sentir la necesidad de esta práctica tan esencial de la vida cristiana. Eres consciente que si cada católico consiguiera por año que un católico no practicante volviera a la práctica de los Sacramentos, conseguiríamos una verdadera revolución en la Iglesia.

Par todos ellos, estas líneas quieren aportar algunas ideas que ayuden a ser conscientes de la importancia de ir a Misa. Seguir leyendo MOTIVOS BÁSICOS PARA IR A MISA

¿QUÉ OCURRE EN UNA MISA? (IX, capítulo final)

Hoy terminamos la serie de capítulos que hemos dedicado a la Santa Misa según la experiencia que vivió la boliviana Catalina Rivas.

Durante estas semanas hemos vivido en primera persona lo que realmente acontece en una Misa y nuestros ojos no alcanzan a ver.

El testimonio de esta mujer nos ha servido para poder sentir con mayor intensidad el encuentro con el Señor.

Para finalizar la serie, hoy transcribo las palabras con las que Catalina finaliza su testimonio:

El Señor me habló de los frutos que debe dar cada comunión en nosotros.

Es que sucede que hay gente que recibe al Señor a diario y que no cambia su vida.

Que tienen muchas horas de oración y que hace muchas obras, etc. etc. Pero su vida no se va transformando y una vida que no se va transformando, no puede dar frutos verdaderos para el Señor. Seguir leyendo ¿QUÉ OCURRE EN UNA MISA? (IX, capítulo final)

LOS MOMENTOS DE LA MISA (II)

Imagen: Steven Cock-Cely www.malerimroggen.carbonmade.com

Completamos con esta segunda entrada el desarrollo de los momentos de la Misa.

En esta ocasión desarrollamos la Liturgia Eucarística y el Rito de la Comunión, cuando Cristo se hace presente ante nosotros.

Si quieres ver la primera parte, pulsa aquí.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS DEL PAN Y EL VINO

En ese Pan y ese Vino que ofrece el sacerdote están todos tus esfuerzos humanos, tus horas de estudio, todos tus problemas, agobios y preocupaciones, tus buenas acciones y tus luchas por portarte bien.

Ofrécele a Dios todo eso.

Todas las horas y acciones de tu día -deporte, estudio, clases, horas de trabajo, diversiones, desilusiones, pequeñas mortificaciones, prácticas de piedad, detalles e servicio, etc- puedes ponerlos en la patena junto a Cristo y así sobrenaturalizarás tu vida. Todo estará hecho para Dios y será grato a Dios. Haz de verdad, de tu vida, una ofrenda al Señor. Seguir leyendo LOS MOMENTOS DE LA MISA (II)

VALORAR LO QUE TENEMOS

Continuamente se nos presentan a nuestro lado ejemplos de personas que nos están enseñando, en muchos casos sin ellos saberlo, unos valores a veces olvidados y en muchos casos actitudes que parece que solo se encuentran en los libros de buenas obras.

La primera lectura de la misa de hoy contiene una carta del apóstol Santiago (2, 14-24. 26) que comienza con la pregunta “¿De qué le sirve a uno decir que tiene fe, si no la demuestra con obras?”. Buena pregunta Santiago.

A veces la desproporción entre la fe y las obras es bastante exagerada. Tanto, que se nos pone fácil afirmar que una fe practicada sin obras que la apuntalen está tan vacía como un cubo a rebosar de aire.

Sin embargo, pequeñas obras o gestos espontáneos de algunas personas sin más escuela de fe que un sentido “gracias Padre” cada vez que reciben un soplo de su aliento, son verdadero ejemplo para muchos de nosotros que nos creemos que por pesados en la oración, las puertas del cielo estarán abiertas de par en par estando por ello eximidos del peaje de hechos que constaten nuestro sincero sentir.

No es necesario fustigarnos con latigazos en la espalda para corroborar lo que sentimos. No hemos de pretender que se nos note. No es ese el caso.

No se trata de hacer gestos de cara al exterior. Seguir leyendo VALORAR LO QUE TENEMOS