Archivo de la etiqueta: ORACIONES

UNA CARTA PARA DIOS: EL SUFRIMIENTO

Querido Padre:

De nuevo me dirijo a ti, en mi caminar para aprender a vivir en cristiano, y en esta ocasión quería hablarte del SUFRIMIENTO.

Yo pensaba Padre, que sabía lo que era el sufrimiento. Incluso durante un tiempo, me sentía abandonado por ti, como Jesús en su conversación contigo en el huerto de los olivos, antes de su muerte.

Perdóname, llamé sufrimiento a una virtud. No sabía que contaba con la virtud de poder sostenerme en él para poder estar más cerca de ti.

Poder poner los pies sobre las pequeñas y pasajeras dificultades que la vida me ha ido planteando me ha hecho volver a acercarme a ti.

Mi sufrimiento era el instrumento que utilizaste para que volviera a ti… y cuando me liberas de él, me da vértigo volver a confundir el bienestar con la felicidad.

Por eso a veces, tras ver la luz, se me hace de noche y tengo que volver a preguntarme qué quieres de mí.

Ya he aprendido que ante cualquier situación he de volver a mi principal razonamiento. Volver a pinchar el centro del compás que traza las circunferencias perfectas de la vida. No olvidar nunca que tú eres El Eje.

Ya sé que el sufrimiento propio o el de los demás nos va a acompañar hasta el final de nuestros días en la tierra.

Pero también sé que el sufrimiento juega un valor de mucha importancia en el proceso de maduración de una persona, que ayuda a arrancar del alma las raíces del egoísmo y la contemplación narcisista del propio ego.

Seguir leyendo UNA CARTA PARA DIOS: EL SUFRIMIENTO

¿Porqué hemos de rezar EL ROSARIO?

Llevaba un tiempo preguntándome sobre la importancia del rezo del Santo Rosario para los cristianos. Para un aprendiz de cristiano, resultaba llamativo comprobar el fervor con el que Juan Pablo II lo rezaba y cuánto se encomendaba a la Virgen a través de esta oración. El decía “seamos constantes en rezar el Rosario, tanto en la comunidad eclesial como en la intimidad familiar”.

Ante mi pregunta a Maestro Uriac sobre esta oración, el porqué y sobre la frecuencia del rezo, me responde: “El sentido que  yo le doy al Rosario es la de “atarme” “encadenarme” a la Virgen; el Papa Juan Pablo II decía que el Rosario era como una cadena que lleva al cielo. Rezo el Rosario pidiendo a la Madre de Dios y Madre mía por las necesidades del mundo: ofrezco un misterio por los enfermos, otro por los cristianos perseguidos, …, según las necesidades más urgentes del momento. ¿Tienes que rezarlo todos los días? Yo te diría que podrías comenzar a rezarlo por misterios, así se hace menos pesado. Comprendo que comenzar rezando los cinco misterios resulte un poco pesado, por eso te digo que comiences rezando de uno en uno; así empecé yo, y lo hacía cuando iba por la calle, cuando tenía que esperar en algún sitio, hay montones de momentos en los que se pueden rezar 10 Ave María”

Me tomo al pie de la letra sus indicaciones y te recomiendo que tú lo hagas también así si eres un principiante como yo.

En esta entrada te voy a mostrar una completísima guía para entenderlo, poder rezarlo, escucharlo e incluso verlo.

Seguir leyendo ¿Porqué hemos de rezar EL ROSARIO?

¿QUÉ QUIERES DE MI, SEÑOR?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Señor…

Tú me conoces mejor que nadie,
a ti no puedo engañarte;
a ti no puedo mentirte porque vives dentro de mí.
Miras mi interior desde adentro,
donde nunca nadie ha mirado,
sin embargo, a veces te siento tan lejos;
como si una fuerza superior a mis fuerzas
quisiera apartarme de tu lado
;
de lo que significas en mi vida;
de lo que fuiste en mi pasado.

Seguir leyendo ¿QUÉ QUIERES DE MI, SEÑOR?

ORACIONES A SAN JUAN BOSCO

ORACIÓN

Oh Padre y maestro de la juventud, San Juan Bosco, que tanto trabajasteis por la salvación de las almas, sed nuestra guía en buscar el bien de la nuestra y la salvación del prójimo, ayudadnos a vencer las pasiones y el respeto humano, enséñanos a amar a Jesús Sacramentado, a María Seguir leyendo ORACIONES A SAN JUAN BOSCO

Documento de Benedicto XVI en 2011 a los enfermos

Por Mons. Agustín A. Román, Obispo Auxiliar Emérito

Durante mi estancia en el hospital Mercy en este mes de enero, he tenido la oportunidad de leer y meditar el mensaje anual a los enfermos que el Santo Padre ofrece cada año con motivo de la celebración de la Virgen de Lourdes el 11 de febrero. Quiere este año Benedicto XVI que ningún enfermo se sienta olvidado, pues la Madre Iglesia los recuerda diariamente en su oración al Padre, además de ofrecerles la ayuda y el consuelo que nos brinda la fe. Seguir leyendo Documento de Benedicto XVI en 2011 a los enfermos

ORACIÓN DE SANTO TOMÁS DE AQUINO

(Himno Adoro te Devote de Santo Tomás)

Te adoro con devoción, Dios escondido, oculto verdaderamente bajo estas apariencias. A ti se somete mi corazón por completo, y se rinde totalmente al contemplarte.

Al juzgar de ti se equivocan la vista, el tacto, el gusto, pero basta con el oído para creer con firmeza; creo todo lo que ha dicho el Hijo de Dios; nada es más verdadero que esta palabra de verdad.

En la cruz se escondía sólo la divinidad, pero aquí también se esconde la humanidad; creo y confieso ambas cosas, y pido lo que pidió el ladrón arrepentido.

No veo las llagas como las vio Tomás, pero confieso que eres mi Dios; haz que yo crea más y más en ti, que en ti espere, que te ame.

¡Oh memorial de la muerte del Señor! Pan vivo que da la vida al hombre; concédele a mi alma que de ti viva, y que siempre saboree tu dulzura.

Señor Jesús, bondadoso pelícano, límpiame, a mí, inmundo, con tu sangre, de la que una sola gota puede liberar de todos los crímenes al mundo entero.

Jesús, a quien ahora veo escondido, te ruego que se cumpla lo que tanto ansío: que al mirar tu rostro ya no oculto, sea yo feliz viendo tu gloria.

Amén.

BENDICIÓN DE LA MESA


“El cristiano, antes y después de comer, tanto si lo hace solo como si comparte los alimentos con otros hermanos, da gracias a Dios providente por los manjares que cada día recibe de su bondad. No deja de recordar, además, que el Señor Jesús unió el sacramento de la Eucaristía al rito de un banquete y que, una vez resucitado de entre los muertos, se man[Bendiciendo los alimentos antes de comer.  Antigua fotografía postal de principios del siglo XX]ifestó a los discípulos al partir el pan. 

El cristiano, cuando se sienta a la mesa, reconociendo en los manjares que le dan una señal de la bendición de Dios, no debe echar en olvido a los pobres que posiblemente carecen del sustento del que él, quizás, disfruta en abundancia. Por eso debe, con su sobriedad, subvenir en la medida que le sea posible a la necesidad de aquellos”.

Bendicional 883-884 Seguir leyendo BENDICIÓN DE LA MESA

¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?

¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno oscuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío,
si de mi ingratitud el hielo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

¡Cuántas veces el ángel me decía:
«Alma, asómate ahora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía»!

¡Y cuántas, hermosura soberana,
«Mañana le abriremos», respondía,
para lo mismo responder mañana!

LOPE DE VEGA

El inestimable presente.

El ayer ya está muerto,
el mañana no ha nacido.
No hay, pues, nada que temer
ni nada que lamentar.
Porque todo lo pasado
y todo lo que ha ocurrido
Ya nunca puede volver
a ser, de nuevo vivido. Seguir leyendo El inestimable presente.

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

¡Oh Espíritu Santo!, alma de mi alma, te adoro;

ilumíname, guíame, fortifícame, consuélame, dime que debo hacer, ordéname.

Concédeme someterme a todo lo que quieras de mí, y aceptar todo lo que permitas que me suceda.

Hazme solamente conocer y cumplir tu voluntad.

LAS PARTES DE LA MISA. (Ordinario de Misa)

Detallo a continuación las partes básicas de una celebración eucarística.

Ritos iniciales

ANTIFONIA DE ENTRADA

De. pie:

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del. Espíritu Santo.

Recibimos al sacerdote de pie, que se acerca al altar y lo besa. Si no se hubiera entonado canto alguno, se recita la antífona de entrada.

Todos se santiguan.
– Amén.

El Señor esté con vosotros.

O bien:
La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre, y la comunión del Espíritu Santo estén con todos vosotros. 

– Y con tu espíritu.
El sacerdote lee la ‘Antífona de entrada’ de ese día.

ACTO PENITENCIAL

El sacerdote invita a los fieles al arrepentimiento:
Hermanos: Para celebrar dignamente estos sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados.
Tras un breve silencio, todos reconocen sus pecados con la oración:
Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante vosotros hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión.
Llevando la mano al pecho, dicen:
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Luego prosiguen:
Por eso ruego a Santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros, hermanos, que intercedáis por mí ante Dios nuestro Señor.
El sacerdote concluye con la absolución:
Dios todopoderos tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.
El pueblo responde:

ORACIÓN A SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS

(L. de Grandmaison)

Santa María, Madre de Dios, consérvame un corazón de niño, puro y cristalino como una fuente. Dame un corazón sencillo que no saboree las tristezas; un corazón grande para entregarse, tierno en la compasión; un corazón fiel y generoso que no olvide ningún bien ni guarde rencor por ningún mal. Fórmame un corazón manso y humilde, amante sin pedir retorno, gozoso al desaparecer en otro corazón ante tu divino Hijo; un corazón grande e indomable que con ninguna ingratitud se cierre, que con ninguna indiferencia se canse; un corazón atormentado por la gloria de Jesucristo, herido de su amor, con herida que sólo se cure en el cielo

Oraciones para la nochebuena

Quiero poner en tus manos esta oración, bendición, lecturas y villancicos para ser rezados en familia esta noche.

Siguiendo estos pasos podrás hacer de esta noche un momento especial en que participe toda la familia.

Imprime el texto y prepáralo junto a otros miembros de la familia que te ayuden a realizarlo.

Da sentido a la cena de nochebuena!

INTRODUCCIÓN

La lee uno de los miembros de la familia

Jesús nació en la humildad de un establo, de una familia pobre (ver Lc 2, 6-7); unos sencillos pastores son los primeros testigos del acontecimiento. En esta pobreza se manifiesta la gloria del cielo (ver Lc 2, 8-20). La Iglesia no se cansa de cantar la gloria de esta noche:

La Virgen da hoy a luz al Eterno.
Y la tierra ofrece una gruta al Inaccesible.
Los ángeles y los pastores le alaban,
y los magos avanzan con la estrella.
Porque Tú has nacido para nosotros,
Niño pequeño, ¡Dios eterno!
Sólo hoy será Navidad si en ti y en tu familia nace de maría el
Señor Jesús.

Seguir leyendo Oraciones para la nochebuena

Ave María

Brillante interpretación del Ave María acompañada del sonido de un arpa.

En latín

Ave Maria, gratia plena, Dominus tecum, benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui Iesus.

 Sancta Maria mater Dei, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae.

Amen

En español
Dios te salve María, llena eres de gracia,
el Señor es contigo;
bendita tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

El Magnificat

Del Evangelio de hoy proviene el Magnificat, oración cristiana que reproduce las palabras que María, Madre de Jesús, dirige a Dios cuando visita a su prima Isabel, madre de Juan el Bautista.

El nombre de la oración está tomado de la primera frase en latín, que reza Magnificat anima mea Dominum.

Dentro de la Liturgia de las Horas, el Magnificat es el Canto Evangélico empleado en el rezo de las vísperas.

ORACIÓN DEL MAGNIFICAT Seguir leyendo El Magnificat